Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Concurso María Moliner

Polémica en Tudela tras no poder optar la biblioteca a un concurso

Profesionales de la biblioteca afirman que el alcalde “solo” tenía que firmar y enviar el proyecto, y no lo hizo

Varias personas pasean ante la fachada de la biblioteca de Tudela, situada en la calle Herrerías
Varias personas pasean ante la fachada de la biblioteca de Tudela, situada en la calle HerreríasBlanca Aldanondo
  • DN
Actualizado el 03/08/2021 a las 22:06
La Biblioteca Pública de Tudela se ha quedado sin poder presentarse este año al concurso nacional María Moliner, que otorga premios de 2.000 euros y otros extraordinarios de 10.000 para la compra de libros. Y la polémica está servida ante los motivos por los que no ha podido optar a este certamen ya que profesionales de la citada biblioteca esgrimen que el alcalde de la ciudad, Alejandro Toquero, “solo” tenía que haber firmado y enviado en plazo el proyecto que le enviaron, y no lo hizo, a lo que este responde que cuando se le envió la documentación “el plazo pasaba en 24 horas y yo no estaba en el Ayuntamiento al día siguiente”. Por su parte, los grupos de la oposición en el consistorio critican, en el caso de I-E, el “autoritarismo y manipulación de los hechos” de Toquero; y por parte del PSN se le pide que “reconozca su error al impedir a la biblioteca que se inscriba en el concurso”.
LA BIBLIOTECA... Y EL ALCALDE
Desde la biblioteca explicaron ayer que entre marzo y junio programaron unas actividades culturales con el fin de “atraer a la gente” tras el parón de la pandemia, y que contaron con la participación de casi 700 personas. Añadieron que los profesionales de la biblioteca decidieron presentar este proyecto al concurso de animación a la lectura María Moliner. “Las bibliotecas desarrollan el proyecto, hacen las actividades, y luego, el único requisito es que vaya firmado por el alcalde, y este año concretamente que se envíe por vía telemática”, afirmaron las mismas fuentes.
Añadieron que presentaron el proyecto el 7 de julio y que el plazo vencía el 8 de julio a las 14 horas. “Entre las 10 y las 11 de la mañana del día 7 estuvimos con conversaciones telefónicas con el Ayuntamiento, y dijeron que lo mandáramos. Luego recibimos una llamada haciéndonos unas preguntas sobre quién había diseñado esas actividades y dado el visto bueno, a lo que respondimos que esa no es tarea del municipio sino de los profesionales de la biblioteca. Entonces, ya directamente habló con nosotros el alcalde diciendo que no le habíamos dado tiempo, que no habíamos contado con él para hacer las actividades y que, además, había algunas que le chirriaban, pero quedó ahí”, comentaron. Como el día 9 de julio no tenían noticias de que se hubiera firmado el proyecto, llamaron al concurso y les respondieron que no habían recibido nada, por lo que enviaron dos correos a alcaldía pidiendo que necesitaban el proyecto firmado y una copia del envío, sin obtener respuesta. “El día 12 intentamos contactar por teléfono y nos dicen que cuando sepan algo nos llamarán. Ya había acabado el plazo, y hasta hoy -por ayer- seguimos sin saber nada”, comentaron desde la biblioteca, donde trabajan tres bibliotecarios, al tiempo que añadieron que realizaron un informe de lo ocurrido que remitieron a sus jefes en Pamplona. Respecto a las actividades que Toquero dijo que le chirriaban, desde la biblioteca indicaron que no las concretó, pero que dedujeron que una era la presentación del último libro del escritor Carlos Aurensanz, ya que no les dejaron una sala para hacerla en la Casa del Almirante y se tuvo que realizar en la biblioteca, y un recital de poesía erótica “en el que dedujimos que una de las poetas que participó tampoco debe ser de su agrado”.
Por su parte, Alejandro Toquero, a través de su cuenta de Facebook, quiso dejar claro ayer su “absoluto respeto por el trabajo del personal de bibliotecas”. Añadió que no puede dejar que este tema siga adelante “para que partidos contrarios a Navarra Suma y algunos medios continúen con la salvaje campaña que se libra contra mi persona sin ningún escrúpulo, utilizando cualquier tema, a veces incluso aunque conlleve alarma o acusaciones personales”. Señaló que como alcalde se informa de todo lo que firma y que a todas las propuestas les dedica todo su tiempo, y que este caso “no fue una excepción”. “La documentación se me pasó con menos de un día de antelación. Al día siguiente yo no estaba en el Ayuntamiento”, dijo. “Para agilizar el trámite me puse en contacto telefónico y, efectivamente, comenté en tono coloquial que había temas que me chirriaban. No me escondo, como jamás escondería que estoy en contra de un proyecto. No es mi estilo no ir de cara. Toquero empieza a ser rentable para algunos, pero no voy a comulgar con ruedas de molino. Asumo y asumiré mis decisiones, pero jamás lo que se inventen para atacarme”, señaló.
CRÍTICAS DE LA OPOSICIÓN
Para el grupo municipal de I-E, con este tema Toquero y NA+ “demuestran de nuevo su incompetencia para consensuar y su nula capacidad para gobernar para todos, además de la gravedad que supone censurar actividades artísticas según las filias y fobias personales del alcalde”.
Por parte del PSN, su portavoz en el consistorio Ángel Sanz aseguró que Toquero “miente en sus justificaciones porque el 8 de julio, último día de la convocatoria, se unió a la concentración de las 12 horas en el Ayuntamiento en repulsa por el asesinato de una vecina de Murchante”.
Javier Remírez, vicepresidente del Gobierno foral, durante su visita de ayer a Tudela abogó por tener “cierta prudencia y respeto institucional” con este tema, al tiempo que mostró la posición del Gobierno foral de “poner en valor el trabajo que se realiza por parte de las bibliotecas y sus profesionales”.
volver arriba

Activar Notificaciones