Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Estella / Lizarra

El día en el que el tiempo no importó para ver en Estella a los Reyes Magos

Peñaguda hizo posible en Estella dos horas de cabalgata en la que los Reyes Magos cumplieron con los sueños infantiles

Melchor posa su mano sobre la cabeza de una de las niñas que bailaron en la entrada de los Reyes Magos en la plaza de los Fueros de Estella.
Melchor posa su mano sobre la cabeza de una de las niñas que bailaron en la entrada de los Reyes Magos en la plaza de los Fueros de Estella.
La cabalgata de los Reyes Magos de Estella 2018 39 Fotos
La cabalgata de los Reyes Magos de Estella 2018
Peñaguda hizo posible en Estella dos horas de cabalgata en la que los Reyes Magos cumplieron con los sueños infantiles
Montxo A.G.
Actualizada 05/01/2018 a las 23:10

Al filo de las nueve, dos horas después de iniciar su recorrido, la cabalgata de los Reyes Magos de Estella llegó a su destino, el Ayuntamiento, donde Melchor, Gaspar y Baltasar se despidieron de los niños con una larga noche todavía por delante. En esa tarde de sueños y magia en la que el tiempo -pasado por agua en algunos momentos pero con una lluvia ligera que respetó en su totalidad el recorrido real- la sociedad Peñaguda cumplió de nuevo, como ocurre desde hace 59 años, con su papel respaldada por numerosos colectivos de la ciudad.

Fueron más de medio millar las personas que participaron en el cortejo diseñado para escoltar a Sus Majestades, que avanzaron a caballo, en su encuentro con los niños de Estella. Su paseo real fue ayer de menos a más. Llovía poco antes de las siete y por la travesía -de la plaza de la Coronación a la calle San Francisco Javier y ya en el puente de la Vía- se veía a gente avanzar en sentido contrario al previsto para el paso del cortejo. Bajo los paraguas, surgían las dudas de si saldría con el tiempo así. Dudas que -contaba poco después Blas Núñez, de Peñaguda- no tuvo en esos momentos la organización, segura de que habría cabalgata. “Llevábamos, por si hacían falta, unos paraguas grandes para proteger a los Reyes, pero en ningún momento hemos dudado”, explicaba.

El tren de los comerciantes, con los pequeños de la escuela infantil Arieta distribuidos en sus dos vagones, avanzó en primer lugar en una comitiva que alcanzaba a las 7 y 23 minutos San Andrés. Muy nutridas, las carrozas de los colegios Remontival, Santa Ana y Mater Dei -romanos, egipcios y griegos, como temas respectivos- lograron movilizar a unos 300 alumnos y padres en la cabalgata.

LOS DESEOS DEL REY GASPAR

Volcados también en ese acompañamiento real marcado por la lluvia de caramelos y seguido por miles de personas entre aclamaciones infantiles, avanzaron la banda de música con su nuevo director Isaac Irimia, parejas txikis de los tres grupos de danzas locales -Larraiza, Ibai Ega y el que lleva el nombre de la Virgen del Puy y San Andrés- además de txistularis, gaiteros, la charanga Alkaburua, grupos de niños con antorchas y los bomberos junto a la ambulancia de Cruz Roja como broche.

Eran las ocho menos cuarto cuando el rey Gaspar se dirigía desde el quiosco al público que llenaba la plaza de los Fueros. Los tres Magos de Oriente se habían concentrado allí en el momento central de la cabalgata para adorar al Niño y Gaspar recordaba a todos los presentes que habían recibido a tiempo sus cartas. Les pedía a los niños, eso sí, que se acordaran de los que no habían podido hacerlo y de quienes se encontraban enfermos. Tuvo este portavoz real deseos para todos. Para el Ayuntamiento -con el alcalde, Koldo Leoz y concejales de los distintos grupos presentes- “ilusión, paz y concordia”. Para los padres, “un saco de paciencia” y felicidad y esperanza” para todos. La plaza marcó el ecuador. Quedaba todavía por delante una hora de avance hasta alcanzar el paseo de la Inmaculada.

CLAVES

1 Las anécdotas de la tarde. Cuando Peñaguda preparaba el aperitivo con el que obsequia a la Corporación una vez se ha salido de la plaza de los Fueros, la chistorra ardió en el horno e hizo a los socios presentes recurrir a los extintores. La otra pequeña incidencia se produjo al alcanzar el paseo de la Inmaculada, cuando la carroza de Remontival se averió y no pudo culminar el recorrido. Sí lo hizo el original barco de romanos con el que este colegio completó su presencia.

2 Larga cola para los balones. Había ya gente desde mucho antes, pero a las nueve de la noche la cola junto al colegio de Santa Ana para recibir los balones daba la vuelta a la calle Carlos II el Malo hasta García el Restaurador.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Más información
volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE