Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Entrevista
Esteban Morrás

Esteban Morrás: “La primera vez podemos decir que la culpa es del virus; la segunda será nuestra”

Dice que es la OMS la que tiene que “ponerse las pilas” para impulsar el intercambio de información médica a nivel mundial y estar preparados para un rebrote. Esteban Morrás resalta el papel del Gobierno foral en la compra de EPIs con el acuerdo desinteresado de tres empresas navarras

Foto de esteban Morrás Andrés, presidente e impulsor de Das Nano, en una fotografía de archivo.
Esteban Morrás Andrés, presidente e impulsor de Das Nano, en una fotografía de archivo.
Actualizada 04/06/2020 a las 16:10

Dice que no le llaman por sabio, sino porque el Gobierno de Navarra quiere tener una representación de la sociedad civil para preparar la desescalada. Y que al comité de expertos convocado por el Ejecutivo para asesorarle en esta crisis él acude en representación de la Fundación Industrial de Navarra, a la que pertenece. Pero es imposible desprenderse de lo que hoy es, presidente y cofundador de una compañía en Navarra, Das Nano, con 103 trabajadores, dedicada a la verificación digital y de identidad, que se dedica al desarrollo de una tecnología para reconocimiento documental, facial y de voz. Por mucho que diga “hoy no toca hablar de eso”. Como tampoco se puede desgajar el papel que representó en el lanzamiento de las energías renovables en Navarra. Fue el impulsor de la constitución de EHN, una empresa semipública que, a partir de la implantación del primer aerogenerador en El Perdón, lideró una apuesta exitosa que convirtió a Navarra en referente mundial en renovables. Esteban Morrás Andrés (Sesma, Navarra, 1958) se convirtió en el máximo responsable de la división de energía en Acciona, empresa que compró EHN y de la que hoy está desvinculado. Por todo ello está ahí, en el comité de expertos que se reúne los viernes, de manera presencial o telemática, hasta junio, en principio. Se niega a señalar con el dedo la culpabilidad y a juzgar cómo se ha actuado porque, dice, ya habrá tiempo para ello. Y porque lo que toca ahora, en su opinión, es levantar la vista de lo puntual y buscar soluciones para que, cuando llegue otra pandemia, que llegará, estemos mejor preparados.


¿Tiene que preparar deberes para las reuniones?
Han hecho una plataforma digital, la gente va proponiendo y recogiendo comentarios y en la reunión debatimos sobre las propuestas.

 

¿Cuál es el objetivo de este comité?
El objetivo es contrastar las medidas de desescalamiento con representantes de la sociedad civil y aprovechar la inteligencia compartida y colaborativa. El objetivo de la comisión es aportar lo que podamos para minimizar los riesgos de una recaída. Cuando me lo pidieron, yo dije que sí y lo hubiera hecho con todos los gobiernos. Porque en una crisis global la obligación es aportar todo lo que podamos.


¿Cobran?
No, no, solo faltaba. Salvo la botella de agua.

 


¿Cómo ve esta crisis?
Ha sido terrible. Todos los que tenemos una cierta edad podemos decir que no habíamos vivido una situación peor que esta, un problema que afecta a toda la humanidad al mismo tiempo. Siendo positivos diría que, ya que la hemos sufrido todos a la vez, las lecciones aprendidas de una crisis tan terrible tienen que ser numerosas. Y va a haber muchísima inteligencia productiva en el mundo analizando los problemas y proponiendo las soluciones para que, cuando vuelva a ocurrir, los efectos no sean los mismos que hemos padecido. Yo lo que defiendo es un análisis reposado, crítico y profundo sobre todo lo que pasó y sobre todo lo que se hizo, el aprendizaje de los errores cometidos, que hay muchos, para que si vuelve a pasar tengamos todas las medidas previstas para corregir todos los errores que se cometieron.


Entonces, ¿cuenta con que va a volver a ocurrir?
Hay que contar con que va a volver a ocurrir. Ha ocurrido una crisis sanitaria para la que estábamos extraordinariamente mal preparados para responder. Habrá crisis sanitarias en el futuro y nos tiene que coger muchísimo más preparados. Los planes tienen que estar previstos porque volverá a pasar. La primera vez podemos decir que ha sido culpa del virus, la segunda vez será culpa nuestra.

 


¿El virus ha sido culpable del 100% de los efectos?
Este problema ha afectado a todos los países del mundo y de manera fuerte, con diferencias entre hemisferio norte o sur, climáticas… Cuando se vean los análisis, se comprobará que si España es el país que más turistas recibe del mundo, que si Navarra es la comunidad más exportadora de España, que si viajamos más que otros… es lógico que la situación afecte más.

 


También se dijo que a España le afectaba especialmente por ser país ‘envejecido’. Pero, ¿ha actuado bien el Gobierno?
No hemos sabido diferenciar la señal del ruido. En cualquier crisis es prioritario tener muy clara su diferencia y actuar sobre la primera, no sobre el segundo. En este caso, a nivel mundial, la señal era quienes traían la enfermedad, podían contagiarla y quienes tenían riesgo de morir. El ruido estaba formado por los demás. Esta es la lección, tenemos que estar preparados para, en crisis futuras, actuar sobre la señal, la población enferma y de riesgo, en lugar de paralizar el mundo, las vidas y producir un desastre económico enorme. Tenemos que actuar para que los demás puedan seguir desarrollando sus vidas.

 

 

LA OMS Y LOS ESTÁNDARES

¿Eso a quién corresponde?
Esto afecta a la OMS (Organización Mundial de la Salud), a Europa, a las naciones…

 


¿Cuál es la receta?
Hay una receta clara. Desde la OMS hay que crear estándares comunes en sanidad, que ahora no los hay, para operar a nivel global. Hoy disponemos de tecnología que permite almacenamiento de datos de sistemas de inteligencia artificial monstruosa como para que un médico que atiende a un paciente en el momento de ponerle un tratamiento pueda tener a su disposición información de todos los pacientes del mundo con patologías similares y los efectos del tratamiento. La información compartida, que se utiliza en sectores como el industrial, no existe en el sanitario. Ni siquiera tenemos una historia clínica intercomunicable a nivel mundial, ni seguimientos de medicación…. Aquí la primera que se tiene que poner las pilas para las pandemias es la OMS. Existen técnicas de almacenamiento de información, con respeto a la privacidad, para poner a disposición del personal sanitario el conocimiento de la eficacia de los tratamientos. Hay mucho que hacer.

 


¿Las demás responsabilidades?
En el plano europeo, ha sido absolutamente vergonzoso tener que mirar a China para ver cómo salíamos de la crisis, para buscar la solución, para recibir EPIs. El mundo entero ha estado mirando a China. A Europa le toca crear unas reglas para que esos suministros sean europeos. Entre las tres regiones que conforman el poderío mundial, Europa, EEUU y China, a veces Europa ha sido la más parada. Ha sido una torpeza que no tuviera previsto un suministro europeo para una situación como esta.

 


¿Y a España no le correspondía también tenerlo previsto?
A nivel nacional, lo que ha hecho mal el Gobierno central es ponerse a gestionar en lugar de a organizar. Si el Ministerio de Sanidad no estaba gestionando nada antes de la pandemia no era el organismo principal para hacerlo cuando llegó la crisis. La gestión probablemente tiene que ser local.

 


¿Me lo traduce con ejemplos?
Por ejemplo, ha ocurrido con las mascarillas. El gobierno central tiene que marcar el estándar. Y las comunidades son las que tienen que comprarlas. Si estás esperando a que lo compre Madrid…. De hecho, se pasó de la centralización a descentralización en la compra de equipos de protección. Pero lo que hay que hacer ahora es con reposo ver las lecciones aprendidas, hacer autocrítica sobre qué se podía haber hecho mejor y trabajar en los planes para no repetir los errores del futuro.

 


Ya, pero, volviendo a la vergüenza que ha citado por mirar a China, ¿no se debería fomentar la producción nacional de elementos de protección?
Seguro que habrá un plan europeo para eso. En una futura pandemia la disponibilidad de EPIs estará resuelta, a nivel de Europa, de España y de Navarra. Eso me preocupa poco porque esa lección ya la hemos aprendido.

 


¿Hemos aprendido que hay que producir a nivel nacional?
La disponibilidad de EPIs para todos los europeos es una cuestión que la tiene que organizar Europa, con la colaboración de naciones y regiones. Pero eso estará resuelto y no será grave. Hay otros temas, como las vacunas, que dependen más de que tengas suerte con tu opción investigadora. En Navarra la compra de material se hizo muy bien. El gobierno formalizó en el momento más crítico la colaboración con tres empresas privadas que de forma altruista y desinteresada le ayudaron con las compras. El resultado fue un éxito.

 


¿La fases de desescalamiento llegan tarde o demasiado pronto?
Llegan en su momento. Navarra tuvo diferenciales positivos sobre los demás. Por ejemplo, tenía ya iniciada una política de atención domiciliaria hospitalaria desde hace muchos años y fue un acierto clave. Además, el sistema de atención primaria aquí está perfectamente capacitado para seguir gestionando la pandemia. Porque el coronavirus se convirtió en un problema en la atención especializada y UCIs, pero quien la va a gestionar ahora es la atención primaria y ahí Navarra tiene una fuerte posición. Otras de las medidas acertadas fue integrar el sistema público y privado sanitario. Navarra puede ir pidiendo los cambios de fases porque cuenta con un sistema de salud público-privado sólido.

 

 

“MUERTO EL PERRO...”

De cara al futuro, ¿qué hacer para evitar o paliar la crisis económica?
Creo que las empresas lo que tienen que hacer es mirarse a sí mismas y ver qué pueden hacer ellas para salir de esta crisis. Una crisis que ha tenido un motivo concreto que, cuando desaparezca, tendremos que recuperar nuestras vidas. Las empresas tienen que rescatar todos sus planes de inversión, iniciativa y el empleo. Tienen que pensar: muerto el perro se acabó la rabia. Tenemos que recuperar nuestra actitud mental, actitud, visión del mundo y futuro que teníamos en las navidades de 2019-2020 porque esto ha sido un ataque puntual, concreto, global que ha afectado a toda la humanidad por primera vez al mismo tiempo. Pero que, una vez pasado, no habrá razón para tener menos confianza en el futuro que la que teníamos antes de la pandemia. Y sin embargo tenemos obligación de redoblar esfuerzos en inversión, capital y empleo, para tratar de recuperar lo antes posible la situación que teníamos antes de la llegada del coronavirus. Las empresas tienen un compromiso adicional, hay que trabajar más para hacer más cosas para superar los efectos que ha producido la crisis, que, por otro lado, nos ha dejado unos aprendizajes útiles para el futuro. Hay que volver a la situación que se tenía en diciembre. Tenemos que saber que durante un tiempo todos nos tenemos que esforzar más para superar los efectos y recuperar la posición que teníamos antes.

 


¿Dice aprendizajes útiles?
El primero es el teletrabajo. En tres meses de pandemia hemos avanzado en el teletrabajo más de lo que hubiésemos hecho en cinco años sin pandemia.

 


¿Más aprendizajes?
En gestión comercial, que afecta a una comunidad exportadora como es Navarra. Nos hemos dado cuenta en tres meses de pandemia de que podemos hacer muchísimas gestiones comerciales por teleconferencia, en lugar de con presencia física. Espero que los comerciales navarros vendan más viajando menos después de la pandemia. Antes, si no ibas a ver un cliente podía ser interpretado como un mal gesto. Ahora se admite que es un gesto de eficacia. Pero hay estándares sociales que cuesta mucho cambiarlos y no se consigue si no se produce un golpe global común como el que estamos viviendo.

 


¿El daño en la economía y en la empresa va a ser mayor que el provocado por la crisis de 2007?

Ni mucho menos. Porque cuando se acabe el virus recuperaremos la visión del mundo que teníamos. El mundo será el mismo que teníamos antes del virus.

 


¿Y la recuperación del empleo?
Vendrá con la recuperación de la dinámica empresarial. Si las empresas hacemos más cosas que las que hacíamos antes necesitaremos más gente. Hemos notado una actitud más abierta en la gente para los cambios que antes. Los empresarios tenemos que dejarnos la piel en recuperar todo el empleo perdido. Y la sociedad y la administración nos tienen que ayudar todo lo posible en ese empeño. Es la mejor manera de no dejar a nadie atrás.

 

 

“Debemos ser en Navarra líderes en digitalización”

 



¿Qué debe hacer Navarra, en concreto?

Depende de las fortalezas que tengamos. Según la Fundación Cotec, somos la primera comunidad generadora de talento. Por lo que estamos una situación fantástica para influir en todos los cambios y mejoras que se puedan producir a nivel mundial. Tenemos cuatro sectores clave en Navarra: sanitario, alimentación, energías renovables y automoción. A nivel mundial, estos cuatro sectores necesitan bastante más tecnología e innovación de lo que requerían antes de la pandemia. Y Navarra está absolutamente preparada para ser alternativa, desde su humildad y desde su pequeño tamaño. Tenemos el tamaño ideal para ser una comunidad piloto a nivel mundial y ahora es el tiempo de las pruebas piloto. Si mil regiones del mundo hubieran seguido el ejemplo de Navarra en energías renovables el problema climático del mundo estaría resuelto y eso pasó hace ya tiempo. Tenemos mucho talento generado y el tamaño perfecto para hacer experiencias piloto del que el mundo entero pueda aprender cosas.

 

¿En qué, por ejemplo, puede ser Navarra prueba piloto?
En sanidad hay talento y herramientas en Navarra en investigación e industria para definir el modelo sanitario del futuro. Debemos introducir la inteligencia artificial en el sistema sanitario, la ciencia de datos, y monitorizar sistemas para que a nivel mundial, si hay otra pandemias, se puedan amortiguar sus efectos. También podemos ser comunidad piloto en gestión geriátrica y en digitalización. Hay que apoyar la digitalización pública, que va retrasada respecto al sector privado. Hay que eliminar la obligación presencial en toda gestión que se pueda hacer por ordenador o teléfono móvil.

 


Pero hay personas que no pueden hacer, por ejemplo, la declaración de renta digitalmente.
Es que un programa de digitalización bien hecho lo primero que tiene que tener en cuenta es la cobertura de la brecha digital, familias en riesgo de exclusión social o personas de edad. Hacer un plan de digitalización no quiere decir obligar a todos a digitalizarnos. Quiere decir ser los primeros en dar soluciones a la brecha digital. En Navarra debemos dar un impulso a la digitalización y ser líderes. Mi mensaje final es de esperanza.

 


¿Esperanza?
Sí. La humanidad como tal va a ser más fuerte después del virus porque se le ha visto las orejas al lobo, porque hemos visto amenazas y van a surgir proyectos para que esas amenazas provoquen efectos menores. Cuando desaparezca el virus, desaparecerá el problema y nos queda aprender de todas las decisiones, apretar el acelerador para arreglar el daño. Esto no va de si tenemos los peores políticos del mundo.

​​​​​​​


Sí va de si hay que priorizar hay que priorizar el interés sanitario o el económico.
Se ha priorizado el sanitario. Ahora, si pasamos de fase una semana antes o después no me preocupa. El primer impulso del virus se está parando, seamos extraordinariamente cautos en que no se vuelva a reproducir la pandemia y, cuando la hayamos superado, recuperemos la visión del mundo que teníamos antes, hagamos autocrítica de los errores y cumplamos nuestros propósitos con más razón porque hay gente que ha quedado herida. El mundo no va a ser peor después de coronavirus, tiene que ser mejor. Ha habido movimientos de solidaridad increíbles que lo demuestran.

 


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE