Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Fiscalidad

Las medidas fiscales avanzadas por el PSN abren un debate en el Gobierno

La presidenta Chivite quiere reducir el IRPF a rentas medias y bajas y no subir los impuestos

Ramón Alzórriz, Bakartxo Ruiz y Marisa de Simón, la semana pasada en el atrio del ParlamentO
Ramón Alzórriz, Bakartxo Ruiz y Marisa de Simón, la semana pasada en el atrio del ParlamentOJ. Carlos Cordovilla
Actualizado el 13/09/2021 a las 22:11
La presidenta María Chivite avanzó al inicio de este curso su objetivo de “aliviar” la presión fiscal sobre rentas medias y bajas para 2022, cumpliendo en este sentido el acuerdo de legislatura que el PSN firmó con Geroa Bai, Podemos e I-E. Los cuatro pactaron mejorar en el IRPF las cantidades a deducir en la cuota por mínimos familiares a las rentas medias y bajas y modificar en IRPF las cantidades a deducir en cuota por mínimos personales en determinados niveles de renta.
Los socialistas todavía no han planteado una propuesta concreta a sus socios, y como avanzaba este lunes el socialista Ramón Alzórriz, uno de los asuntos que debatirán es a partir de cuándo una renta se considera “media”.
Lo que la presidenta Chivite dejó claro es que descarta subir impuestos en este momento de crisis por la covid, cuando la economía “todavía precisa de la existencia de las ayudas públicas”.
Todo ello ha abierto un debate entre sus socios, como ayer se puso de manifiesto en las declaraciones que hicieron a los periodistas tras la reunión semanal de los portavoces. El primer partido de la oposición, Navarra Suma, defiende el descenso en el IRPF, pero sostiene que Chivite lo hará “si se lo permite Bildu”. Así lo afirmó Javier Esparza, quien lamentó que los actuales socios de Chivite lo que hicieron la pasada legislatura fue subir impuestos a rentas a partir de 19.000 euros.
LA POSICIÓN DE LOS SOCIOS
La portavoz de Geroa Bai, Uxue Barkos, apuntó que tienen que abordar esa rebaja fiscal a rentas medias y bajas, pero el planteamiento debe ser global, de presupuestos y fiscalidad. “No vale hacer una propuesta de manera unitaria”, señaló, sin tener en cuenta, por ejemplo, a qué se va a destinar el déficit pactado el año que viene para Navarra, esos 200 millones, si es a invertir en proyectos “capaces de retornar” ingresos a la Comunidad o se está hablando de utilizar ese déficit “para apoyar una rebaja fiscal que no tenga mayor recorrido”.
Mikel Buil, de Podemos, señaló que primero deben conocer la propuesta del gabinete de Chivite sobre esa rebaja y ser “cautos”, porque hay que analizar cómo repercute en la recaudación y en otros acuerdos de gasto que tienen los socios, como el de invertir más en la atención primaria de Salud. Defendió que “hay que recaudar más donde más hay”.
Marisa de Simón , de I-E, apoyó esa rebaja acordada, pero incidió en que aumente la tributación de los beneficios fiscales y de las grandes empresas.
El portavoz de EH Bildu, Adolfo Araiz, indicó que si esa reducción es lo único que se va a tocar sería “insuficiente”, e incidió en la necesidad de que se definan las rentas medias. “Para algunos puede ser ganar 60.000 euros”.
volver arriba

Activar Notificaciones