Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

“Lo que se había convertido en una salida atropellada de Afganistán ha terminado en masacre”

Lo que se había convertido en una salida atropellada, obstaculizada por los talibanes, cuyos controles callejeros impiden llegar al aeropuerto, ha terminado en masacre

Avatar del Editorial DNEditorial DN27/08/2021
Las  reiteradas advertencias de los distintos países comprometidos en la evacuación del aeropuerto de Kabul sobre el riesgo de que el terror pudiera elegir como escenario la aglomeración de civiles que pugnan por abandonar el país y los efectivos militares que canalizan las operaciones se hizo finalmente cruel realidad. El ataque se cebó con los miles de personas que se hacinan desde hace días en busca de un refugio seguro fuera de un territorio convertido en un infierno, y ocasionó decenas de muertos y numerosos heridos. Las consecuencias de la doble acción suicida alcanzaron a las tropas estadounidenses, que perdieron al menos a once marines y un médico, según el Pentágono. No parece necesaria una sofisticada información de Inteligencia para conceder verosimilitud a los insistentes avisos sobre un atentado. La sucursal afgana del Estado Islámico (EI) se responsabilizó ayer del ataque. Su determinación criminal y desestabilizadora difícilmente iba a despreciar la tentación de añadir varios grados al caos que gobierna el presente y el futuro de Afganistán. La terrible pérdida de vidas acredita la inhumanidad de un grupo terrorista que cobra toda su dimensión si se repara en que el de ayer sería su quinto gran ataque solo en la capital afgana. Entre enero y abril de este año, el EI multiplicó por tres su ofensiva y ganó presencia en siete provincias. En mayo pasado, después de asesinar a varias trabajadoras de medios de comunicación locales, causó 80 víctimas mortales en una escuela. Una trayectoria trágica en la que sustenta su aspiración a reclamar ahora, con el foco mundial sobre Kabul, protagonismo para sus 10.000 combatientes. Un papel de hostigamiento en el repliegue de la coalición occidental y de desafío al nuevo poder de los talibanes, que tienen ante sí a un formidable enemigo aunque ayer todavía se concedieran la mezquindad de regodearse en que la seguridad de la zona atacada es responsabilidad de EE UU. Mientras los distintos países dan por finalizados sus planes de evacuación o están a punto de hacerlo, el ataque terrorista que causó decenas de muertos en Kabul complica el final del repliegue de EE UU y aumenta la presión sobre Biden.
volver arriba

Activar Notificaciones