Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Opinión
Opinión

Complemento de maternidad en las pensiones

Foto de Miguel Ángel Riezu
DN
Actualizada 22/02/2021 a las 12:42

El torbellino de la actualidad aleja muchas veces del foco público decisiones importantes que van a impactar en la vida de las personas de forma duradera y estable. Y que, sin embargo, se escapan al debate porque el ruido de la superficie impide centrarse en ellos.

Estos días tenemos un ejemplo claro. Entre la pandemia, la próxima apertura del interior de la hostelería, la vacunación para los mayores, el eco de los comicios en Cataluña, las algaradas callejeras en Barcelona y Madrid, el despropósito de un vicepresidente que considera que no somos una democracia plena, etc... no queda espacio ni para respirar. Pero entre las rendijas se ha colado en el Congreso un cambio sustancial en el complemento de maternidad en las pensiones.

Mirando al origen. Hagamos un poco de memoria. El PP de Rajoy creó en su día un complemento de las pensiones para las madres trabajadoras al entender que, a la mayoría, la maternidad les había supuesto dejar de cotizar unos años. Lo que hace que, al final de su vida laboral, tengan derecho a una pensión menor. De hecho la diferencia media entre las pensiones de hombres y mujeres es hoy del 30% en favor de los primeros.

El Ejecutivo popular fijó un sistema que lo que hacía era incrementar la pensión a la que tenían derecho las mujeres trabajadoras a partir de un segundo hijo. Una mejora de un 5% de su pensión por tener dos hijos, de un 10% para tres hijos y de un 15% de la pensión para quien tuviera cuatro y más hijos.

El cambiazo de complemento. El problema llegó cuando el Tribunal de Justicia de la Unión Europea consideró el complemento como discriminatorio por no contemplar también a los padres si les había afectado en su carrera laboral. Así que el Gobierno de Pedro Sánchez tenía obligación de cambiarlo.

El nuevo complemento es una cantidad fija con independencia de la cuantía de la pensión de las trabajadoras y la pueden cobrar también los padres si han dejado de trabajar por la crianza. Son 378 euros por hijo (al año, ojo). Y se cuenta hasta un máximo de cuatro. Hasta 1.512 euros más al año para cuatro y más hijos. Así que el sistema ha pasado de ser progresivo a ser lineal.

Ganadores y perdedores. En la práctica, el Gobierno ha aprovechado que el Pisuerga pasa por Valladolid para meter la cuchara hasta el fondo en este puchero.

Porque ha diseñado un cambio que genera ganadores y perdedores clarísimos. Y, eso, por supuesto, trae consecuencias. Con este cambio ganan todas las mujeres que tienen un solo hijo, porque en el anterior sistema el complemento sólo empezaba a cobrarse a partir del segundo hijo. Eso es así y afecta a muchas miles de mujeres en España. También a las personas con pensiones muy bajas.

Pero, a cambio, se perjudica mucho a las familias con mayor número de hijos y con pensiones más altas. En este caso, el nuevo complemento es mucho peor que el actual y cercena expectativas futuras de muchas madres trabajadoras. Aunque muchas ni se hayan dado cuenta todavía.

Los expertos indican que el nuevo sistema perjudica a pensiones a partir de los 1.200 euros y más de dos hijos. Una mujer con derecho a la pensión máxima en el día de su jubilación y cuatro hijos hubiera cobrado 5.400 euros al año más de pensión con el anterior complemento y ahora se quedará en 1.512 euros.

Recorte encubierto. El Gobierno de Sánchez, un Ejecutivo de izquierdas, podía haber mejorado el complemento de las pensiones más bajas y habría entrado dentro de la lógica. Un Ejecutivo que nunca se ha preocupado de quién pagará la factura de sus decisiones lo tenía incluso fácil en este terreno. Pero lo ha hecho a costa de recortar los derechos que ya tenían otras mujeres con pensiones más altas y más hijos, lo que encierra un mensaje diferente. Tal como señalan las familias numerosas es un “recorte encubierto” de pensiones para este colectivo de familias.

Y eso sí que carece de cualquier lógica para ese mismo Ejecutivo que presume de progresista. ¿Pero no estábamos buscando fórmulas para facilitar la natalidad y la conciliación? Y una que la favorece por la vía de premiar en la jubilación el número de hijos, va y nos la cargamos en buena medida. Un Gobierno que dice que no recorta prestaciones y va y se estrena precisamente con algunas de las mujeres trabajadoras. Imposible de entender.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE