Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Sangüesa

El proyecto minero de Sangüesa exige impulsar viviendas y servicios

Prevé emplear a unas 800 personas y la mayoría llegará de fuera con sus familias

Asistentes en el salón de plenos del Ayuntamiento de Sangüesa durante la presentación del estudio.
Asistentes en el salón de plenos del Ayuntamiento de Sangüesa durante la presentación del estudio.
CEDIDA
Actualizada 05/03/2021 a las 07:43

Casi 10.000 habitantes tiene la comarca de Sangüesa y casi un millar de trabajadores prevé generar el proyecto ‘Mina Muga’. La gran mayoría llegará, junto con sus familias, desde otras procedencias para trabajar en esta actividad empresarial. Liderada por Geoalcali, dadas sus dimensiones supondrá un antes y un después en esta zona a niveles económico y social. Por ello, y “de cara a facilitar conocimiento sobre la capacidad de respuesta de la comarca ante el comienzo de la actividad”, el Gobierno foral ha presentado un informe que, a través de una serie de indicadores, permitirá “medir el impacto del proyecto” y atender con antelación “posibles nuevas necesidades”, principalmente en materia de vivienda o servicios.


El ‘Estudio de línea de base social del entorno Mina Muga’ se dio a conocer este jueves a los representantes de la zona y plantea una serie de “propuestas estratégicas” de cara a que el proyecto propicie “un impacto social adecuado”.


Entre otras, se incluyen diseñar un plan de formación para el empleo, reforzar el empleo femenino, analizar de forma sistemática las necesidades de servicios e infraestructuras públicas, o identificar posibles sectores de desarrollo potencial de empleo en el ámbito rural, como la rehabilitación de viviendas.


Pasar a la acción


Desde el Ayuntamiento de Sangüesa, que acogerá la planta minera, los tres grupos municipales coincidían este jueves en lo necesario de pasar a la acción, y en que muchas necesidades ya existen independientemente del proyecto minero.


“Este estudio debe ser un punto de partida. Ahora toca poner en marcha las acciones planteadas, con voluntad política de los diferentes departamentos del Gobierno, para hacerlas realidad”, indicó la alcaldesa de Sangüesa, Lucía Echegoyen (APS). Destacó como tema clave “la vivienda, que es la que fija población”, algo clave en una zona en descenso de habitantes, e incidió también en “impulsar el empleo femenino”.


Javier Solozábal, edil sangüesino de la AISS, refirió que “empieza a ser más que urgente concretar acciones en materia de vivienda, sanidad, educación, transporte...”. Apostó por “contar con partidas en los presupuestos del Gobierno y estudiar otras fórmulas de financiación como la reactivación de la Fundación Yesa o la Carta de Capitalidad para Sangüesa”. En su papel de presidente de la Mancomunidad de la Comarca de Sangüesa, reparó en que “el diagnóstico deja patente que hace falta que la legislación diferencie entre entorno urbano y rural”, y señaló que “la comarca reivindica, entre otras cosas, agilidad a la hora de implementar medidas concretas”.


Desde EH Bildu, su portavoz Rober Matxin recordó que realizar un estudio de estas características lo reclamó el consistorio hace años para definir “deficiencias y necesidades”. “Coincidimos en general con las que ha detectado, que ya existen a día de hoy en la zona aparte del proyecto minero. Ahora falta que se active un proceso de trabajo para iniciar acciones”.


El proyecto ‘Mina Muga’, que extraerá potasa, está a la espera de obtener el permiso de concesión minera. Ignacio Salazar, CEO de Geoalcali y Highfield Resources, valoró ayer “la profesionalidad del estudio y la proactividad del Ejecutivo en este ámbito”. “Agradecemos el reconocimiento del Gobierno de Navarra a las significativas contribuciones sociales y económicas de ‘Mina Muga’ para la comunidad. Junto con el Gobierno, las comunidades y todas las partes interesadas, confiamos hacer realidad el proyecto para el beneficio de todos”.

CONCLUSIONES DEL ESTUDIO DE IMPACTO SOCIAL EN TORNO AL PROYECTO ‘MINA MUGA’


POSIBLES EFECTOS A TENER EN CUENTA

1 Incremento notable de población, previsiblemente en edades reproductivas. Modificará la estructura demográfica de la zona y exigirá nuevos servicios.


2 Riesgo de segmentación ocupacional ante la falta de adecuación profesional de la población autóctona a las nuevas exigencias ocupacionales.


3 Agudización del proceso de masculinización dado el carácter fundamentalmente masculino del trabajo minero.


4 Riesgo de polarización poblacional con una centralización en la capital comarcal, Sangüesa.


5 Colapso de servicios por una demanda excesiva para los recursos existentes.


6 Colapso en la oferta de vivienda por una demanda alta y no planificada.


7 Rápido crecimiento poblacional y declive de interacciones sociales, motivado en parte por nuevos residentes con escasa implicación en la vida social de la comunidad (riesgo de creación de guetos residenciales).


8 Generación de un escenario ‘adictivo’ respecto al empleo en el marco de la mina frente a trabajos alternativos.

PROPUESTA DE ESTRATEGIAS PARA MEJORAR EL IMPACTO

1 Variaciones de población. Monitorizar los nuevos asentamientos. Conocer su tipología familiar y expectativas para aproximarse a las demandas y poder valorarlas (servicios).


2 Reasignación ocupacional. Analizar las competencias exigibles por la empresa y desarrollar en la zona un programa de formación específico.


3 Reequilibrio demográfico de la comarca. Frente a los actuales problemas de envejecimiento, abandono territorial o falta de reemplazo poblacional, apostar por revertirlo desde políticas de promoción laboral de la mujer: favorecer su inserción laboral, incorporar políticas de discriminación positiva por género, ahondar en la conciliación...


4 Diversificación y distribución poblacional. Ajustar y equilibrar la nueva población puede ser acotado a partir de una política de viviendas comarcal adecuada. También se requeriría reforzar el transporte intracomarcal, mantener las escuelas rurales como estrategia para fijar población, y reforzar los recursos formativos, de empleo, culturales y de ocio dirigidos a la población joven para evitar su marcha a zonas urbanas con mayor oferta.


5 Redefinir los servicios públicos. Realizar un seguimiento de incorporaciones de nuevos residentes para detectar posibles tensiones en los diferentes servicios. Aquí, al preverse la llegada de habitantes en edad activa, impactaría en mayor medida en especialidades médicas como pediatría, educación, y servicios de ocio y deporte. Realizar también proyecciones a futuro y apostar por el refuerzo de las escuelas rurales para atraer a familias con hijos a municipios pequeños.


6 Estrategia de viviendas. Desarrollar un plan de rehabilitación de los cascos antiguos, crear una bolsa de alquiler (muchos desplazados no querrán afianzarse en la zona) y valorar viviendas colaborativas (experiencias de ‘cohousing’ con personas mayores).


7 Salvaguardar las interacciones sociales. Evitar los riesgos de la masculinización rural generando empleo femenino; crear escenarios culturales y de ocio compartidos por habitantes actuales y nuevos; apostar por un reparto poblacional equilibrado.


8 Desarrollar políticas de empleo alternativas. Frente a la dependencia que puede provocar la mina, fortalecer proyectos de desarrollo endógenos generadores de empleo de calidad, apostar por la innovación social y el emprendimiento, preparar alternativas ante el futuro cierre de la mina, potenciar el aprovechamiento de los recursos locales por parte de la empresa...
 


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE