x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Opinión
Opinión

¿Predicciones o proyecciones económicas?

Patxi Aranguren.

Patxi Aranguren.

07/01/2019 a las 06:00
Etiquetas
A+ A-

El optimismo económico se ha ido disipando según avanzaba 2018, y ahora los bancos centrales preparan el terreno para afrontar un crecimiento más lento. Los analistas de los bancos de negocios ya han avisado sobre los peligros que se ciernen sobre la economía. Unos peligros o temores como son la posible recesión en Estados Unidos o la ralentización de las exportaciones de China. Los inversores interpretan la caída de las expectativas de tipos de interés como una señal de la llegada de un parón económico en el 2019.

En el año 2018 ya se ha comprobado que la reducción de la cantidad de dólares disponibles (50.000 millones de liquidez cada mes) ha favorecido la repatriación de capitales a Estados Unidos. Este efecto es responsable de gran parte de la corrección de los mercados de renta variable en Latinoamérica y Asia. Está claro que el crecimiento y el comercio mundial son dependientes de la disponibilidad de liquidez en dólares. La Reserva Federal vendría a ser el banco central impulsor del crecimiento mundial.

A la posible recesión de Estados Unidos habría que sumar también el posible aterrizaje forzoso de la economía china, lo que crearía serios problemas de impago de deuda y una crisis financiera, sin olvidarnos de la situación política en Europa, que es vista como un caos por los inversores internacionales, lo que produce que muchos fondos se nieguen a invertir en el viejo continente. La incertidumbre del Brexit, el desgaste de Macron por las protestas y la discusión entre Italia y la Comisión Europea pueden ser el preámbulo de un agitado 2019. El Bundesbank prevé un fuerte frenazo en el crecimiento de Alemania y el Banco Central de Francia también ha recortado sus previsiones. El supervisor español cree que España aguantará mejor que sus socios pero también rebaja su previsión de crecimiento.

Preocupa mucho el descenso de la liquidez en los mercados que puede generar la progresiva retirada de estímulos por parte de bancos centrales, como el BCE.
Mientras que a los expertos en ciencias sociales se les pide interpretar el presente o el pasado, a los economistas casi se les exige que adivinen el futuro. Y de la misma manera que los politólogos yerran en sus predicciones para predecir el resultado de elecciones y referendos, los economistas generalmente tampoco aciertan en sus pronósticos. Y es que algunos parámetros estándar de la economía parecen no seguir las pautas esperadas (inflación, salarios, mercados) y los principales responsables de los bancos centrales ya han asumido que es complicado realizar predicciones económicas. El mismo presidente de la Reserva Federal, Powell, en su última reunión con expertos, dio un discurso que podría resumirse en un “esto es lo que hay y hasta aquí llegamos”.

Una prestigiosa escuela de negocios evalúa desde hace años las predicciones que hacen diversas instituciones sobre la situación económica general y el paro, y a partir de ellas presenta un gráfico en el que se puede comprobar quién se aleja más de la realidad. El del año 2013, por ejemplo, nos muestra una vez más que las instituciones que más se equivocan son las que deberían conocer mejor la economía. Así, quien menos acertó sobre la evolución del PIB español en 2013 fue el Gobierno Central, después el Banco de España y en tercer lugar la Unión Europea. En cuanto al paro, el Gobierno volvió a encabezar el desacierto, aunque en este caso le siguen la OCDE y el Banco de España. Para comprobar en qué medida se equivocan los que creen controlar la economía, basta ver a toro pasado lo que dijeron esas instituciones antes de la crisis, cuando negaban todo lo que luego iba a suceder; o repasar los estudios de los economistas que defienden en España la insostenibilidad del sistema público de pensiones.

El contraste entre las predicciones y la realidad ya había dejado claro que las recesiones son casi imposibles de detectar para los que se dedican a otear el horizonte económico. Los descensos bruscos desarbolan las previsiones. Eso ocurrió tanto en 2009, con la Gran Recesión, como en 2012, tras la crisis de la deuda pública europea. Las predicciones económicas se nutren de identificar tendencias a partir de lo acontecido en el pasado más próximo. Parte del error de predicción sobre lo que iba a ocurrir en 2017 se alimentó en el propio 2016. Los expertos anticiparon que en la segunda mitad de aquel año la recuperación perdería fuelle, pero no fue así y la fortaleza del crecimiento se prolongó.

Y es que las propuestas de algunos organismos, presentadas siempre como verdades científicas de técnicos de alta cualificación y sin contaminación política son, en realidad, el resultado de una ceguera provocada por sus convicciones ideológicas y por su servidumbre hacia intereses que los mantienen a su servicio. Ya dijo en el año 2015 Paul Krugman, Nobel de Economía: “Decir disparates sobre las crisis económicas es, básicamente, un requisito indispensable para cualquiera que aspire a convertirse en candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos”.

Patxi Aranguren Martiarena es economista de la Universidad Pública de Navarra

Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra