Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Agroalimentación

Héctor Barbarin (CNTA): “La convocatoria es enrevesada, pero aún así es una oportunidad”

El proyecto ‘Spain Food Valley’, liderado por CNTA, podría estar presentado en diciembre si, como se espera, la convocatoria se publica en noviembre

Ampliar El director gerente de CNTA, Héctor Barbarin
El director gerente de CNTA, Héctor BarbarinMontxo A.G.
Publicado el 18/10/2022 a las 06:00
Son incontables las horas dedicadas por el director general del Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria (CNTA), Héctor Barbarin Requetibate, al proyecto Spain Food Valley durante los últimos dos años. Fue en verano de 2020 cuando se empezó a gestar y liderar desde esta entidad un consorcio de empresas con vocación de modernizar la agroindustria. Inicialmente en la zona del Ebro -el proyecto debutó como Ebro Food Valley- pero pronto se expandió por toda España y mudó de nombre. En este momento agrupa a unas 50 empresas de casi toda España (una quincena de Navarra)dispuestas a invertir en torno a 60 millones. El CNTA, que ejerce de centro de operaciones, está ahora inmerso en completar todos los requerimientos para que el proyecto esté lo más maduro posible cuando haya que presentarlo una vez se publique la convocatoria, algo que se prevé ocurra en noviembre. Aunque a Barbarin no le terminan de convencer las reglas de juego que deben cumplir los proyectos para recibir subvenciones, prefiere hablar en positivo y subrayar las altas posibilidades de éxito del proyecto.
Desde agosto se conocen las bases o exigencias de la convocatoria del PERTE agroalimentario. ¿En que momento está el proyecto Spain Food Valley?
Falta la convocatoria, que se prevé que se publique en noviembre. A partir de ahí habrá que presentar nuestro proyecto Spain Food Valley. Seguimos con un grupo de 50 empresas, pero no sabemos cuántas serán al final porque, lamentablemente, la convocatoria es tremendamente enrevesada.
¿A qué se refiere?
A que cubre menos cosas de las inicialmente previstas y es tremendamente compleja, lo cual no entiendo. La deberían haber hecho más simple para agilizar y facilitar la llegada de fondos. Lo único que hemos hecho con esta convocatoria es hacerla muy difícil para presentar proyectos y, encima, atrasarla un montón.
¿Puede explicar esa complejidad con algún ejemplo?
Es que es complicado en muchas cuestiones: en la conformación del consorcio, en el número y características de las empresas participantes y el ‘mix’ entre ellas, en las cadenas de valor perfectamente diferenciadas, en los proyectos en colaboración e individuales, en los avales que tiene que firmar, en las certificaciones previas a la presentación del proyecto...
¿Demasiada burocracia para una pyme?
Muchísima. Y es mucho más difícil montar un consorcio y está siendo todo muchísimo más lento de lo esperado. No sé por qué lo han hecho así, porque llevamos dos años hablando del PERTE Agroalimentario. Deberíamos haber hecho algo más sencillo y mucho más ágil.
¿Entiendo que ahora lo que toca es perfilar y terminar de definir Spain Food Valley?
Sí. Estimo que para final de año, diciembre podremos presentarlo. Para noviembre, cuando salga la convocatoria, debe estar ya muy avanzado porque hay que certificar la calificación de I+D+i de todos los proyectos, tanto individuales como colaborativos, que es un trabajo bastante potente. En el PERTE del vehículo eléctrico dieron un par de prórrogas a la fecha de presentación de proyectos por la complejidad y, aún y todo, hay proyectos que han renunciado a las ayudas.
¿Demasiadas expectativas?
Debería haberse hecho de otra manera, pero en cualquier caso estamos en el sprint final. Llevamos mucho tiempo trabajando y vamos a presentar el mejor proyecto posible con las circunstancias que manejamos. Toca dar un empujón. Va a ser un proyecto chulo y crear oportunidades a las empresas, actividades que, por otro lado, no podrían hacerse. Sigue siendo una oportunidad.
De 60 empresas que se hablaba allá por la primavera se han bajado a 50. ¿Entiendo que se han dado de baja una decena?
Sí porque hay gente que ha ido desarrollando de actividades previstas. Llevamos dos años con esto, sin arrancar, y había gente con planes y los ha empezado a ejecutar.
¿Darán cabida a más empresas?
No, porque inicialmente planteaban que consorcios muy grandes era lo ideal. Ahora, dicen que prefieren consorcios más pequeños, que el tamaño para avales solidarios a veces no es lo ideal. Los avales solidarios son que, al final cada empresa avala la subvención que recibe por si alguna otra falla y cuantas más empresas haya en el consorcio más riesgos existen. Además, para el Ministerio parece que le resulta más fácil gestionar consorcios pequeños, donde la responsabilidad solidaria es más sencilla.
¿Spain Food Valley sigue estando bien posicionado?
Sí. Tiene una elevada tasa de probabilidad de ser aprobado una vez presentado. Somos muy optimistas en cuanto a su aprobación.
En febrero decía que los proyectos podían estar resueltos a final de 2022. ¿Se atreve a dar plazos de cuánto se resolverá en 2023?
No, porque el histórico nos dice que todo se va retrasando.
Más información de CNTA:
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora