Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Puente de Todos los Santos

Pamplona alcanzó el sábado el 100% de la ocupación hotelera

La capital navarra se llena de turismo, especialmente de origen nacional, durante un puente de Todos los Santos con calor y también con lluvia

Ampliar Varios visitantes se sacaban ayer fotos con la fachada del Ayuntamiento como fondo, punto emblemático y reconocible para los visitantes de Pamplona
Varios visitantes se sacaban ayer fotos con la fachada del Ayuntamiento como fondo, punto emblemático y reconocible para los visitantes de Pamplonajosé antonio goñi
Publicado el 01/11/2022 a las 06:00
Soplan vientos favorables para el turismo en Pamplona. La capital navarra logró la noche del sábado el 100% de la ocupación hotelera, según datos reportados por Sara Martínez, presidenta de la Asociación de Hoteles de Pamplona. El nivel de ocupación bajó al 90% la noche del domingo y al 85% esta pasada noche del lunes, víspera de la festividad de Todos los Santos.
Y este fue el contexto festivo que propició una gran afluencia de visitantes a la capital navarra. Turistas, en gran medida del territorio nacional, que pudieron disfrutar de una Pamplona especialmente cálida en los primeros compases de este puente de cuatro días y que se encontraron a partir del domingo por la noche con una ciudad más acorde con su climatología habitual. Ayer a mediodía, el xirimiri reinaba en las calles del Casco Viejo pamplonés.
En las puertas de la catedral, la pareja formada por José Manuel Marrodán Montero, sevillano de 62 y años, y su mujer, Ana Salvador Ceballos, también de 62 y de Ronda (Málaga), todavía paladeaban el buen sabor de boca que les había dejado la seo pamplonesa. “El claustro es una auténtica joya, una preciosidad. El chico que nos lo ha enseñado, Xabier, muy ameno y simpático, dominaba el tema. Ha sido una buena visita”, observaba ayer Marrodán, sin vinculación sanguínea con Navarra, pese a ser consciente del origen de Tierra Estella del apellido.
Marrodán conocía ya Pamplona. Como profesor de Lengua Castellana y Literatura, ya jubilado, participó en un congreso de profesores de español celebrado en la capital navarra. “Esta vez he podido confirmar que es una ciudad bella, fácil de recorrerla paseando. Muy agradable”, comentaba.
Su pareja, Ana, lucía unos pendientes con forma de lauburu, regalo de José Manuel. Ambos, con varios amigos de Pamplona y de otras ciudades españolas, se adentraron en otros puntos con encanto de la geografía navarra. “Hemos estado en Baztan, en Elizondo, en Javier, en Leire... Hemos aprovechado mucho el viaje”, apuntaba él.
Ella, corroboraba el idilio que siente con la ciudad tras una primera visita hace años. “Me encanta Pamplona. Todo. El arte, la gente y también los pintxos”. Su marido, José Ramón, se atrevía a hacer un lema turístico para la ciudad. “Probablemente, una ciudad en un cruce de caminos muy cosmopolita y muy elegante”. “Señorial”, apostillaba ella. “Pamplona tiene un toque especial”, concluía él.
"PARECE MÁS GRANDE POR TV"
Nos acercamos a la oficina de turismo de la plaza Consistorial, con entrada desde la calle San Saturnino. “Hay mucha gente de Barcelona y de Madrid”, asienten dos de los trabajadores. “¿La pregunta más habitual? Nos preguntan mucho por las fechas de la caída de la hoja en Irati”, añaden.
Volvemos a la calle. La plaza del Ayuntamiento es el primer punto que se visita de Pamplona, su imagen más popular, reconocible y característica para un profano en la milenaria historia de la ciudad. Allí se encontraban la pareja de madrileños formada por Elena González, trabajadora de recursos humanos de 34 años, y Beni Ortega, de 37 y maestro.
“Era de los pocos lugares de España a los que no habíamos venido juntos. Muy bien, muy completa, con mucho ambiente, mucho comercio, mucha gastronomía y muchos lugares interesantes para ver a nivel cultural”, comentaba ella. Él corroboraba el tópico. “La plaza parece mucho más pequeña que por televisión. Ya nos lo habían avisado”. “Además de Pamplona, vamos a las Bardenas, Tudela y Olite”, aseguraba esta pareja que se alojaba en el Castillo de Gorraiz.
Y una profesional del sector, la guía turística Adriana Requena Anguiano, de 30 años, titulada en Turismo y estudiante de Historia del Arte, constataba el buen momento para el turismo de la capital navarra. “Estoy sorprendida de que haya venido tanta gente en este puente. Quizás es porque se ha alargado el verano. Antes, se producía un parón finales de verano. Ahora hay gente que hace reservas para noviembre. Yo, encantada después de estos últimos años de sufrimiento”, zanjaba.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora