Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Secesión entre los secesionistas

No sería extraño que en 2023 el golpe de autoridad de Aragonès y ERC se viniesen electoralmente abajo frente al resto del independentismo

Avatar del Editorial DNEditorial DN19/09/2021
El independentismo que sostiene y gobierna la Generalitat catalana salió más dividido que nunca de la puesta en escena de la Mesa de Diálogo que esta semana han inaugurado Pedro Sánchez y Pere Aragonès. La resolutiva actitud de este último, al rechazar la presencia en la delegación catalana de los indultados Jordi Sánchez y Jordi Turull en representación de Junts porque no forman parte del gobierno autonómico, fue un gesto de autoridad que los herederos remotos del pujolismo tuvieron que encajar a la espera de devolvérsela a ERC. Ayer Jordi Sánchez, secretario general de Junts después de presidir la ANC, reclamó de los republicanos un frente común en el Congreso y en el Senado para obtener el máximo rédito de los apoyos que precise el Gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos. Frente que no complace a ERC por cuanto restaría autonomía al partido de Junqueras, Aragonés y Rufián, impidiéndole pilotar la propia Generalitat desde posiciones pragmáticas. Aunque el pulso entre los dos socios del Govern no alcanza por ahora a poner en cuestión el compromiso secesionista de controlar unidos las instituciones catalanas. La tensión entre ERC y Junts aflora en términos de mayor o menor radicalidad, pero también respecto a la orientación social de las políticas públicas. Lo que conduce a un marcaje mutuo que paraliza la Generalitat, como se está viendo en la ampliación frustrada del aeropuerto del Prat. Ni unos ni otros se atreverán a dar por concluida la legislatura autonómica. Más bien cabe pensar que se están citando para medirse en los comicios municipales de mayo de 2023. Jordi Sánchez fue explícito al respecto en la primera reunión del consejo nacional de Junts. ERC y Junts buscan confrontarse en las ciudades del cinturón industrial y en las localidades del ‘territorio’ dentro de un año y ocho meses, con la intención de que el escrutinio municipal fije el rumbo definitivo del independentismo. Solo que el ámbito local no es el más propicio para la sintonía entre ERC y Junts. Y tampoco sería extraño que en 2023 los republicanos se viniesen electoralmente abajo frente al resto del independentismo.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones