Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Pamplona

Rozalejo podría esconder restos romanos “de carácter monumental”

Los arqueólogos aventuran que la zona pudo albergar el foro romano con grandiosos edificios

Durante estos días han comenzado los preparativos para realizar los sondeos y el acceso debe realizarse por los balcones, al estar tapiada la planta baja del inmueble desde que fue desalojado de okupas en 2018 la última vez.
  • A.O.
Publicado el 19/06/2021 a las 06:00
Este mes de junio está resultando profuso en hallazgos arqueológicos en la capital navarra. Si a comienzo de mes se localizaba en un sondeo del Paseo de Sarasate lo que pueden ser los restos de la muralla medieval que bordeaba la Población de San Nicolás, esta misma semana se daban a conocer los numerosos hallazgos aparecidos en el transcurso de las obras del antiguo convento de las Salesas, entre ellos un enterramiento que podría corresponder a un soldado romano. Es muy probable que el mes concluya con nuevos descubrimientos, esta vez en los sondeos del palacio del Marqués de Rozalejo, en la calle Navarrería de Pamplona, previos a la rehabilitación del inmueble.

Si se encuentran restos de alguna estructura del alto imperio romano (siglos I-III d.C) “serán de carácter monumental sin ninguna duda”. El pronóstico no puede ser más atrayente y el desenlace se podría producir en breve. Gabinete Trama, que se encargará de su ejecución, no descarta hallazgos de interés en lo que seguramente fue “el corazón de la ciudad” en esos siglos y, sobre todo, a tenor de los descubrimientos localizados en otras excavaciones cercanas con motivo de algunas obras de menor envergadura, pero también por los localizados en el palacio en anteriores intervenciones.

El Gobierno de Navarra acaba de obtener licencia para realizar varios sondeos antes de adentrarse en la rehabilitación del edificio como tal y de convertirlo en sede del Instituto Navarro de la Memoria y de la dirección general de Paz.
NAVARRERÍA, EL FORO ROMANO
Al descartarse hace ya algunos años a raíz de varios descubrimientos que el decumanus maximus, la calle perpendicular a la principal (cardo) de las ciudades romanas, no coincidía con Curia como se había pensado inicialmente, la nueva hipótesis la situó coincidente con el trazado de la calle Navarrería. Y muy probablemente en lo que hoy es la plaza es donde se localizaba el foro romano, el punto central que acogía a las principales instituciones y edificios.

Muy cerca del palacio, frente al número 21 de la plaza, en unos sondeos realizados en los años 2004 y 2005 se identificaron “restos de un nuevo edificio de grandes dimensiones”, recuerda el informe de Trama. Un edificio dotado de una zona porticada y de varias estancias para abastecimiento y almacenaje. Más cerca todavía, bajo la fachada del número 15 de la calle Navarrería, el contiguo al palacio de Rozalejo, se localizó también hace algunos años la esquina de un edificio “que presentaba claras muestras de su monumentalidad” y que a partir del siglo III fue remodelado para dar cabida a unas termas privadas.

De cualquier manera los arqueólogos son conscientes de que resultará “complicado” fijar el potencial del solar donde se asienta el palacio por encontrarse “en pleno barranco”. Lo explican situando la actual plaza de Navarrería en una plataforma que desciende “bruscamente” en un punto cercano a la línea de fachada del palacio. El desconocimiento abarca también la forma en la que se cerraba el foro hacia ese aterrazamiento, probablemente con un muro “para obtener una superficie horizontal que permitiera el tránsito por la plaza y el asiento de las edificaciones en su caso”, asegura el informe de Trama.

LA REHABILITACIÓN
Una vez terminados los sondeos, la intención del Gobierno de Navarra es iniciar los trabajos de rehabilitación de este palacio del siglo XVIII, que conllevan la modificación de algunas rasantes de varias estancias del edificio y también una excavación para dar cabida al foso de un ascensor.

La redacción del proyecto fue encargada en 2019 al estudio de arquitectos Tabuenca & Leache, de manera que el edificio se convierta en sede del Instituto Navarro de la Memoria y de la dirección general de Paz. Entre otros servicios albergará la Biblioteca y el Centro de Documentación del Instituto Navarro de la Memoria. En 2005, cuando el Gobierno navarro adquirió el inmueble, el destino elegido para él fue el de escuela de hostelería, con la participación del Ayuntamiento y de la Asociación de Empresarios de Hostelería de Navarra, pero la idea no fraguó.
CLAVES

El palacio. Está situado en el número 17 de la calle Navarrería y fue construido en el siglo XVIII. Dispone de planta sótano, baja, entresuelo y tres alturas. El primer propietario del edificio fue Policarpo Daoiz, hijo de Fernando Daoiz y Guendica, primer Marqués de Rozalejo. En 1890 el edificio pasó a manos de José Javier Colmenares y Vidarte, alcalde de Pamplona y senador, y en 1908 lo heredó Enrique Ansaldo y Vejarano.

La compra. En 1985, cuando todavía en su interior vivían una decena de familias en alquiler, el Plan Especial del Casco Antiguo recomendaba para el palacio un destino socio-cultural. Diez años más tarde el inmueble se barajó como sede alternativa, junto con el Palacio del Condestable, para la Biblioteca General. Las primeras negociaciones para su adquisición las comenzó el Ayuntamiento de Pamplona en 2002, aunque sin un uso definido. Finalmente en el año 2005 el Gobierno de Navarra lo compró por 1,7 millones de euros con intención de abrir allí una escuela de hostelería.

Otros hallazgos en la zona. En el año 2009, al construirse los buzones de recogida de basura en la plaza de Navarrería, se hallaron varios fragmentos de una pieza de arenisca con una cara lisa y otra curva, y con una inscripción epigráfica que los arqueólogos asociaron con un miliario (columna que los romanos colocaban en el borde de las calzadas para señalar la distancia de una milla). Ese mismo año, en la esquina de Aldapa con la Cuesta de Palacio, se encontraron varios fragmentos de cerámica correspondientes a la II Edad del Hierro (IV-V a. C.).

Obras en el palacio. En 2013 el Gobierno de Navarra acometió varios trabajos de urgencia para “reparar daños y desperfectos graves” en el palacio. El objeto de las obras era evitar “el progresivo deterioro” del inmueble y conseguir su correcto mantenimiento. No se habló entonces de darle un uso concreto.

Las okupaciones. Aunque han sido varias, la últimas fue las más problemática. En septiembre de 2017 los jóvenes que entraron ilegalmente en su interior lo convirtieron en el gaztetxe Maravillas, en homenaje a Maravillas Lamberto, asesinada en el inicio de la guerra civil. Al año siguiente, sin que los intentos de diálogo entre el Gobierno navarro y los okupas favoreciesen una solución, Policía Foral y Policía Nacional ejecutaron una orden judicial para desalojarlo, pero unas horas después volvía a quedar okupado. El 8 de enero de 2018 hubo un nuevo desalojo que se completó con el tapiado de los accesos, pero el 19 de enero volvía a okuparse, esta vez ya por unas horas.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones