Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

“Para apuntalar la mejoría de los datos del paro es imprescindible atajar las cadenas de contagios del virus”

Avatar del Editorial DNEditorial DNEDITORIAL DN03/07/2021
La bajada del paro en 167.000 personas, el incremento de 233.000 nuevos cotizantes a la Seguridad Social y la reincorporación de 84.000 trabajadores anteriormente en ERTE a su actividad laboral previa ofrecieron este viernes la buena noticia que se esperaba seis meses después del inicio de la campaña de vacunación.
Especialmente porque las nuevas contrataciones reflejan una mejora notable de la situación en todos los sectores, aunque destaque la hostelería, en línea con las previsiones macroeconómicas más optimistas. 
En Navarra, el paro ha caído por cuarto mes consecutivo y la cifra de desempleados se sitúa en 36.266. Ahora hace falta que el turismo nacional y sobre todo el internacional se reactive, a pesar del repunte de casos de infección que se extienden por el país a causa de viajes fin de estudio y de celebraciones locales que favorecen la transmisión entre los más jóvenes. Basta proyectar los datos de empleo de junio hacia julio y agosto para dibujar un segundo semestre de 2021 más que esperanzador en la perspectiva de que éste y el próximo año nos devuelvan en una posición mejorada a la situación anterior a la pandemia. 
Pero para ello es imprescindible que se atajen inmediatamente las cadenas de transmisión que se ceban en la población no vacunada. De lo contrario, no quedará más remedio que esperar a una recuperación económica otoñal que desaproveche el verano, lo que supondría la práctica imposibilidad de reabsorber los 447.800 empleos que están sujetos a ERTE. 
Junto a las reservas con que han de contemplarse los datos de junio, dado que cabe temer que no vayan a mejor, es obligado recordar que los 3.614.339 desempleados de hoy suponen cuatrocientos mil más de los que había en febrero de 2020. A lo que se suma el hecho de que los nuevos empleos atienden muy mayoritariamente a un patrón de precariedad y temporalidad que resta empuje a los titulares estadísticos. 
Junio ha demostrado con creces que es posible remontar en puestos de trabajo después de haber tocado suelo por los cierres del confinamiento. Pero lo que aún está en duda es que España pueda contar con una pasarela estival que permita a nuestra economía comenzar a recibir en las mejores condiciones los fondos europeos.
volver arriba

Activar Notificaciones