Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"Hay una sensación general de descontrol en la lucha contra el virus"

El Gobierno foral prepara un nuevo paquete de medidas restrictivas para la próxima semana, con las que se pretende combatir la quinta ola del coronavirus

Avatar del Editorial DNEditorial DN17/07/2021
Apena acabamos de superar la cuarta ola de la pandemia y tenemos encima la quinta, de unas proporciones impensables hace tan solo unos días. Los nuevos casos de coronavirus en Navarra siguen en alza y han sumado en las últimas horas 622 contagios, cuando hace dos semanas los infectados diarios eran medio centenar (la cifra más alta de contagios se produjo el 24 de octubre, con 698 casos). La relajación de las restricciones, la facilidad de propagación de la cepa india, el efecto de las “no fiestas” y las aglomeraciones nocturnas en torno a los botellones constituyen una bomba de relojería cuando sólo estamos al comienzo del verano. La respuesta del Ejecutivo foral es un nuevo paquete de medidas limitadoras, con la esperanza de que en el plazo menor posible el muro de contagios que aparece en las gráficas de los últimos días caiga lo más rápidamente posible. La consejera de Salud, Santos Induráin, anunció ayer la vuelta al toque de queda nocturno (de 1 a 6 de la madrugada) en el 80% de los municipios, incluido Pamplona, si persisten los datos de riesgo extremo actuales. Además, se suspenden comidas populares y festejos taurinos en la calle, y se limita a 10 personas las reuniones en el exterior. Las medidas tendrán que pasar por el filtro del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, que ya en mayo consideró desproporcionado el toque de queda. Existe una sensación general de descontrol en la lucha contra el virus por parte de las autoridades públicas, que genera una gran inquietud en estas fechas estivales. Es evidente la falta de medios humanos y materiales para combatir con efectividad los encuentros festivos de jóvenes y los botellones, sin duda uno de los focos de contagio en las últimas semanas. En este escenario, el verano que nos espera se antoja incierto. No obstante, la consejera Induráin también sostuvo una visión menos pesimista de la situación: “Esta ola no se parece a las otras que hemos tenido”, ni en el número de hospitalizaciones ni en letalidad. “Llevamos sin fallecidos más de 20 días”. Gracias, sobre todo, a la campaña de vacunación que sigue a buen ritmo.
volver arriba

Activar Notificaciones