Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Sucesos

La sexta reanimación de Ricardo

Una patrulla de la Policía Municipal fue requerida el viernes en un domicilio de Mendillorri, donde un hombre entró en parada cardiorrespiratoria. Lograron reanimarlo. Es la sexta vez que el agente Ricardo Asiáin Antón lo consigue

Ampliar Ricardo Asiáin Antón, ayer por la noche en dependencias policiales
Ricardo Asiáin Antón, ayer por la noche en dependencias policialesbuxens
Publicado el 25/10/2022 a las 06:00
Cuando María Jesús empezó a escuchar unos ronquidos extraños de su marido mientras dormía en su piso de Mendillorri, y al encender la luz vio que tenía los ojos entornados, la boca semiabierta y los brazos caídos, la patrulla de los agentes municipales Ricardo Asiáin Antón, Carlos Gómez Leoné y Rubén Morillo Bruno se encontraba en la zona de Navarrería . Eran las 23.57 horas del viernes. Media hora después, el hombre, de 81 años, iba camino del hospital con el pulso recuperado gracias a las maniobras de reanimación de los agentes y un sanitario. Era la sexta vez que el policía Ricardo Asiáin, de 45 años, conseguía reanimar a una persona . Seis casos que recuerda muy bien.
El del viernes favoreció que Francisco Javier se encuentre ya en planta a la espera de pruebas. “Fue un susto de los que se quedan grabados. Parece increíble cómo se ha recuperado”, contaba ayer su mujer, María Jesús. Ella recordaba cómo tras el shock inicial avisó al 112 y a una vecina. Al poco, llegaron dos agentes. “Tenía las palpitaciones muy aceleradas”, recuerda. Pero cuando los policías Ricardo Asiáin y Carlos Gómez ya estaban en la vivienda, el hombre entró en parada cardiorrespiratoria. Lo bajaron de la cama y lo colocaron en el suelo. “Empezamos a turnos entre los dos con los masajes y luego entró a los relevos un sanitario. Y lo sacamos sin falta de utilizar el DESA”, recuerda Asiáin. Ya con pulso, el paciente fue trasladado al hospital. Se temía por un ictus grave, algo que quedó descartado, y en el hospital continúan con las pruebas. María Jesús lo recordaba ayer con alivio. “Hoy ha estado leyendo... aquella primera actuación fue muy importante”.
Ricardo Asiáin tiene muy presentes las otras cinco ocasiones en las que a lo largo de sus 21 años de carrera en Policía Municipal de Pamplona ha conseguido que sus maniobras hagan que un corazón vuelva a latir. La primera, hace ya más de 15 años, cuando no había desfibriladores en las patrullas y tenían que actuar con las nociones básicas de la academia. “A una chica que iba muy pasada en una fiesta privada le dio un síncope. Tuvimos que echar para atrás a la gente y empezamos con el boca a boca y los masajes”, rememora.
En peores circunstancias tuvo que actuar en la plaza de Navarrería durante una noche de Carnavales. Una chica con problemas de toxicomanía estaba en parada. “Eran otros tiempos y cuando llegamos con la patrulla empezaron a tirarnos botellas. Mi entras mi compañero intentaba apartar a la gente y parar las botellas, yo intentaba reanimar a la mujer”, rememora. La chica salió de aquella crisis, pero falleció medio año después.
Otra intervención la recuerda especialmente por lo bien que actuó la hija del hombre que había sufrido la parada. “Cuando llegamos, ella nos estaba esperando en el portal y nos llevó hasta el piso, un séptimo. Lo hizo muy bien, porque hay veces que entre los nervios no nos dicen bien la dirección y perdemos tiempo”. Un quinto caso ocurrió en un bar y en el sexto su labor consistió en acompañar a una familia de origen chino mientras sus compañeros realizaban las maniobras. “Fuimos a un comercio cercano, nos dejaron una silla y le dieron agua. Y además estaba la barrera del idioma, yo ahí con mi inglés.... Tratas de empatizar, que fijen la atención en ti, porque son momentos muy duros. Qué abrazos me daban cuando salió...”.
Asiáin también ha intervenido en varios casos que no han salido bien. “Se me quedó grabado el de un bebé con muerte súbita. Acababa de ser padre de mi hija y fue muy duro”, apunta. Con la experiencia, también ha aprendido a relativizar. “Con el tiempo aprendes que si tiene que salir sale, y si no tiene que salir, no sale”, concluye antes de resaltar la importancia de que todas las personas sepan realizar una maniobra de reanimación y manejar un DESA.

Otro reanimado en San Juan

La reanimación del sábado en Mendillorri no fue la única en la que han participado agentes de la Policía Municipal de Pamplona este fin de semana. El sábado, a las 16.50 horas, fueron requeridos porque en las inmediaciones de la Agrupación Deportiva San Juan había un hombre en el suelo. Cuando los agentes que patrullaban por la zona llegaron, comprobaron que el varón, de 47 años, estaba en parada y empezaron a reanimar. Después, una ambulancia lo llevó al hospital.  
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora