Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

COMERCIO

El comercio de San Jorge se reinventa para resistir frente a grandes superficies

  • Ofertan lotes, regalan vino al superar un gasto o incluso abaratan determinados productos una vez a la semana

Casa Ariztia posee gran cantidad de ofertas a diario.
Casa Ariztia posee gran cantidad de ofertas a diario.
cordovilla
  • noelia gorbea. Pamplona
Actualizada 18/04/2015 a las 06:00
En pie de guerra y sin poder bajar la guardia para no resultar ‘más heridos’ de lo que ya están. Así se sienten muchos de los propietarios que conforman el pequeño comercio en el barrio de San Jorge, en Pamplona. La apertura de grandes superficies en la zona, la última, un Mercadona a finales de enero de este mismo año, supone un coste excesivo para muchos de los vendedores.

Por ello, para intentar superar el peaje que entraña el desequilibrio de precios que desencadena la competencia al por mayor (hay un Mercadona y un Caprabo que distan apenas doscientos metros en la avenida San Jorge de este mismo barrio), los pequeños propietarios de una treintena de comercios buscan una vuelta de tuerca que les permita mantener la clientela que se han ido ganando a lo largo de los años, además de, si hay suerte, captar nuevos interesados. “Lo importante es que entre gente”, coinciden.

En este contexto, son muchos los que ofrecen lotes de productos, principalmente cárnicos, a bajo coste. “Intentamos vender con precios más ajustados aquellos alimentos más habituales, como lomo o pollo”, dice Cristina Izurdiaga, titular de la carnicería Casa Ariztia, en la avenida de Navarra.

Con más de 20 años de experiencia en el sector y con la posibilidad de adquirir carne libre de gluten, desde su tienda trata de trasladar la importancia de la calidad en los productos de consumo. “No es lo mismo un tipo de carne que otro”, mantiene, al tiempo que propone una normativa que restrinja la apertura de más hipermercados. “No sé qué pretenden, pero como sigamos así, el pequeño comercio está abocado a desaparecer”, insiste.

En su caso, esta comerciante, que comparte puesto con su marido, oferta, entre otras variantes, 6 filetes de pollo, 8 de lomo, 4 hamburguesas, 2 escalopes y una docena de huevos por 12 euros. “Tenemos un pack para merendar de mortadela, salchichón, chorizo, pechuga de pavo y jamón york por 7 euros, siempre pensando en la economía familiar”, añade Izurdiaga, quien también es madre.

No obstante, no es el único comercio que brinda lotes en San Jorge. En la carnicería Deierri, situada en la calle Doctor Gortari, también ‘atrapan’ clientes con este sistema. “Cambiamos la oferta cada 15 días con los productos que más se consumen, como lomo o picadillo”, declara César Vidaurre, propietario, junto a Armando Martínez. “Tenemos otra tienda en la Chantrea, pero donde más daño nos hacen las grandes superficies es en San Jorge, por eso tratamos de cuidar a los clientes”.

Esta semana venden medio kilo de entrecot, tres hamburguesas de cerdo ibérico y una chistorra casera por 9,90 euros. “La gente debe tener en cuenta la calidad, ya que nosotros nos ajustamos todo lo que podemos”, asegura Vidaurre, quien dispensa un servicio a domicilio, además del hecho de que corta a cuchillo. “Es nuestra marca personal, con carne del Valle del Yerri”, explica.

UN MERCADILLO EN LA TIENDA

También hay quienes le han dado una vuelta más a la originalidad y simulan una especie de mercadillo dentro de sus comercios una vez por semana. Es el caso de Miguel Ángel Moreno, propietario de La Frutería, en la calle Doctor Simonena. “Todos los miércoles bajamos los precios a nuestros productos. Si la alubia verde, por ejemplo, la tenemos a tres euros el kilo, el miércoles la vendemos a 2.50 euros”, formula.

Además, Miguel Ángel incluye un servicio, por encargo, de venta de verdura limpia y mantiene desde hace tiempo una tarjeta de fidelidad entre todos los que adquieren género en su tienda. “Es ficha de cuños con la que premiamos las compras de más de 10 euros. Cuando se completa, descontamos cinco en la siguiente adquisición”, asevera.

Pero no son los únicos. A lo largo de la avenida de San Jorge, una de las arterias principales, se ven multitud de letreros con ofertas de todo tipo. Entre ellas, “por la compra de 14 euros, te regalo una botella de vino”. “Tenemos que sobrevivir”, replican.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE