Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Feminismo

El Pirineo que sueñan las mujeres

Mañana se alcanzan las 20 ediciones de los Encuentros de mujeres del Pirineo. Unas citas que han resultado claves para la movilización y el intercambio de experiencias. Vecinas de la zona repasan el camino realizado y fijan la vista en el horizonte.

OCTUBRE DE 2019. Foto de familia del que es el último Encuentro de Mujeres del Pirineo hasta la fecha, celebrado en la Casa del Valle de Aezkoa, en Aribe
OCTUBRE DE 2019. Foto de familia del que es el último Encuentro de Mujeres del Pirineo hasta la fecha, celebrado en la Casa del Valle de Aezkoa, en Aribe
Cedida
Actualizada 11/06/2021 a las 09:17

Desde la unidad, haciendo cada vez más visible su labor y apostando por defender su tierra desde el feminismo. Así han ido ganando voz, año tras año, las mujeres del Pirineo. Un colectivo históricamente acallado pero clave sin duda en la historia de este territorio. En 2001, de la mano de las asociaciones de mujeres de la zona, se instauraban unas jornadas anuales de encuentro que han resultado claves en cuanto a la movilización y al intercambio de experiencias. Precisamente mañana, en Burguete, se celebrará el XX Encuentro de mujeres del Pirineo. El lema de este año es ‘El Pirineo que soñamos las mujeres’ y, de cara a este evento y su efeméride, Diario de Navarra ha invitado a vecinas de distintos valles a reflexionar sobre el camino realizado y a dibujar un horizonte.


ASOCIACIONISMO ACTIVO
Gaztelu en Roncal (creada en 1998), Laurentxi en Erro (1999), Gure Aizpea en Aezkoa (2004) y Xaiki en Salazar (2011) son las asociaciones de mujeres de los cuatro grandes valles pirenaicos. Aglutinan a unas 280 socias y, desde 2019, se integran en la Red Pirimakume. Entidades volcadas en promover eventos culturales (teatros, películas, mesas redondas...), talleres y cursos (yoga, pilates, zumba, empoderamiento, autodefensa, envejecimiento activo, igualdad y corresponsabilidad...), y especialmente acciones para visibilizar el papel de la mujer en la sociedad y trabajar el enfoque de género. Además, inciden en fechas señaladas con acciones reivindicativas y de sensibilización (8-M, 25-N...). Entidades muy activas que la pandemia ha paralizado, pero no del todo.“Para mí, participar en Xaiki es una oportunidad de hacer activismo feminista en mi propio valle, poder conectar con otras mujeres que trabajan por un mundo más igualitario, crecer al lado de mujeres que me inspiran y tener espacios de reflexión propios”. Así lo asegura Itziar Semberoiz Garralda, de Esparza de Salazar, de 40 años y trabajadora autónoma.Desde Orondritz (Erro), Leire Remiro Esnoz, de 47 años y dietista-nutricionista autónoma, cree como socia de Laurentxi que “es una asociación muy importante en dinamización social, pues genera espacios de encuentro, pero también a nivel de sensibilización social y en materia de igualdad, y de reivindicación”.Por su parte, Arantza Arregi Anbustegi, roncalesa de 50 años, administrativa y socia de Gaztelu, defiende el asociacionismo como “fundamental para promover la participación activa de las mujeres”. “Cuando empezamos en el 98, la oportunidad de espacios de encuentro y formación para mujeres eran reducidas en un mundo rural masculinizado”, apunta.Y desde Aezkoa, Paloma Sarasola y Noelia Barber defienden que la asociación Gure Aizpea “es importante”. “A través de ella ayudamos a visibilizarnos como mujeres, a que se reconozca el trabajo que realizamos y a que se asuman positivamente las capacidades de las mujeres como pieza clave de la sociedad en igualdad de condiciones”, dicen.


20 AÑOS DE ENCUENTROS
La de este año, tras el obligado parón de 2020 por la pandemia, será la edición número 20 de los Encuentros de mujeres del Pirineo. ¿Qué se ha logrado con todo ese trabajo? “Ha posibilitado conocernos, crear sinergias, reforzarnos y avanzar juntas. Descubrir, aprender y disfrutar de temas bien diversos e interesantes”, apunta Silvia Calvo Petrox, de 47 años y educadora de Burgui. Este año, por ejemplo, se abordarán el ecofeminismo o la soberanía alimentaria.
“Los encuentros son un ejemplo de solidaridad donde las mujeres nos unimos y recorrimos un camino juntas para trabajar por los mismos objetivos”, defienden por su parte Paloma Sarasola y Noelia Barber. Trabajar en red “acerca a todas las mujeres del Pirineo”. Así lo cree Itziar Semberoiz. “Hasta ahora trabajábamos un poco ajenas las unas de las otras, y los encuentros han sido un punto común”, añade. “De hecho, permiten generar sinergias entre mujeres que físicamente estamos lejos, pero muy cercanas en cuando a vivencias, experiencias e inquietudes”, aporta Leire Remiro.

 

UNA RED PARA TODAS
En 2019, cuando se celebró en Aribe el hasta ahora último Encuentro de mujeres del Pirineo, también se formalizó Pirimakume, una Red de asociaciones y mujeres del Pirineo. Una apuesta por la unidad pirenaica como ya se está dando en fechas recientes en otros ámbitos como la Mesa del Pirineo (cargos electos de zona).“Nace para que podamos aunar esfuerzos y recursos aportando todo lo aprendido durante años. Y aporta un nombre de referencia que nos incluye a todas. Para mí aporta fuerza, ya que cuantas más somos, más fuertes nos hacemos”, afirma Itziar Semberoiz.“Esta red da mayor respaldo al trabajo de asociaciones y mujeres feministas y activas del Pirineo. Queremos aportar demandas y propuestas, con perspectiva de género, al gran trabajo que se está haciendo desde la Mesa del Pirineo buscando soluciones con una visión de zona y colectiva”, añade Silvia Calvo.“Pirimakume puede aportar la perspectiva feminista a nuestro Pirineo”, recalca Leire Remiro. “Amplificar las acciones e iniciativas de todas, contribuir al empoderamiento individual y colectivo, y desarrollar una agenda conjunta para avanzar hacia una sociedad más igualitaria”, dice. Asimismo, Paloma Sarasola y Noelia Barber creen que el trabajo en red “es una valiosa herramienta de trabajo para interactuar e involucrar” de cara a conseguir la igualdad real entre mujeres y hombres. “Permite lograr un mayor impacto social y alcanzar retos comunes”.

 

UN SUEÑO
Como se ha dicho, el lema del encuentro de este año es ‘El Pirineo que soñamos las mujeres’. ¿Qué retos se aventuran en el horizonte? “Esas son las respuestas que queremos debatir y consensuar. Analizar el presente, aprender de lo mejor del pasado, y dar pasos para construir el futuro que queremos y soñamos desde ya”, adelanta Silvia Calvo. “El reto es ser protagonistas en la construcción de un mundo más justo, más equitativo y sostenible”, indican Paloma Sarasola y Noelia Barber. “Yo sueño con un Pirineo en el que ninguna mujer sufra desigualdades solo por el hecho de ser mujer; sueño con que nuestras txikis crezcan con la libertad de poder elegir qué quieren ser sin imposiciones sociales; y quiero que vivamos sin miedo”, apunta Itziar Semberoiz.Y Leire Remiro, por su parte, cree que “el reto para poder llegar a donde queremos, a la igualdad de derechos y oportunidades entre mujeres y hombres, está en el día a día”. “Soñar lo que queremos nos da fuerza y firmeza en los pasos a dar aquí y ahora”, sentencia.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE