Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Opinión
Opinión

“Lo que molestaba del festival de las Ventas eran los toros, y no los contagios"

Chapu Apaolaza.
Chapu Apaolaza.
Actualizada 05/05/2021 a las 06:00

De los toros se sale toreando y el domingo salimos de Las Ventas viviendo. El festival benéfico en Madrid duró más de tres horas y cuando íbamos por la segunda, entre toro y toro la banda tocó ‘Por la puerta de Alcalá’ -“y los nardos apoyaos en la cadera”-, y tuvo algo de la Chica Yeyé de Madrid, no sé qué: un impulso. Tenía la tarde el corazón a favor y una cosa tierna de vuelta a la vida por la que el Siete hasta le pegó una ovación a El Juli. Las Ventas aparcaron por un momento lo de ser el Supremo y el Constitucional del toreo y también un consejo de guerra con dos paradas de Metro en la puerta. Porque Madrid, que a veces es la del gesto de cabreo, el pañuelo verde traído de casa y el puñetero atasco, tiene un corazón que no le cabe en el pecho y si quieres que te diga la verdad, Las Ventas por mayo tuvo algo de Domingo de Resurrección.

Las Ventas es un Madrid pequeño, redondo y de ladrillos a escala emocional que replica esa mala leche y al mismo tiempo esa manera de ser para todos. Es aficionado de Madrid el de Pamplona, el de Ciudad de México y el de Palma de Mallorca. El del PP, el del PSOE y el del PNV. Entre ellos se reconocen a sí mismos las pasiones y las raíces mutuas en un Triángulo de las Bermudas del toreo que va desde la estatua de Fleming hasta la Puerta Grande y desde el Siete al Dos, milagro del entendimiento de España. Madrid es una sensación y una congoja que gente de todo el mundo siente cuando se asoma antes de la corrida a la Puerta Grande alta como la roca Tarpeya y por un momento se da cuenta de que la vida va en serio. Después de la corrida, se desparrama camino de la ciudad por Donde Leo y por donde haga falta, discutiendo y toreando.

Andaban los chavales después de los toros en esa explanada con los pantalones de pitillo, la hormona, la guapura y la insolencia de acudir a un espectáculo a contracorriente de lo contemporáneo. Lo que molestaba del Festival de Las Ventas eran los toros, y no los contagios. Eso es lo que los hace interesantes.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE