Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Medio Ambiente

Casi 1.500 m2 de nuevos adoquines para purificar el aire en Estella

El pavimento que se extiende en el Ensanche tiene un tratamiento para hacerlo descontaminante y autolimpiable

El suelo con adoquines hexagonales y  los bancos-jardineras con la estrella de la ciudad en una imagen de la calle San Andrés
El suelo con adoquines hexagonales y los bancos-jardineras con la estrella de la ciudad en una imagen de la calle San AndrésMontxo A.G
Actualizado el 17/07/2021 a las 19:48
En Madrid y otras grandes capitales, las soluciones a la polución se buscan también a ras del suelo. Con nuevos pavimentos tratados para purificar el aire e intentar combatir los efectos de la contaminación a la vez que se logra en ellos una superficie autolimpiable, libre de las partículas de suciedad que la degradan con el paso del tiempo. Aunque queda lejos de la dimensión que el problema alcanza en ciudades de ese tamaño, Estella ha incorporado un sistema similar a los adoquines que acaban estos días de instalarse en la obra de peatonalización del Ensanche. Un diseño hexagonal que se extiende sobre casi 1.500 m2 de superficie en el nuevo espacio peatonal por el que ya se pasea. Un recorrido prácticamente terminado a falta del tramo final que empalma por el paseo de la Inmaculada las calles San Andrés y Baja Navarra.
La adjudicataria, la empresa Construcciones Luis Fernández de Larraga, termina esta semana la colocación manual de las piezas hexagonales adquiridas a la empresa Adybor de Alfaro y elegidas para un suelo que se asienta sobre gravilla. Un “puzzle” de bloques independientes cada una de ellos tratados en origen para reducir los efectos de los combustibles fósiles liberados a la atmósfera procedentes de los vehículos y de las calefacciones de los edificios que se alzan en la zona.
Pedro Iriberri, de la empresa de ingeniería Contec que redactó el proyecto y asume ahora la dirección de obra, explica que el adoquinado elegido responde a un tipo de “pavimento fotocatalítico” diseñado para reducir los daños causados por esos componentes volátiles. Con el dióxido de titanio como catalizador, su superficie -añade- se activa mediante la luz del sol, de forma que se descomponen los óxidos de nitrógeno del aire y la materia orgánica depositada. Después, la lluvia hará que desaparezcan del suelo para redondear un proceso que -subraya- purifica el aire de forma natural.
UN PRECEDENTE EN ESTELLA
Cuando cambia el firme de una calle, más si es tan céntrica como la que ahora se transforma en Estella, el material, que sea o no resbaladizo e incluso el color se llevan el protagonismo. Reparar en una reacción fotoquímica que neutraliza los componentes tóxicos del aire resulta ajeno aunque, aún de una manera muy puntual, hay un precedente en Estella incorporado al pavimento en torno al nuevo espacio residencial del solar de la antigua Renolit.
No supone -indica la dirección de obra- un coste mucho mayor, pero sí lo son sus beneficios para el medio ambiente y para mantenerlo limpio con el paso del tiempo. Falta por colocar los últimos metros de unos adoquines que miden en cada uno de sus lados hexagonales 11,5 centímetros. Lo está ya el nuevo sistema de rejilla que resulta invisible a primera vista pero se mostró efectivo durante las tormentas de la semana pasada y queda por terminar los jardineras que sirven también de bancos de hormigón diseñadas por la Oficina Técnica municipal con la estrella de la ciudad como motivo decorativo.
En los agujeros abiertos en el suelo del acceso a la calle Baja Navarra, se anclarán en los próximos días los pivotes hidráulicos y bolardos manuales que mantendrán cerrado el paso de los vehículos. Policía Municipal se encargará de manejarlos dando paso unas horas al día únicamente para carga y descarga y necesidades vecinales.

¿Cómo funciona?

  • Contaminación en el aire y suciedad en el suelo. Las partículas contaminantes que los combustibles fósiles procedentes de los vehículos y de las calefacciones liberan a la atmósfera se quedan en el aire y, como en el resto de superficies de la ciudad, acaban afectando también al pavimento. Un factor más en la suciedad que se acumula sobre el suelo con el paso del tiempo.
  • El efecto de la luz solar. El sol activa la superficie de los adoquines previamente tratada y testada, de forma que “se descomponen los óxidos de nitrógeno del aire y la materia orgánica” que había ido depositando su película de suciedad sobre el pavimento recién colocado. Esa reacción está en la base del proceso que se da después, con el agua de lluvia.
  • Y el de lluvia. Según la misma explicación, cuando la lluvia hace acto de presencia esa materia orgánica y los óxidos de nitrógeno del aire previamente degradados por el efecto de la luz solar en los adoquines tratados, desaparecen de su superficie de una manera natural. Se consigue así purificar el aire y, al mismo tiempo, que el pavimento quede limpio sin la capa contaminante depositada.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones