Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"El propósito de Casado es acotar la influencia del ayusismo"

La disputa interna desatada por el liderazgo en Madrid consume las energías que el PP necesita para mostrarse como un partido unido, y es evidente que en esta confrontación nadie gana

Avatar del Editorial DNEditorial DN14/09/2021
El PP se ha adentrado en una crisis interna que parece fuera de control, entre las aspiraciones de Isabel Díaz Ayuso de simultanear la presidencia de la Comunidad de Madrid con el liderazgo de la organización de su partido en ese territorio, y el propósito de la dirección nacional de Pablo Casado de acotar la influencia del ‘ayusismo’. Las declaraciones de Esperanza Aguirre, calificando de “niñatos” y “chiquilicuatres” a los dirigentes de Génova, y la réplica de Teodoro García Egea señalando que el problema del PP de Madrid ha sido la corrupción elevaron ayer el tono de la confrontación hasta niveles de muy difícil retorno. La crisis ha aflorado cuando los populares de Casado trataban de instalarse sobre unas previsiones demoscópicas que les son favorables frente al PSOE de Sánchez, ejerciendo la oposición ante reveses como el alza imparable del precio de la luz, las discrepancias en el seno de la coalición o los enredos que acompañan al diálogo con la Generalitat. Ha aflorado probablemente porque Díaz Ayuso se considera hacedora de la recuperación del PP con su contundente victoria en las autonómicas del 4 de mayo, con el 45% del voto emitido. Y también probablemente porque hay responsables populares que ni ven tan clara la remontada de Casado, ni están dispuestos a concederle tan meritorio pronóstico. Frente a ello, los recelos que pudiese albergar la dirección nacional de los populares ante la figura ascendente de Ayuso y la proyección nacional de su discurso parecen haber colmado la paciencia de Génova al anunciar que se postula para presidir el PP de Madrid mientras Casado intentaba orientar la actividad interna y la atención pública hacia la convención del 2 y 3 de octubre en Valencia. Poco importa si Isabel Díaz Ayuso pretende hacerse o no con el liderazgo del PP en su conjunto. Lo que resulta evidente es que la crisis desatada consume energías que los populares necesitan para hacer frente a sus responsabilidades de gobierno y para articular una alternativa que contribuya a mejorar la vida y las expectativas de los españoles. Crisis de la que, por eso mismo, el PP saldrá perdiendo.
volver arriba

Activar Notificaciones