Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Hostelería

Cuatro zonas de terrazas en Pamplona para 500 personas

Cuatro hosteleros siguen adelante con los planes de instalar carpas en Santo Domingo y Aldapa. Desde que comenzó la pandemia, el consistorio ha autorizado 54 jaimas y 973 nuevas terrazas o ampliaciones

La terraza de la Casa de Misericordia se ha sumado este fin de semana al espacio que rodea la plaza de toros.
La terraza de la Casa de Misericordia se ha sumado este fin de semana al espacio que rodea la plaza de toros.
Actualizada 11/04/2021 a las 06:00

El Casco Antiguo de Pamplona va camino de convertirse en un gran espacio de ocio y gastronomía al aire libre. Las terrazas temporales de Sarasate, plaza de Toros, Navarrería y el pequeño rincón de Calderería suman una capacidad de más de 500 sillas. Dos hosteleros de la calle Aldapa y otros dos de Santo Domingo prevén instalar sendas carpas, para las que ya tienen los permisos. Algo más retrasada va la iniciativa de los hosteleros de Jarauta.

Pero estos espacios son solo la cara más visible de una medida impulsada por el Ayuntamiento para echar una mano a la castigada hostelería. Desde que comenzó la pandemia, se han registrado 1.252 solicitudes de terrazas y ampliaciones. De estas, 973 han sido autorizaciones y 279 han sido denegadas. Actualmente existen 865 terrazas, aunque en esta cifra se incluyen las mesas altas en fachada, que en algunos casos sólo son dos o tres mesas. Por otro lado, de las 74 solicitudes para la instalación de carpas se han dado el visto bueno a 54.

Entre las autorizaciones de terrazas, ha habido casos de segundas y hasta terceras ampliaciones. “Algunos hosteleros, vistas las restricciones y viendo que funcionan bien las terrazas, han pedido ampliaciones, pero no siempre se pueden atender porque hay que respetar el tránsito de peatones o no es posible renunciar a plazas de aparcamiento”, señala Javier Labairu, concejal de Seguridad Ciudadana. Al Ayuntamiento han llegado nuevas propuestas de terrazas para espacios del Casco Antiguo, que serán trasladadas a la Comisión Covid. “Son los propios hosteleros los que agudizan el ingenio y plantean espacios, que son a priori factibles”, añade Labairu.

Buena acogida de las terrazas de la plaza de toros

La Casa de Misericordia abrió el sábado su barra y velador, que lleva por nombre 'Por la Puerta Grande'

Seis terrazas circundan la plaza de toros. Cinco de ellas se inauguraron el día 1, mientras que este fin de semana ha tomado la alternativa la instalada por la Casa de Misericordia. Se llama Por la Puerta Grande y su diseño va muy unido a la plaza. El módulo de bar está perfectamente integrado en la puerta, con su reborde rojo, y la terraza muestra dos fotos de gran formato de turismo de Navarra. El negocio va a ser de gestión mixta entre la Casa de Misericordia y la empresa que lleva los ambigús de la plaza en Sanfermines y que, por tanto, cuenta con amplia experiencia. De momento, este fin de semana únicamente se servirán bebidas y luego se ampliará la carta con pinchos.

El cartel de terrazas lo completa La Terraza del Monta, El Tinglao 2, Chez Belagua, La Urbana y Malayerba. Todos ellos hacen un balance positivo de la Semana Santa, pero coinciden en que ahora llega la “cruda realidad”: el mal tiempo y la vuelta a la normalidad. Al no poder contar con fogones ni freidora, su oferta gastronómica se basa en pinchos, raciones y bocadillos. El microondas es pieza esencial.

Ana Regueiro, camarera de El Tinglao 2, admite que muchos clientes se acercan al mediodía preguntando si tienen menú. “Les decimos que sólo pinchos y raciones. Unos se quedan y otros buscan otro sitio”, señala.

Aritz y Urko, camareros de La Urbana, comentan que le están “dando vueltas” a opciones de menú. De momento, preparan todo en el bar de la calle Navarrería y lo traen en carro de reparto. La Urbana es el único bar que no pertenece a la Estafeta.

"Echamos la solicitud pensando que no nos iban a coger. Luego, al ver todos los gastos que suponía nos dio vértigo, pero por no perder la fianza de mil euros seguimos adelante. Esperamos haber acertado”, comentan. Añaden que el fin de semana funciona muy bien el vermú y por la tarde noche es más de poteo y combinados.

Al Pamplona Malayerba también llegan clientes preguntando por el menú del día que sí ofrecían en Estafeta cuando estaban abiertos los interiores. “Entre semana tenemos tortillas, bocadillos y pinchos y en fin de semana sí que hacemos cosas más elaboradas”, explica Patricia Toucedo.

El Chez Belagua también se esmera para “cuidar bien” a sus clientes habituales de Estafeta, “con una buena selección de pinchos y de vinos”, explica Juan Carlos Oroz. La terraza del Monta, que es la más cercana a la cuesta de Labrit, tiene un menú distinto. Sus dueños gestionan dos franquicias: el 100 Montaditos de Estafeta y el Gino’s de Itaroa. Aunque no puedan ofrecer las patatas fritas con bacon y queso, tienen un buen surtido de pulgas y de pizzas “recién horneadas”.

Los hosteleros pueden utilizar un almacén de la plaza, con lavavajillas. También los servicios, que son muy grandes.

Una quincena de bares del Ensanche se interesan por la plaza de la Cruz

La pandemia ha afectado de forma muy desigual a los hosteleros del Segundo Ensanche. Algunos cuentan con terrazas, veladores y toldos en zonas peatonales y otros no pueden poner ni siquiera un par de mesas altas debido a la estrechez de las aceras. La plaza de la Cruz se presenta como una buena alternativa para estos casos. Hace un mes, un hostelero del Ensanche presentó su solicitud para instalar una carpa bajo el arbolado. El área de Seguridad Ciudadana inició entonces una ronda de consultas con otros bares y restaurantes de la zona. Así ha surgido un grupo de unos 15 establecimientos que han mostrado distinto grado de interés.

El consistorio estima que en la plaza puede haber espacio para unas cuatro terrazas con módulo de bar. Por ello va a redactar un pliego, similar al de la plaza de toros, que se llevará a la Comisión covid-19, que tiene su próxima reunión este viernes. Una vez aprobado el pliego habría un plazo de presentación de solicitudes. Si hay más interesados que terrazas, se haría un sorteo. “Tal como se ha visto en la plaza de toros, no todos dan el paso porque requiere una inversión fuerte y supone un negocio distinto en unas condiciones de trabajo muy diferentes, aunque los hosteleros han sabido adaptarse, reinventarse y colaborar juntos en la búsqueda de soluciones”, afirma el concejal Javier Labairu.

Las terrazas de Sarasate, la experiencia es un grado

Las terrazas de Sarasate han sido las pioneras en la nueva modalidad de hotelería post-covid. La Escalerica de San Nicolás, El Patio de las Comedias y Basoko Taberna llevan funcionando desde mediados de julio, con un parón en octubre y noviembre por cuestiones de permisos. Su aforo actual es de casi cien sillas. En verano otros dos bares, El Tinglado y Dom Lluis, también aprovecharon la autorización temporal pero no se animaron a seguir en el duro invierno. Los tres hosteleros han ido corrigiendo errores y mejorando su servicio y su oferta gastronómica. La carpas y los módulos de bar que alquilaron en noviembre están mejor preparados para la lluvia y el frío. También han alquilado un pequeño local que les sirve de almacén.

De plaza lúgubre a rincón con encanto en Calderería

La plaza de Compañía se quedó sin carpa y módulo de bar el 25 de marzo después de cinco semanas funcionando. El Ayuntamiento tomó esta decisión después de una ajustada votación vecinal. La alternativa para los hosteleros ha sido seguir en la plazuela de la calle Calderería, entre la sala municipal y la trasera del centro de salud. Los hosteleros han logrado convertir un espacio lúgubre y foco de suciedad en un rincón aseado y coqueto. Tienen mesas para cuatro y una hilera de mesas altas para dos. Lo atienden hosteleros de los bares Terminal, Garazi, Gunea y el Iris y tienen un acuerdo con el Café Racer, que por cercanía les deja usar los baños y además les suministra los pinchos para el vermú. Así van tirando, eso sí, siempre pendientes de la climatología.

La solución más sencilla para la plaza de la de Navarrería

Seis bares han podido colocar una veintena de mesas sin obstaculizar el tráfico de vehículos

Ha sido el expediente más polémico y complicado y el que ha tenido la solución más sencilla y además con respaldo vecinal. Seis bares de la plaza de Navarrería cuentan desde el día 1 con una zona de terraza, sin jaimas, toldos, módulos ni siquiera sombrillas. Son en total 22 mesas para 88 personas, además de algunas mesas altas en fachada. Ocupan la zona entre la fuente de Santa Cecilia y la fachada de la Mejillonera, uno de los seis bares autorizados. Los otros son el Mesón de la Tortilla, Ezkia Taberna, Cordovilla, Mesón de la Nabarrería y el Barbakoa. La Tortilla y el Cordovilla están temporalmente cerrados hasta que se levante la restricción de interiores. La ubicación de la terraza permite el tránsito de vehículos, una de las pegas que puso el consistorio.

Te puede interesar

Te puede interesar

 


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE