Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Suceso

Antonio y su noche al raso bajo un zarzal

La pista de este vecino de Abárzuza, hallado ileso tras 20 horas desaparecido, se perdía camino de Eraúl. Se había caído en unas zarzas, que lo tapaban por completo

Rescate de Antonio San Martín, vecino de Abárzuza de 86 años, del zarzal donde se cayó el pasado 25 de septiembre. Fue hallado al día siguiente
Rescate de Antonio San Martín, vecino de Abárzuza de 86 años, del zarzal donde se cayó el pasado 25 de septiembre. Fue hallado al día siguiente DN
  • C.R.
Publicado el 11/10/2021 a las 06:00
"¡¡¡Está aquí!!! ¡¡Se oyen voces!”. Una cuadrilla de chicas escuchó la llamada de auxilio. Desde el fondo de unas zarzas, Antonio San Martín, vecino de Abárzuza de 86 años, pedía socorro. Totalmente oculto por la vegetación, llevaba allí desde la tarde anterior, cuando emprendió ruta por esa senda camino a un funeral en Erául. La desaparición tuvo lugar el último fin de semana de septiembre, concretamente el sábado, y el hallazgo se produjo a primera hora de la tarde del domingo, cuando unas jóvenes oyeron la voz de Antonio. Consciente, pudo avisar de dónde se encontraba.
Marcos Oñate Rosillo, guardia civil de 38 años, destinado en el cuartel de Andosilla, fue uno de los integrantes del equipo de búsqueda. “Yo no sé si el hombre se había dado un resbalón o qué, para acabar allí, pero la planta le había tapado entero”. Una vez localizado por las chicas, este guardia fue uno de los primeros en llegar hasta el lugar donde se encontraba el hombre. Equipado con unos guantes anticortes, comenzó a arrancar las zarzas para permitirle salir. En pocos minutos se le sumaron los bomberos con un cuchillo. “Menos mal que pudo hablarnos. Si no, era un lugar de nula visibilidad y muy difícil acceso. Era muy complicado imaginar que estuviera allí”, admitió. Durante el rescate, les animaba el hecho de que el hombre no paraba de repetir que se encontraba bien. “La verdad es que parecía un poco desorientado, pero bien por lo demás”. El agente, que terminó con arañazos en los brazos, relató el alivio de familiares y conocidos del hombre, volcados todos en el dispositivo de búsqueda.
"SE HA UNIDO TODO EL PUEBLO"
Alberto Pagola, alcalde de Abárzuza, hablaba con orgullo de la implicación de sus vecinos. Según sus cálculos, en el llamamiento para una batida popular de búsqueda realizado el domingo, “150 personas se echaron a la calle”. La cita era a las 15.30 horas en el frontón. Se repasaron zonas por las que ya había pasado gente, como en la que estaba el hombre, y al final el esfuerzo dio su fruto, con final feliz. “La hija dio el aviso el sábado por la tarde-noche. Era muy extraño que hubiera desaparecido”.
Reconstruyendo su periplo hasta el funeral (nadie lo había visto allá), se valoró la posibilidad de que hubiera optado por otra ruta para llegar hasta esta localidad. “En el whatsapp del pueblo, una persona dijo que lo había visto a las 17.15 h, y la ubicación apuntaba a que podía haberse ido paseando por el camino viejo de Eraúl, una senda con muchísima maleza. Había que volver a mirar por ahí”.
Aunque lo llamaban al móvil, no cogía. Tras una noche al raso, en las mentes calaba el desánimo. “Con esa edad, nos temíamos lo peor”. Finalmente, las voces de la batida obtuvieron respuesta. Antonio pudo salir de entre las zarzas y volver a casa.
volver arriba

Activar Notificaciones