Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Buñuel

El párroco de Buñuel José Antonio Campos se despidió... montado en sidecar

Este fin de semana fue el último de José Antonio Campos como párroco de Buñuel, y la localidad ribera no quiso perder la oportunidad de ofrecerle un adiós a la altura de todo el cariño que ha repartido entre los vecinos a lo largo de estos cinco años

Foto de los vecinos que salieron a despedir a José Antonio Campos el sábado por la noche, mientras recorría el pueblo en sidecar.
Decenas de vecinos salieron a despedir a José Antonio Campos el sábado por la noche, mientras recorría el pueblo en sidecar.
Eduardo Urgel
Actualizada 24/09/2020 a las 06:00

Calar en todo un pueblo es complicado. Hay que lidiar con pequeños, jóvenes y mayores, y eso no es tarea fácil. No todo el mundo sabe hacerlo. No obstante, para el párroco de Buñuel José Antonio Campos ha sido como coser y cantar. En los cinco años que ha estado al frente de la parroquia de la localidad, ha conseguido ganarse el cariño y aprecio de todos y cada uno de los vecinos del municipio ribero, con o sin connotaciones religiosas, y eso siempre es de agradecer. Por eso, antes de que pusiera rumbo a Getafe para continuar con su vida religiosa como fraile en esta localidad madrileña, el pueblo entero quiso despedirlo con una gran ovación que hizo saltar sus lágrimas.

Y es que lo que menos se imaginaba el sacerdote era que a la salida de la misa del sábado iba a tener a cientos de vecinos en la calle Mayor para despedirle. De hecho, los presentes le hicieron montarse en un sidecar con el que recorrió toda la carretera de lado a lado al ritmo de aplausos y más aplausos. “Es difícil que me sorprendan, pero sí que lo han hecho”, reconocía después Campos. Sin ir más lejos, no se esperaba ni este adiós propio de una película de Hollywood, ni el vídeo de agradecimiento que le grabaron los colectivos y asociaciones de la localidad y en el que participaron unas 200 personas.

Pero no solo fue eso. En su última misa, que se celebró el domingo, también le cantaron jotas y la Banda de Música le honró con unas piezas en la puerta de la iglesia. Buñuel quiso que se marchara de la localidad con la misma sonrisa con la que ha recibido a todo el mundo y, como no, con un grato recuerdo de estos cinco años.

“CONTENTO Y SATISFECHO”

Ya en Getafe, Campos aseguró que de Buñuel se ha llevado “una maleta llena de cariño”. “Me voy contento y satisfecho. Si hay que valorar del 1 al 10, un 10”, afirmó, al tiempo que expuso que “la gente cercana a la Iglesia está muy dispuesta para lo que haga falta”. “Aunque la actividad sacerdotal en este tiempo es mínima, he estado entretenido y a gusto”, continuó diciendo. Pero la verdad es que desde que cogió las riendas ir a misa era más divertido. Y así se lo han hecho saber los vecinos cada domingo y en el citado vídeo de despedida.

Y no es para menos, al final, se había convertido en un buñuelero más. Se apuntaba a las Javieradas con el grupo de peregrinos, se preocupaba por todos, ayudaba en lo que hiciera falta… y todo ello sin descuidar su actividad como cura en el Hospital. Se ha ido dejando el listón muy alto, pero si algo tiene claro Buñuel es que esto no ha sido una despedida, sino un ¡hasta pronto!

Un párroco que se ‘mojó’ por Buñuel e hizo de paje de SSMM los Reyes Magos

 

 

 

La humildad que le caracteriza a José Antonio Campos le hace pensar que su disposición para todo era algo normal. Pero lo cierto es que con su ilusión y ganas por hacer cosas ha promovido una mayor cohesión social. Solo hay que ver el grupo de campamentos que creó para hacer viajes de convivencia.

Y lo más importante es que no era cuestión de edad. Todo el mundo tenía cabida. Hacía excursiones con los niños de la catequesis, con los jóvenes que iban a recibir la Confirmación y con todo aquel que quería apuntarse, y eso es algo que siempre quedará para el recuerdo. De hecho, ya los hay que están pensando en continuar con estos viajes, siendo el primer destino Getafe, donde reside ahora.

Además, Buñuel tampoco va a olvidar que ha colaborado en cumplir los deseos de todos los pequeños, asistiendo a Sus Majestades los Reyes Magos como Paje Real. La verdad es que Campos se ha mojado con la localidad.

Y lo ha hecho en todos los sentidos. Para ayudar a la Asociación ProCabalgata, llegó incluso a tirarse al vaso grande de la piscina municipal para realizar un sorteo. Por eso, no es de extrañar que varios niños y niñas se hayan despedido diciéndole lo siguiente: “Al cura más molón, lo queremos un montón”.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE