Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Ornitología

Un vecino de Oteiza, campeón de España de ornitología

Raúl Santamaria Aramendia, vecino de Oteiza, se alzó con el primer puesto del Campeonato Nacional de Ornitología en la categoría de gamas celebrado en Talavera de la Reina

Desde la izquierda, Jaime, Noah, Unax y Raúl Santamaría posan con los premios conseguidos.
Desde la izquierda, Jaime, Noah, Unax y Raúl Santamaría posan con los premios conseguidos.
  • Lucas Domaica
Actualizada 23/08/2020 a las 06:00

Por lo general, las personas que tienen canarios en sus casas tienen pocos. Uno, dos. No 150 crías como Raúl Santamaría Aramendia. Tampoco tienen el árbol genealógico de cada una de ellas. Pero claro, no son campeones de España de ornitología en la categoría de color. Y él, sí. Todo esto puede sonar muy raro. De hecho, hasta él se sorprende con la llamada para el reportaje.

La canaricultura es una práctica poco conocida. En el sur de España es donde más arraigada está. Sin embargo, Santamaría, vecino de Oteiza, es uno de los mejores criadores del país. “Mi madre dice que desde pequeño soy aficionado a los pájaros”, comenta Raúl. A sus 44 años, este gusto continua presente. En un principio, la cría de canarios no la realizaba con el objetivo de competir, pero con el paso del tiempo se animó.

“Un día se acercaron dos amigos míos de CORNIP -asociación de canaricultura a la que pertenece- a mi casa de Oteiza y me dijeron que tenía instalaciones suficientes para criar canarios de competición”, indica. A partir de ese momento un palmarés envidiado por muchos. Su último logro en el campeonato de España es el que más luce. Y no solo por ser el primer premio. También lo hace por ser en la categoría de color.

Santamaría ganó con un canario de una gama muy peculiar: ágata topacio rojo mosáico. Su gama estrella. Un pájaro que requiere mucho tiempo, trabajo y atención. Muestra de ello es la elaboración de un árbol genealógico de cada ejemplar. Todo ello para que a la hora de cruzar dos aves la cría tenga los rasgos necesarios para ser la más espectacular del torneo. “Realizo un árbol genealógico para conocer la genética de cada cría, tengo a sus padres, abuelos, bisabuelos...”, comenta riéndose Raúl. “Tengo que tener en cuenta además de la consanguinidad si los pájaros son recesivos, dominantes, portadores de una mutación...”, completa.

Pero Santamaría no está solo en esta tarea. Su padre Jaime también tiene mucho que ver. “Él me echa una mano con el mantenimiento de los pájaros. Necesitan mucha limpieza y una buena alimentación”, indica. Una dieta equilibrada de fruta, verdura y alpiste alimenta cada día a los casi 300 canarios. “Los canarios son muy trabajadores y gastan mucho”. Esta parte es una de las claves del éxito, pero aún queda otra por conocer. Las condiciones en las que habitan las aves.

Raúl realiza la cría de las aves entre los meses de marzo y junio. Suele sacar unos 150 pollos. En los primeros días se encuentran en sus nidos dentro de unas jaulas de 50 centímetros de alto por 40 de profundidad. Una vez transcurridos 25 días, los pájaros ya con pluma son trasladados a unas jaulas de un metro de altura y de profundidad. Tres meses después pasan al voladero grande de dos por dos metros. “La clave es que están al aire libre y se desarrollan correctamente. Es lo más parecido a la naturaleza”, dice Raúl. De esta manera se consigue a la especie ganadora. Buena alimentación y buenas condiciones de vida.

En la historia de Raúl los éxitos no son sinónimo de beneficio, los éxitos hacen referencia a su gran afición. “Hay gente que se dedica plenamente a la canaricultura, en mi caso no es rentable”, añade. Quizá por este motivo, la actividad que más ilusión le hace es cuando llega la visita de los alumnos del Colegio Público San Salvador. “Una vez incluso me hicieron un diploma que me emociono más que todos los conseguidos en los campeonatos”, concluye. Una visita que le permite retroceder 30 años y volver a sus inicios en el mundo de la canaricutura.

LA COMPETICIÓN

Una vez completado el proceso de criación, Raúl elige a los canarios que van a competir y los inscribe en el certamen. La plaza de cada ejemplar en la competición ronda entre los 4 y 5 euros. Además, el participante tiene que abonar dinero adicional que va destinado a la redacción de un libro que resume el campeonato. “Esa revista me sirve para conocer métodos de criación de otros competidores”.

El torneo de canaricultura se divide en tres disciplinas diferentes: canto, color y postura. En cada modalidad se compite de manera individual y por equipos. Actualmente Raúl es el campeón nacional en categoría individual y subcampeón por equipos con la gama Negro-Blanco. Según Santamaría, “los jueces valoran las gamas de colores, el diseño, la forma, los tonos de las patas y su colocación”.

Raúl ha competido en certámenes nacionales e internacionales y, en todos ellos, lo ha hecho con pájaros de un año, requisito obligatorio. En 2021, Valencia acogerá el campeonato del mundo, pero la competición tendrá que esperar para ver al campeón nacional en la modalidad de color. “Si se suma el coste de las inscripciones, el transporte de las jaulas de los canarios durante los días de competición y el alojamiento, sale muy caro competir”, concluye Santamaría.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE