x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Opinión
OPINIÓN

Human 4.0: Somos empresas, pero sobre todo somos personas

Ana Santiago

Ana Santiago

DN
05/05/2019 a las 06:00
  • Ana Santiago
A+ A-

Llevamos años recibiendo información de todo tipo sobre el impacto que la llamada Industria 4.0 tendrá en los negocios y en el trabajo que desarrollamos actualmente. Parece además que, casi sin darnos cuenta, todo lo que nos rodea se ha transformado en 4.0.

Si nos paramos a observar cómo están reaccionando la sociedad y el mundo empresarial, veremos que están apareciendo seguidores incondicionales, escépticos que no acaban de creer que esto vaya a ocurrir, e importantes agentes sociales que aún no han entendido lo que supone esta transformación y el impacto que tendrá en nuestras vidas.

Centrándonos en la industria, hemos evolucionado poco en los últimos 100 años en lo que debe ser una fábrica. Asumimos una serie de conceptos que parecen inmutables: “La planta es, sobre todo, un lugar para fabricar productos de forma eficiente”, “el conocimiento se confina en unas pocas personas que dictan reglas empíricas”, “es imposible trabajar con 0 defectos”, “disfrutar y divertirse en la fábrica es solo para unos pocos”.

Mientras tanto, la sociedad avanza y se convierte en más tecnológica y cómoda.

Sea como sea, lo que está claro de esta evolución (o revolución) de los modelos de negocio es que las personas serán la piedra angular que creará y desarrollará valor. Y por ello, no todo el cambio derivará de la tecnología. Las estructuras organizativas y los modelos de relación empresariales serán, probablemente, los que más cambios experimentarán en los próximos años.

La hibridación del mundo físico y digital nos permitirá crear industrias inteligentes. Sin embargo, necesitarán alma y ésta solo la puede proporcionar el ser humano.

Cuando nos planteamos este proceso de transformación, la primera reflexión que nos viene a la cabeza es cómo elegir la ruta adecuada, cómo visualizar nuestro modelo de negocio futuro, en qué invertir, hasta dónde digitalizar. A menudo se nos olvida qué tipología de conocimientos tenemos que potenciar y con qué mimbres contaremos en el futuro.

Lo cierto es que la ecuación no es fácil de resolver: cada compañía debe desarrollar su propio roadmap. No hay fórmulas prefabricadas. Se trata de analizar cuidadosamente las amenazas que tiene nuestro mercado natural, identificar nuevos mercados, determinar qué requisitos deben cumplir nuestros procesos y desarrollar el conocimiento necesario para potenciar exponencialmente el uso de nuestros recursos. Pero… ¿dónde está la magia de la transformación? Precisamente en nuestras estructuras organizativas.

Aunque cada empresa debe diseñar cuidadosamente su plan de transformación, hay aspectos que todas deberán tener en cuenta a la hora de realizar su plan:

Agilidad. La jerarquía se aplana y se amplían los ámbitos de decisión, distribuyendo la responsabilidad entre un número mayor de personas y estableciendo redes de colaboración externa.

Flexibilidad, porque se determina el punto de equilibrio perfecto entre especialización y polivalencia de las personas para favorecer el trabajo por proyectos.

Eficiencia, porque dichos proyectos se desarrollan por equipos aumentados y equilibrados que se divierten trabajando y aprendiendo, persiguen aspiraciones y la superación de los objetivos.

Fiabilidad, porque el conocimiento que generan las personas se comparte en la organización, garantizando que la transición generacional no implique pérdida de know-how.

Sostenibilidad, porque los espacios físicos son habitables; se piensan, diseñan y transforman bajo una perspectiva eco.

Responsabilidad, porque se alinean los valores de la empresa con los de los trabajadores, clientes y con los de la sociedad en la que opera. El bienestar de la persona y del entorno social se mide como un parámetro clave del desempeño de la organización.

Compromiso, porque la transmisión de valores y el desarrollo del espíritu de pertenencia serán aspectos clave en los nuevos modelos de contratación. Igualmente lo serán los salarios emocionales y la flexibilidad laboral.

¿Por dónde empezar esta transformación que integre a las personas? Debemos partir de una estrategia holística, que contemple objetivos y metas tecnológicas, de negocio, y también aspectos relativos a la transformación del papel de las personas: perfiles, competencias, funciones, áreas de conocimiento a desarrollar, organigrama, y modelo de relación con la empresa… para alcanzar el estadio Human 4.0.

Ese modelo alternativo de personas para la industria 4.0 se apoya en organigramas planos, poco jerárquicos, y promueve el trabajo por proyectos. Cada proyecto contará con la participación de las personas más idóneas, que trabajarán no sólo por objetivos, sino por aspiraciones. Personas altamente motivadas, que configurarán equipos “aumentados” de alto rendimiento, con gran conocimiento tecnológico y de las claves del negocio, gracias al soporte de la tecnología. Hay algunas palancas que serán de gran apoyo para iniciar y consolidar esta transformación: fábricas de ideas, aulas-laboratorio en las que se pongan a prueba las ideas; técnicas de gamificación para aprender jugando; redes sociales internas que mejoren la comunicación y la colaboración…

Hay deberes que hacer, pero este futuro cercano suena bien.

Ana Santiago CEO de Sisteplant

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra