Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Pamplona, a pie de calle

The Cookie Show, las galletas elevadas a obras de arte

Patricia Ibáñez inaugura en la calle Bergamín la tienda de cookies decoradas y taller de repostería

Patricia Ibáñez, junto a los artículos de regalos y galletas decoradas de The Cookie Show
Patricia Ibáñez, junto a los artículos de regalos y galletas decoradas de The Cookie ShowPedro Gómez
Publicado el 16/11/2021 a las 22:21
The Cookie Show, en la calle Bergamín número 31 de Pamplona, es más que una tienda de repostería. Son galletas convertidas en auténticas obras de arte para las ocasiones especiales gracias a la habilidad y creatividad de Patricia Ibáñez Solana.
Patricia Ibáñez se enganchó a esta afición hace once años después de hacer un curso en Zaragoza. “Me encantó, así que empecé a dar clases, a la vez que compatibilizaba mi trabajo como enfermera y dietista”, afirma. También realizaba tartas y centros de galletas y chuches para bodas, bautizos, comuniones y otros eventos por encargo de familiares y amigos. Visto que la dedicación iba a más, antes de la pandemia tomó la decisión de dedicarse profesionalmente a las galletas decoradas.
Dos años ha tardado en poner en marcha la tienda porque la crisis de la covid le ha traído todo tipo de dificultades. Sin embargo, le ha ayudado a repensar el proyecto con “un montón de ideas”. “El resultado es muy distinto a lo que me había planteado”, señala. The Cookie Show es como una tienda de regalos donde hay cajas decoradas de cartón y madera, jarras, cestas, bodies de bebé y otros objetos que se convierten en recipientes de galletas “a juego” hechas de forma artesanal. Cookies con forma de caballito de carrusel, de hoja de otoño, de reno, de osito, de enanito del bosque, de Caperucita Roja y lobo feroz… Patricia Ibáñez tiene cientos de moldes, perfectamente ordenados por temas, pero muchas veces, cutter en mano, ella misma le da la forma deseada a la plancha de galleta. Luego, con una manga pastelera las decora con glasa de colores o con papel de azúcar impreso.
Una día a la semana Patricia Ibáñez lo dedica a fabricar las galletas en el obrador que tiene en la trastienda. “Son galletas de mantequilla con un poco de cacao por darle color”, señala. El resto de la semana lo empleo en la decoración. “Me gusta más el glaseado que el fondant porque es más suave y brillante y luego es crujiente al comer. Pero es una técnica mucho más laboriosa porque necesitas trabajar distintas consistencias según el volumen que quieras darle y requiere más tiempo de reposo. Tienes que hacer la decoración por etapas”, afirma. Chocolatinas, golosinas y lazos completan la decoración de los centros y cajas.
Para poner en marcha el negocio, Patricia ha contado con la ayuda de su hermana Mariam, que es decoradora. Ella se ha encargado del diseño de la tienda y también del diseño de muchos artículos de la tienda: cajas de madera, bolsos, centros… “Según los motivos y dibujos de cada artículo, pensamos después qué galletas diseñamos a juego. Son detalles originales para regalar o para expresar algo a alguien, un agradecimiento, dar ánimo, comunicar una buena noticia...”, apunta Patricia
Admite que hay personas que preguntan si estas galletas de The Cookie Show se pueden comer. “Claro que sí, para eso están. Tienen fecha de caducidad de tres meses, por si alguien desea tenerlas de decoración un tiempo”, responde. “Los niños no tienen miramiento en este sentido, los adultos, a veces les da más duelo”, añade Patricia. El siguiente paso, cuando el negocio tenga rodaje, será poner en marcha los talleres de repostería, para adultos y para niños.
volver arriba

Activar Notificaciones