La Hemeroteca
Hoy puedes ver DN+ sin publicidad, como si tuvieras una suscripción... Suscríbete y será así todos los días.
Suscríbete a DN+
Selva del Irati

Un nuevo parking aliviará en otoño la saturación de vehículos en Irati

Salazar estudiará medidas de regulación en puentes de otoño con buen tiempo

En la imagen de archivo, una familia recorre uno de los senderos de la Selva de Irati.

En la imagen de archivo, una familia recorre uno de los senderos de la Selva de Irati.

17/10/2017 a las 06:00

La Junta del valle de Salazar contempla la ampliación de las plazas de aparcamiento en los aledaños de la Virgen de las Nieves con la adecuación de una franja de terreno a unos 500 metros de uno de los accesos a la Selva de Irati.

Su habilitación, incluida dentro de las mejoras de un programa financiero de Europa compartido con Aezkoa, Soulé (Zuberoa) y Cize (Garazi), había sido contemplada este año, pero ha debido posponerse por falta de permisos, entre ellos los necesarios emitir por la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), según expuso ayer el presidente de la junta de Salazar, Gustavo Goiena Agirre.

La implicación de la CHE en el proyecto se debe a la extensión de la superficie de estacionamiento en las inmediaciones del río Urtxuria. Su urbanización había sido concebida como respuesta a la previsible saturación de fin de semana prolongado en otoño con buen tiempo, como el pasado, en que se reguló el acceso desde Ochagavía a la entrada de Irati por la Virgen de las Nieves.

La Junta del valle aboga por una estrategia de comunicación para potenciar la imagen de Irati en primavera

En los cuatro días, guardas de la propia junta en coordinación con la comisaría de Policía Foral de Sangüesa establecieron un sistema de control, que decretaba el cierre cuando se alcanzaba el máximo de 360 plazas de turismos del aparcamiento de Irati.

Así como el jueves, día 12, se prohibió el paso hacia mediodía, a primeras horas de la tarde fue permitiéndose la entrada a medida que quedaban huecos libres. Un sistema de comunicación, vía walki-talkies, mantuvo en conexión permanente a los guardas de la junta, apostados en ambos extremos de la vía que desemboca en una de las entradas a Irati, próximas a la ermita de la Virgen de las Nieves.

Tal y como señaló ayer Gustavo Goiena, “veinte días antes del puente y teniendo en cuenta la experiencia de Todos los Santos del año pasado, hubo una reunión de guardas, responsables de la Junta y mandos de la comisaría de Policía Foral de Sangüesa”. El acuerdo alcanzado fue establecer un protocolo de actuación coordinada, con el cierre del acceso al rebasarse el máximo de ocupación y una regulación posterior.

Así como hubo una afluencia más que notable los cuatro días del puente, “no hubo caos” precisamente por la medida de control preestablecida, como apuntó Goiena. Además, desde la Oficina de Turismo de Ochagavía se informó de otras alternativas de entrada a Irati, como, por ejemplo, la parte alta. El grado de asistencia alcanzó tal extremo que la propia oficina contabilizó en un sólo día del pasado puente de El Pilar la atención a 800 turistas.

La experiencia, similar a la del año pasado en Todos los Santos, refuerza la reflexión de la Junta del valle de Salazar sobre la idoneidad de estudiar otras medidas cuando se produzcan la coincidencia de tres variables: “puente, otoño y buena climatología”. La conjunción de factores redunda en un previsible aumento de afluencia, con el consecuente riesgo de concentración circulatoria para una infraestructura viaria que se caracteriza por las dimensiones estrechas de algunos tramos.

Posibilidades barajadas

Aunque se reduzca únicamente a comentarios, el abanico de posibilidades sugeridas abarca desde la introducción de un servicio de autobús desde Ochagavía, con la consecuente complejidad que puede suponer para el tráfico en un vial estrecho en determinados puntos, o la reproducción de alternativas de control, como la practicada en el Urrederra con un sistema de reserva previa.

Junto con la diversidad de vías de comunicación a Irati, hay además un interés especial de Salazar de poner en valor la Selva de Irati en primavera. Las políticas de comunicación, reflejadas en reportajes por el alto poder cautivador, tienden en los últimos años a resaltar los atractivos en otoño.

El turismo de la hoja caída halla un reflejo igual de singular en el potencial que descubren responsables y vecinos del valle en los cambios de tonalidades que exhibe el bosque en primavera. Su deseo es sensibilizar a dirigentes de campañas publicitarias en ese sentido al objeto de conseguir una diversificación del registro de visitas en las estaciones del cambio.

Las propuestas no dejan de ser conjeturas en un marco de diálogo y reflexión que busca conservar los atractivos de un paraje único y facilitar su acceso, como hasta ahora, al grueso de visitantes que se acercan a contemplarlo.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra