Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Centro social

Una familia responde a la llamada contra la despoblación de Azuelo

Abuela, hija y nieta residen desde hace quince días en la vivienda que el ayuntamiento puso a su disposición por empezar a gestionar el centro social

Ampliar Tras la barra, desde la izda., Claudia Penagos Benítez, Nina Moraes Penagos y Luz Estela Benítez Castro. Delante el alcalde, Roberto Crespo
Tras la barra, desde la izda., Claudia Penagos Benítez, Nina Moraes Penagos y Luz Estela Benítez Castro. Delante el alcalde, Roberto CrespoS.M.
Publicado el 10/07/2022 a las 06:00
Nina Moraes Penagos tiene 2 años y corretea por la plaza del Ayuntamiento de Azuelo montada en un coche del que suenan un sinfín de melodías infantiles. A su lado, Roberto Crespo, alcalde de la localidad observa a la niña sin poder borrar la sonrisa de su cara por ver una nueva familia en el municipio. Nina lleva apenas dos semanas en Azuelo, municipio al cual llegó con su abuela Luz Estela Benítez Castro y su madre Claudia Penagos Benítez. Ésta última es la encargada de gestionar desde su llegada el centro social del municipio, un lugar que funciona como punto de encuentro de los vecinos y vecinas y también de quienes recalan en Azuelo tras visitar su monasterio o pasear por la zona.
Esta familia, originaria de Colombia, ha recalado en Azuelo procedente de Sunbilla. Cuenta Claudia Penagos que conocieron el pueblo y la oferta para gestionar el centro social a través de la plataforma Holapueblo. “Nos queríamos quedar en Navarra, no nos apetecía movernos de provincia, decidimos dar el paso y aquí estamos”, indicaba. Desde su llegada se alojan en la vivienda que ofrecía el ayuntamiento, de manera gratuita, para la persona o personas que se hicieran cargo de la gestión del centro social. Una vivienda que varias vecinas del pueblo se encargaron de preparar y decorar, con mimo, pensando en futuros vecinos.
“La verdad es que la casa es maravillosa, está todo a estrenar, estamos muy pero que muy contentas”, decía la abuela de la familia. Tanto ella como su hija no tienen más que palabras de agradecimiento a la bienvenida y acogida que les han brindado a las tres los vecinos y vecinas de Azuelo. “La gente es maravillosa y el cambio ha sido muy agradable. Estamos realmente contentas. Al ser un pueblo pequeño se aprecia más el sentimiento de comunidad y nosotras lo hemos sentido en el recibimiento que nos han dado”, coincidían madre e hija.
Relata Claudia Penagos que hasta que llegó a Azuelo nunca había oído hablar de este pequeño pueblo ni tampoco conocía el entorno. Sí que situaba, más o menos, Estella pero asegura que el cambio a un pueblo cuyo censo alcanza ahora los treinta habitantes, tras su llegada, no les supone un mayor problema. Cuando comience el próximo curso tiene intención de llevar a la pequeña Nina a la guardería a Viana. “Queremos que siga con el euskera que estaba aprendiendo en Isaba. Y no muy lejos tenemos pueblos y localidades que nos ofrecen los servicios que no pueda tener Azuelo. Pero realmente aquí tenemos todo lo que necesitamos”, refería.
Ella se encarga de la gestión del centro social que ahora en verano abrirá prácticamente todos los días ofreciendo también servicio de comidas y cenas con una carta que tiene pizzas, fajitas o pinchos variados y que en un futuro contempla ampliar con algún producto típico colombiano y nuevos platos en función de la demanda que pueda ir habiendo una vez comience a funcionar de manera más o menos continuada. De cara al invierno, la idea es que el centro social continúe abierto durante los fines de semana.
Así lo asegura el alcalde, quien respira algo más tranquilo ya que ve en la llegada de las nuevas vecinas un pequeño respiro en la lucha contra la despoblación en la que Azuelo lleva varios años inmerso. Ha reiterado en más de una ocasión Roberto Crespo la necesidad de poner en marcha acciones que atraigan nueva población y por eso el ayuntamiento está poniendo todos los recursos que tiene a su alcance. El último fue la adhesión el mes pasado a la plataforma Holapueblo que ha sido la que, precisamente, ha servido de vehículo para atraer a estas nuevas vecinas.
“Con la llegada de esta familia vemos que, de alguna forma, arrancamos un poco. Nosotros estamos felices de tenerlas en nuestro pueblo y además van a gestionar un servicio, como es el centro social, muy importante para la vida de los propios vecinos y que nos puede ayudar a atraer a visitantes y turistas ofreciéndoles un lugar donde tomar algo”, concluyó.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE