Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Museos

El museo de San Miguel de Aralar se abrirá al público con carácter inminente

La meteorología adversa, con 6 grados a 1.355 metros de altitud, limitó este jueves la afluencia de fieles al santuario pero no mermó su devoción

Ampliar Una de las pantallas táctiles del museo reproduce el esmalte del altar de San Miguel de Aralar
Una de las pantallas táctiles del museo reproduce el esmalte del altar de San Miguel de Aralar josé antonio goñi
Publicado el 30/09/2022 a las 06:00
El museo de San Miguel de Aralar, habilitado en el edificio del Lakuntzetxe o Deierri que donó el obispo Pedro de Artajona en el siglo XII a la cofradía, se abrirá con carácter inminente en la parte posterior del santuario. La disponibilidad de los últimos permisos posibilitará recorrer los hitos que han marcado su devenir desde el siglo IX. Una amalgama de soportes interactivos, como el adecuado a partir de la experiencia de una mujer que simula a una peregrina en la primera salida de la que se tiene constancia de la efigie del Arcángel por los pueblos en 1127, descubrirá cada etapa. El mismo fin persigue el contenido de dos pantallas táctiles, una de ellas dedicada a mostrar las distintas fases que han ido tejiendo la historia del templo. La segunda repasa los detalles del esmalte que sobresale en el fondo del altar. El precio de entrada es de 3 euros (adultos) y 1 (menores). El horario, de 10.00 a 14.00 horas; y de 16.00 a 18.00 o 19.00 horas, en función de cada época del año.
El capellán del santuario, Mikel Garciandia, anunció este jueves el inicio en breve de las obras de adecuación de recepción, tienda y baños junto a la entrada del edificio. En el corredor de acceso, se encontraba Javier Junguitu Marín, vecino de Iturmendi de 64 años de edad, vendiendo calendarios y velas de San Miguel, entre otros artículos. En calidad de guardián, asume, junto con Patxi Betelu, de Uharte Arakil, la encomienda voluntaria de informar a visitantes y velar por el edificio religioso los sábados por la tarde. Ayer se refirió a la afluencia disminuida por la meteorología adversa. “Hubo chiringuitos cuyos responsables decidieron no montarlos. Llegaron y se dieron la vuelta”. La misa mayor, con los coros parroquiales de Arbizu y Etxarri Aranatz, contó con la presencia del arzobispo, Francisco Pérez. Pidió por la paz y animó a los fieles a confiar en Dios. Acudió a una anécdota de un profesor de Medicina que preguntó a sus alumnos por el nombre de la encargada de la limpieza de la facultad. “A los años, un joven acabó siendo un buen médico. No olvidó la pregunta. Adquirió conocimientos científicos y de humanismo”.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora