x
Activar Notificaciones

Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Coronavirus Navarra

El transporte reclama un plan específico de prevención ante la crisis del coronavirus

Su actividad ya ha caído un 25%, pero garantizan el suministro de alimentos y productos farmacéuticos

Foto de un transportista vierte lejía en una bayeta  para desinfectar su vehículo, aparcado en la Ciudad del Transporte, en Imárcoain.

Un transportista vierte lejía en una bayeta para desinfectar su vehículo, aparcado en la Ciudad del Transporte, en Imárcoain.

Actualizada 24/03/2020 a las 16:48
A+ A-

El transporte de mercancías por carretera, uno de esos termómetros que sirven para medir el pulso a la economía e incluso vaticinar una crisis antes de que ocurra, afronta días de vértigo. La emergencia sanitaria ocasionada por el covid-19 ha situado a sus profesionales en el punto de mira. Sin embargo, a diferencia de lo que ocurre en el resto de trabajos, con ellos no se están tomando las medidas de prevención necesarias. Si llevan guantes, mascarilla o gel desinfectante en las cabinas es porque ellos mismos quieren protegerse, no porque haya nadie vigilando ni revisando. No hay más que darse una vuelta estos días por los puntos donde se concentran para comprobar que son ellos los que se encargan de la desinfección del las cabinas aunque nadie les ha dicho cómo deben hacerlo.

Tanto Toni Monzó, gerente de Tradisna (Asociación de Transportistas de Navarra), como Ignacio Orradre, secretario general de Anet (Asociación Navarra de Empresarios de Transporte por Carretera y Logística), valoran el esfuerzo realizado por las administraciones para dar respuesta a sus reivindicaciones, pero reclaman un plan específico de prevención para un sector “estratégico” que realiza más de 150.000 de sus viajes por Europa, en estos momentos el mayor foco de contagio. Dicho plan debería marcar tanto las medidas a adoptar por el camionero, como la fábrica donde acuden a cargar o descargar. El transporte y la logística mueven en la comunidad 850 millones, en torno al 4,5% del PIB regional, y el año pasado aportaron 275 millones a las arcas forales. En Navarra hay un total de 5.042 vehículos pesados autorizados. Sus conductores desarrollan una labor que en estos momentos resulta vital para el funcionamiento de la cadena logística que permite la llegada de alimentación a mercados, supermercados, residencias, farmacias y también a empresas. Pero, por el momento, se están viendo obligados a capear como pueden la falta de protocolos en los lugares de carga y descarga. Encontrar una mascarilla es misión imposible y los guantes empiezan a escasear. Desde Tradisna, con 833 socios (631 autónomos y 191 pymes), Monzó asegura que el suministro de productos básicos está garantizado pero reconoce que el trabajo empieza a faltar. “Esta semana la actividad ha caído un 25% con respecto a la primera de marzo”.

La previsión que maneja es que la próxima lo haga hasta un 15% más. Tras superar dificultades como el cierre de restaurantes -ahora pueden comprar comida o ir al baño en las gasolineras que no son de marca, el 40% del total- el sector pone el foco en los protocolos de higiéne, una carencia que las asociaciones tratan de subsanar con sus servicios de prevención. También han solicitado a la Comisión Europea la regulación temporal de los tiempos de descanso en toda la UE para garantizar el abastecimiento de fábricas y personas, pero de momento no hay respuesta.

 

Te puede interesar

Álex Fresneda: “Sin mascarilla y guantes ya no te cargan”


Transportes Huarte y Fresneda con 23 años de trayectoria en el sector, ha empezado a notar esta semana el parón de la automoción, con numerosas fábricas ya cerradas. Cuenta con 18 camiones que realizan trayectos tanto nacionales como internacionales. En concreto, a Dinamarca, Bélgica, Holanda y Alemania. Allí, el 80% de lo que transportan es para automoción, fundamentalmente bobinas. En España, trabajan para empresas como Cementos Portland, en Olazagutía. Álex Fresneda Goñi, de 50 años y al frente de la empresa, asegura que los mayores problemas los están teniendo en España. “Si no llevas mascarillas y guantes de látex en muchas fábricas no te cargan el camión. Y, aunque los lleves, en algunos sitios ni siquiera te dejan que te bajes. Te abren las puertas, acudes al muelle y te descargan “, explica asegurando que, por suerte, en su empresa todos los conductores disponen de mascarillas, “imposibles de conseguir en este momento”. En el resto de los países de Europa que les toca visitar, al menos por el momento, la situación no es tan crítica como en España. “En Dinamarca el mayor problema es que te toman la temperatura al pasar la frontera, con un puesto de militares fijos desde hace más de dos años. En Alemania, las áreas de servicio abren de seis de la mañana a seis de la tarde”, dice. Un aspecto que facilita, y mucho, la higiene de los conductores, mucho más limitada en el territorio nacional. Sus vehículos, por suerte, al realizar trayectos internacionales, están preparados con nevera, microondas y televisión lo que hace más llevadera la ruta a sus conductores. “Empezamos a notar ya menos tráfico en las carreteras, porque las empresas van cerrando”. Pese a haberse suspendido la obligación de cumplir los tiempos de conducción y descanso por el estado de alarma, por el momento ellos los están manteniendo.

 

Juan Ábrego: “Casi no hay papeleo para evitar contacto”
 

Juan Ábrego Aldaya, de 35 años, se encarga desde hace seis de gestionar los servicios que realizan a diario los diez chóferes de su empresa, Transportes Ábrego Aldaya, y Amalestar con la que trabajan de la mano desde una de las naves de la Ciudad del Transporte. Su teléfono empieza a sonar a las 7:15 de la mañana sin mucho margen para la anticipación. Sabe el primer porte del día y quizá el segundo, pero poco más. “Es una lotería”, reconoce. Transportan maquinaria de obras públicas y también de alquiler, complementaria para las obras, y equipos forestales y agrícolas. Sectores a los que tienen que atender para que puedan seguir trabajando. Aunque han parado algunas obras, ellos, de momento, trabajan más. El pasado lunes sus diez camiones llegaron a realizar entre 60 y 65 movimientos. “Las empresas que alquilan han reducido su actividad, pero a nosotros nos está tocando recoger más máquinas”. Asegura que, por la mercancía que llevan, el contacto de sus conductores con el exterior es mínimo. Todos los camiones llevan un bote de desinfectante, aunque no mascarillas “a no ser que en alguna empresa nos las exijan”. Lo que más ha cambiado, reconoce, es su forma de comunicarse con el exterior durante su jornada laboral. No se les permite entrar en las oficinas y les atienden “desde una ventanilla” donde suele ser habitual que les coloquen el cuño para la firma en un lugar en el que lo podamos coger para evitar el contacto directo. “Manejábamos bastante documentación en papel, pero ahora esa exigencia se ha relajado y más allá de una firma no necesitamos nada más. Si hay problema basta con dar el visto bueno a viva voz”. También se han visto obligados a cambiar algunos hábitos. “Tenemos la mala costumbre de almorzar y, ahora, como todo está cerrado, cada uno trae lo que puede de casa y nos apañamos en la nave, guardando las distancias y siguiendo las recomendaciones”.

 

Miguel Ángel Sanz:  “Doblaremos turnos si hace falta”



A punto de cumplir 65 años y con un infarto a sus espaldas, Miguel Ángel Sanz Sanz asegura que no se plantea dejar el camión. “Y ahora mucho menos. Los autónomos y las pymes como la nuestra somos en el transporte como la legión en el ejército. Pedimos a la gente que no se alarme porque vamos a estar ahí para garantizar servicios básicos como la movilidad y la alimentación. Si es preciso que doblemos turnos, lo haremos”. Los cinco vehículos de su empresa, Lorbes, transportan combustible y canales de cerdo (el cuerpo entero del animal sacrificado), dos de los suministros estratégicos en esta emergencia sanitaria. En Lorbes trabajan, entre otros, para el servicio oficial de Eurocam y Carnicas Kiko, en Orcoyen. Su actividad se mantiene sin apenas cambios. “Quizá la demanda de canales haya bajado un poco, como un 10%, porque nuestro cliente sirve a hoteles. Su fuerte es el bacon, muy demandado por los turistas”, explica. Asume que el también es una persona de riesgo en esta crisis, pero, apostilla, “no voy a fallar a mis clientes”. Con algunos lleva más de un cuarto de siglo comentaba el miércoles al filo de la una del mediodía antes de poner rumbo hacia Egea de los Caballeros para cargar 300 canales de cerdo. Será el primero de sus desplazamientos. Cuando regrese descargará en Orcoyen y volverá a Egea a por otros 300 canales de cerdo más. “No llegaré antes de las 12 de la noche”. Agradece a todos sus clientes “por hacernos el día a día más fácil”, pese a los inconvenientes de que “todo está cerrado y no podemos tomarnos nin un café”. Usa guantes desechables y alcohol para desinfenctar la cabina. De las mascarillas, lamenta, de momento ni rastro.

 

Eloy Roldán: “Ahora me llevo la nevera para comer”


Eloy Roldán Navarro, de 38 años y socio de Sertrans desde hace tres, trabaja en carga general. Puede transportar casi de todo. Hasta 26 toneladas por carga. Desde patatas a pletinas de hierro para los molinos de Acciona. Es lo que lleva cuando le encontramos, poco antes del mediodía, en el polígono de Arazuri-Orcoyen. Cuando descargue, su próxima parada será Alsasua. Confía en poder llegar a casa antes de las siete. Pero su rutina, igual que la del resto de sus compañeros, se ha visto alterada por la emergencia sanitaria ocasionada por el covid-19. “Mi mujer lo lleva mal. No sabe si iré a dormir o me mandarán a Lyon”. La última vez que estuvo allí la crisis sanitaria ya había estallado. Ahora lo peor, reconoce, es llegar a las fábricas, “medio en cuarentena” y que “no nos dejen entrar en los servicios ni utilizar sus instalaciones. Hay compañeros que me han dicho que han tenido que ir al baño debajo del camión. Es complicado. Ellos están con sus mascarillas y sus cosas de higiene, pero a nosotros nadie nos echa un cable. No me relaciono con más de cinco personas al día, y poco, pero al principio ni nos dejaban bajarnos de la cabina. Como si fuéramos leprosos”. Censura que, a diferencia de lo que ocurre en el resto de trabajos, en el transporte se hayan tenido que buscar la vida, cada uno como ha podido. “Mi mujer es muy apañada y me encontró una mascarilla. Somos los primeros interesados en no contagiarnos”. En la cabina también lleva una caja de guantes de látex y una botella de alcohol grande para desinfectar desde manillas hasta el walkie-talkie que utiliza para comunicarse con el operario encargado de las cargas y descargas. También una nevera de 24 horas. “Me la llevé a casa cuando dejé de hacer internacional. Así sé que podré comer”, asevera. Lleva 15 años en el sector y asegura que nunca había vivido una situación igual. Ni siquiera cuando estuvo casi quince días retenido en Lille. “Esto me temo que va para largo”, concluye.

 

Sigue las recomendaciones de las autoridades sanitarias ante el coronavirus. Frente a las noticias falsas, haz caso solo a fuentes oficiales y a la información, veraz y contrastada, de los medios de comunicación. Si tienes dudas o presentas síntomas puedes llamar a tu centro de salud en días de labor; si solo requieres información, llama al 948 290 290; si tienes síntomas claros, si has viajado a una zona afectada o has tenido contacto con alguien que ha dado positivo, puedes llamar al 112. La manera más eficaz para evitar la propagación del coronavirus es el lavado de manos con jabón; las mascarillas se recomiendan cuando hay síntomas o contacto con personas mayores con bajas defensas.

 


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra