Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Las 'no fiestas' de Tudela

Tudela, con moderación y responsabilidad

Las aglomeraciones más importantes tuvieron lugar a última hora de la tarde en la parte vieja

Una cuadrilla de chicas alzó sus pañuelos hacia la Casa del Reloj de Tudela cuando dieron las 12 horas.
Una cuadrilla de chicas alzó sus pañuelos hacia la Casa del Reloj de Tudela cuando dieron las 12 horas.Blanca Aldanondo
Publicado el 25/07/2021 a las 06:00
En cualquier otra situación, el cohete de ayer de las Fiestas de Santa Ana de Tudela hubiera sido uno de los más multitudinarios de los últimos años. El hecho de coincidir en sábado, y disfrutando de un día espléndido en lo meteorológico, la capital ribera hubiera sido un hervidero de vecinos y visitantes. Y la plaza de los Fueros, a las 12 horas, hubiera concentrado a alrededor de 8.000 personas para contemplar el estallido del chupinazo.
Pero este sábado, por segundo año consecutivo, la pandemia de coronavirus desfiguró radicalmente esta esperada estampa y obligó a aplazar, de nuevo, los planes de las fiestas patronales de la ciudad.
Al igual que ocurrió en el ‘no cohete’ de 2020, la plaza de los Fueros fue el primer punto de interés de la jornada. Como en la edición pasada, el Ayuntamiento volvió a limitar el aforo del recinto a 800 personas y estableció controles en sus accesos con agentes de Policía Municipal, Foral y Nacional. Guardia Civil se encargó del control de los polígonos industriales y de las zonas más alejadas del casco urbano.
Conforme se acercaron las 12 del mediodía, a la plaza acudieron algunas cuadrillas de jóvenes ataviados con las vestimentas tradicionales de fiestas. Su presencia no pasó de ser testimonial, y casi quedó diluida entre los vecinos y visitantes que, en esos momentos, se encontraban en las terrazas o en los porches de la plaza.
LA EMOCIÓN DEL ALCALDE
Las campanadas de las 12 horas marcaron el mágico momento entre los silbidos de unos y los aplausos de otros. Algunos de los integrantes de las cuadrillas de jóvenes que acudieron al lugar cumplieron el ritual alzando sus pañuelos hacia la Casa del Reloj, como si esperaran el estallido de un chupinazo que no llegó.
Los que sí explotaron fueron otros cohetes ‘furtivos’ por distintos puntos de la ciudad. Tampoco faltaron los vivas a Santa Ana, Tudela y Navarra, coreados por algunos de los presentes.
Entre ellos se encontraba el alcalde de Tudela, Alejandro Toquero, quien, visiblemente emocionado, indicó sentirse “muy triste, porque es el segundo año que vivimos esta situación, y es injusto”. “Pero sobre todo estoy orgulloso porque, una vez más, Tudela ha demostrado ser responsable”, indicó el primer edil.
“Ver la plaza así un 24 de julio me parte el alma, pero la salud es lo primero. Tudela es una ‘cuadrilla’ de 40.000 personas y, si uno no está para fiestas, tampoco lo estamos el resto”, afirmó Toquero.
AGLOMERACIONES EN HERRERÍAS
Ni en los almuerzos previos al ‘no cohete’ ni durante las horas posteriores a él se produjeron incidencias de mayor relevancia, aunque sí se registraron algunas aglomeraciones a última hora de la tarde en varias calles de la parte vieja, principalmente en las de Herrerías y Bóveda.
Efectivos policiales controlaron esta zona para evitar mayores incidencias teniendo en cuenta que, a partir de la 1 de la madrugada, daba inicio el toque de queda que se prolongó hasta las 6 de la mañana.
volver arriba

Activar Notificaciones