x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Energías renovables

Solartia ofrece electricidad donde el suministro convencional no llega

Esta empresa navarra construye micro instalaciones eléctricas con energías renovables

José Emilio Mendívil Olite, gerente de Solartia, en la sede de la empresa.

José Emilio Mendívil Olite, gerente de Solartia, en la sede de la empresa.

Calleja
Actualizada 08/05/2019 a las 20:17
A+ A-

Imaginemos una isla aislada de la civilización; o un complejo hotelero en medio de una selva; o una mina en un monte donde es difícil la comunicación y la llegada de electricidad. La empresa navarra Solartia trabaja para dar soluciones a estas situaciones. Lo hace construyendo pequeñas instalaciones eléctricas con energía renovable o con energías mixtas (renovable y fósil). Un ‘david’ en un mundo dominado por los ‘goliats’. Su último logro ha sido conseguir el contrato para una pequeña instalación de una red eléctrica en una isla del Caribe, nicaragüense, llamada Corn Island. Destino turístico, está habitada por 7.500 personas. El proyecto, que tiene un presupuesto de 4 millones de euros, consiste en la instalación de un campo solar de 2 MW, con más de 6.000 paneles solares. A ello se une la posibilidad de almacenamiento de la energía, gracias a sus más de 40.000 kilos de baterías de ion-litio (las baterías de los móviles funcionan con litio). Es una instalación híbrida porque, además de la fuente de energía renovable, en este caso, fotovoltaica, cuenta también con un equipo generador de electricidad con diésel. “Es un equipo generador de diésel de respaldo, para cuando, por ejemplo, lleva días lloviendo o hay un pico de consumo de electricidad y no es suficiente la energía almacenada. Entonces, arranca automáticamente el generador de diésel. Si ahora se consumen dos millones de litros de diésel al año, con esta instalación se va a reducir a la mitad”, explica José Emilio Mendívil Olite, gerente de la empresa. La instalación, para la que se ha contado con Ingeteam como proveedor de los inversores (convierten la electricidad que generan los paneles solares para que puedan usarla los electrodomésticos, la iluminación y otros aparatos electrónicos) entrará en funcionamiento en el próximo mes de junio, según las previsiones de la empresa.

Para conseguir este proyecto, Solartia ha competido con 20 empresas en un concurso internacional convocado por la firma pública Empresa Nicaragüense de Electricidad (ENEL), dentro del Programa Nacional de Electrificación Sostenible&Energía Renovable (PNESER). El proyecto, en el que ya trabajan 60 personas, está financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo.

Este no es el proyecto con el que se estrena Solartia, ni es su primera experiencia internacional. Esta empresa, de capital navarro, ubicada en Pamplona, con 15 personas en plantilla, que oscila entre 60 y 120 en función de los proyectos, factura unos seis millones de euros, una cifra que también depende de su actividad. Comenzó como una consultora impulsada por Mendívil (Falces, 12-5-1964) en 1999.

DESDE 1999

Este empresario de 54 años, se formó como técnico en organización industrial, en Tecnun de San Sebastián. Unos estudios que se centraban en las técnicas para detectar mejoras en las empresas. Al terminar sus estudios trabajó para Lanbide, dedicada a la formación. Al cerrar decidió establecerse por su cuenta y constituir la consultora Gestión de Recursos y Soluciones Empresariales en 1999. Se dedicaba a implantar procesos de producción en empresas navarras. “Había un hueco en el mercado que vi como una oportunidad. Recorría las fábricas para implantar procesos de mejora. La actividad fue creciendo y trabajaba con los sectores de frigoríficos, muebles, automoción, mataderos...”, explica. Empezó en su casa, en un piso de alquiler, con un caballete y una tabla, un ordenador que le regalaron... El negocio fue creciendo, contrató trabajadores y alquiló unas oficinas.

“Pero yo quería tener un producto propio. Pensé que tenía que cambiar el negocio. En aquella época, Aeosol, de EHN, en Tafalla, se dedicaba a hacer huertas solares, que entonces sonaba como ir a la luna. Decidí que teníamos que dedicarnos a la energía fotovoltaica”, cuenta Mendívil, quien recuerda que uno de sus trabajadores le preguntó: “¿Foto... qué?”

José Emilio Mendívil pensó entonces en la finca que su padre, agricultor, tenía en Falces. Y quiso ocuparla con un parque solar. Cuenta que se rodeó de gente que sabía hacerlo, pero que le faltaba dinero. Durante cuatro meses expuso en la Casa de Cultura de Falces su proyecto y dice que consiguió que confiaran en él 318 personas que invirtieron 17 millones de euros. Era 2006. Hoy el parque, de 180.000 metros cuadrados, continúa funcionando, con una potencia instalada de 1,8 MW. “Fue un proyecto referente en ingeniería”, añade.

PARQUES SOLARES

A esta iniciativa siguieron tres parques solares más, que convertían la luz del sol en energía para venderla. Se trataba de los parques de Sartaguda (con 1 MW de potencia instalada), Viana (8 MW) y Torres del Río (4,5 MW). Se desarrollaron entre 2006, 2007 y 2008, y supusieron una inversión de 115 millones de euros con 700 clientes.

Con el cambio de regulación y de tarifas, Solartia, que es la marca comercial, dejó de hacer parques solares . “No se cumplía la expectativa de los inversores. Pero comparado con otros negocios sigue siendo una buena inversión porque tiene una rentabilidad del 7%. Pero, claro, no es el 14% previsto”, matiza.

PASO AL BIOCOMBUSTIBLE

En esta situación, en lugar de salir fuera de España como hicieron otras empresas, Solartia apostó por una planta de biocombustible. “Nos dimos cuenta de que las regulaciones estatales obligaban a mezclar biocombustibles con combustibles fósiles. Entonces hicimos una planta en Los Arcos”, relata el empresario. Era 2008, supuso una inversión de 12 millones de euros y se contrató a 27 personas. “Pero no fue una buena experiencia”, reconoce. “Pronto nos dimos cuenta de que no iba a cumplir las expectativas. La contestación social, el aumento de precio de las materias primas, la bajada del combustible fósil... Salía muy caro. Entonces cambiamos la actividad. Ahora, produce biocombustible en una pequeña parte . Pero fundamentalmente la planta está dedicada a tratamientos de aceite que vendemos a empresas de biocombustibles”, añade. En la actualidad, en la planta de Los Arcos trabajan 5 personas.

Este negocio del biocomustible le llevó a viajar por varios países. Y en Moscú la empresa abrió una delegación comercial en 2010 para comprar aceite con unos socios moscovitas. A partir de ahí, José Emilio Mendívil explica, todavía sorprendido, cómo una de las grandes petroleras, la rusa Lukoil, les pidió ayuda para constituir su división de renovables. Surgió una alianza de tres años que les permitió trabajar con ellos en Bulgaria, Rusia y Puerto Rico, entre otros destinos, instalando plantas fotovoltaicas.

Una vez finalizada esta relación, Solartia en 2014 compra el 25% de una empresa mexicana de energía fotovoltaica. Se trataba de Ilios, que le permitió trabajar en Ecuador y en otros países de América Latina. Esta relación duró tres años, hasta que Solartia vendió su 25%. Posteriormente, fue Tesla quien compró Ilios.

Y LLEGA NICARAGUA

Ya en solitario, Solartia estuvo trabajando en diferentes proyectos fotovoltaicos en Ecuador para la empresa nacional del país de electricidad. Y el siguiente escalón de esta empresa fue ganar el concurso internacional de Nicaragua. A partir de aquí, Solartia busca replicar este proyecto en otros lugares de América Latina.

Además, Solartia participa con un 10% en la empresa navarra Indeol, junto con Cener y Sodena. Indeol está dedicada a patentar soluciones innovadora en el mundo de la energía eólica.

Solartia ofrece electricidad donde el suministro convencional no llega

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra