Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Urbanismo

Las preguntas en torno a la transformación de Echavacoiz

¿Cuándo? ¿Y de qué manera? Son como mínimo las preguntas que se suscitan tras presentar el Gobierno foral la propuesta modificada del plan urbanístico de Echavacoiz, sin olvidar San Jorge, que se quiere dejar listo esta legislatura

Ampliar Tramo inicial de la avenida de Aróstegui, con Barañáin al fondo, que se convertirá en uno de los principales ejes de la nueva urbanización de Echavacoiz
Tramo inicial de la avenida de Aróstegui, con Barañáin al fondo, que se convertirá en uno de los principales ejes de la nueva urbanización de Echavacoizjosé carlos cordovilla
Publicado el 14/08/2022 a las 06:00
Han pasado doce años desde que el Gobierno de Navarra aprobó definitivamente el Plan de Incidencia Supramunicipal (PSIS) de los terrenos afectados por el recorrido del ferrocarril, cuyo trazado se iba a modificar para dar cabida al Tren de Alta Velocidad (TAV). Pero ni se desarrolló el TAV ni llegó el PSIS que afectaba sobre todo a Echavacoiz, sin olvidar a San Jorge. En 2015, el intento que hubo para sacar adelante el proyecto de urbanización y reparcelación -los que desarrollan el PSIS- hizo aguas. Pero ahora, el Consorcio del TAV retoma la iniciativa, aunque con un PSIS modificado que Implica nuevas tramitaciones.
Más viviendas: ¿Por qué se modifica un PSIS que ya tenía luz verde?
Por viabilidad económica. Con el incremento de viviendas, hasta quedar un parque de 11.773, se pueden asumir las cargas urbanísticas de la zona a desarrollar, es decir, la urbanización de las zonas y resto de gastos que asumen las promotoras que posteriormente recuperan ese dinero con la venta de los inmuebles. Así, se ha incrementado en 1.800 las viviendas protegidas (se llegará a 6.724) y ha aumentado en 1.410 las libres que suman en total 5.009. La superficie comercial pasa de 210.000 metros cuadrados a 105.000. Y es que, tras las grandes superficies desarrolladas en La Morea e Itaroa, no es necesaria más superficie comercial en la Comarca, por otro lado muy difícil de desarrollar por la Ley de comercio. No hay más que ver el proyecto fallido en el antiguo Solar de Super Ser -y eso que Ten Brinke reducía al 30% el uso comercial del 50% que estaba permitido- o la petición conseguida por E. Leclerc para en Erripagaña disminuir los 84.000 metros cuadrados de uso comercial hasta dejarlos en 4.000 para propiciar un suelo residencial con 471 viviendas.
Vivienda socia: ¿Los ayuntamientos involucrados tienen terrenos?
En este momento no, pero una vez se ejecuten las promociones, la ley obliga a la cesión del 10% de los aprovechamientos urbanísticos a los ayuntamientos. Y ese porcentaje sobre 11.773 supone en primera aproximación 1.173 viviendas. Generalmente, los entes locales los destinan a políticas sociales.
TAV: ¿El plan está ligado a su llegada?
La propuesta presentada hoy en día no se puede ejecutar, al menos no al completo, si no desaparece el actual trazado del ferrocarril, el llamado bucle ferroviarios que afecta a Echavacoiz y San Jorge, con la actual estación. En la situación actual, lo único que se podría materializar es el parque de viviendas en la muga con Barañáin, en la franja comprendida entre este municipio y el río Elorz. Ahí el PSIS contemplan en torno a 1.600 viviendas.
Futura estación: ¿Quién asumirá el coste?
Hubo un acuerdo entre Adif, la empresa gestora de la red de ferrocarril nacional, y el Gobierno de Navarra por el cual el Ejecutivo foral se quedaba con los aprovechamientos urbanísticos que generaban los terrenos por donde pasan las vías y, a cambio, asumía la construcción de la estación y el nuevo trazado de las vías. Pero se ha desistido de este convenio y por eso se habla de que el PSIS se desvinculaba del TAV. No, de lo que se desvincula es de la construcción de la infraestructura ferroviaria que ahora asume Adif, que como propietario de los terrenos disfrutará de los derechos de edificación. ¿Puede esto demorar la operación ante una falta de interés de Adif por desmantelar el bucle ferroviario? Al parecer, el Gobierno de Navarra ha iniciado negociaciones justamente para agilizar su salida.
Huntsman: ¿Es necesaria su salida?
No inicialmente. De hecho, en la propuesta actual del Gobierno de Navarra no aparecen viviendas en el solar, sino que se deja como “zona de equipamiento local público”. En el PSIS aprobado en 2010, se planteaba ahí un grupo de viviendas. Y según las 161 familias cuyas viviendas estaban llamadas a desaparecer en la avenida de Aróstegui y en la calle Echavaoiz era en ese lugar donde les iban a proporcionar los nuevos pisos. Para favorecer la operación se firmó un convenio entre la empresa Huntsman (la antigua Inquinasa) y el Gobierno donde se fijaba una indemnización complementaria para la empresa por salir de Echavacoiz a condición de que mantuviera la actividad en Navarra. Pero como ocurriera con el acuerdo con Adif, este tampoco está ya vigente. Y como Adif, Hutsman pasa a ser un propietario más con sus derechos y obligaciones urbanísticas. A diferencia de 2010, ahora se pueden desarrollar los bloques de viviendas de alrededor porque ya no es necesario el gran cinturón de seguridad en torno a la empresa porque han dejado de fabricar la sustancia peligrosa que obligaba a ese área. Actualmente, se circunscribe a su propiedad. En cualquier caso el desarrollo completo de la operación exige la salida de Huntsman. No tiene sentido una nueva promoción urbana de este calado con una fábrica en el medio.
Plazos: ¿Se puede construir desde ya?
No. Además de la presencia del ferrocarril, Huntsman y otras preexistencias es de obligado cumplimiento unos pasos administrativos previos marcados por la ley. Ahora, lo más inmediato es abrir en junio un proceso de participación ciudadana que terminará el día 24. Con estas aportaciones, el Consorcio elaborará un informe con las modificaciones a introducir en el PSIS, que habrá que redactar de nuevo. El documento tendrá que pasar una aprobación inicial, un período de exposición pública con sus previsibles alegaciones, responderlas, incorporarlas o no y llegar a la aprobación definitiva. La idea es que en esta legislatura se complementen todos estos pasos ya que en estos momentos las formaciones políticas se han posicionado mayoritariamente en favor de esta operación. EH Bildu, que públicamente ha mostrado su postura en contra del TAV, no se opuso a esta propuesta en el Consorcio.
Ejecución: ¿Cuándo se comenzarán los trabajos?
Es difícil determinar una fecha porque tras la aprobación definitiva del PSIS, habrá que modificar el proyecto de reparcelación y el de urbanización. En este caso se calcula que el proceso podría extenderse a los dos primeros años de la próxima legislatura. ¿Y entonces comenzará la urbanización? En principio sí, pero por fases. Además de que no es razonable sacar al mercado 11.700 viviendas de una sola vez, los terrenos no estarán liberados en su totalidad (vías de tren, Huntsman, etc.) sino que se irán desocupando progresivamente.
Diseño: ¿Cambiará mucho la propuesta?
Quizá varíen la disposición de las viviendas, el número de plazas o se dejen en un cajón las dos torres de quince alturas de la avenida Aróstegui, pero lo que sí parece que se queda fijo es la disposición de los viales. Así, se da respuesta a una vieja demanda de Barañáin de enlazar con la autopista de Navarra a través de un enlace que sale de la actual rotonda de la avenida de Pamplona en su confluencia con la de los Deportes. Este ramal sigue hasta el río Elorz donde se desdobla en dos con una rotonda: el que va a la autopista y el otro que cruza en perpendicular la futura remodelada avenida de Aróstegui, con 63 metros de anchura para formar un “todo” con la avenida Pío XII.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE