Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Incidentes

Las fiestas con gran número de jóvenes preocupan en Mutilva

La multitudinaria noche de Halloween confirmó que ha tomado el relevo a Gorraiz en estos actos y los incidentes con algunos grupos fueron una muestra más de la actitud “provocadora y desafiante” que crece ante la policía

Dos personas caminan por la zona de Ibaialde en Mutilva
Dos personas caminan por la zona de Ibaialde en Mutilvajesús caso
  • C.A.M. Mutilva
Actualizado el 06/11/2021 a las 11:01
La noche de Halloween en Mutilva acabó en las páginas de sucesos. Las heridas provocadas por el impacto de una botella en el rostro de una joven de 16 años y las reflexiones de su padre en redes sociales desvelaron el resultado más trágico de lo que estaba llamada a ser una noche de fiesta, una de las primeras tras levantarse restricciones y aforos. Alrededor de 1.500 participantes, en su inmensa mayoría menores de entre 12 y 16 años, seis identificados (incluido un detenido por abuso sexual y otros por posesión de estupefacientes), varios altercados con la policía y daños materiales “leves” tras el lanzamiento de huevos y pintadas a viviendas y vehículos completan el balance. Una cita masiva, alentada por una actuación de un DJ que no era tal, que ya había sido detectada por la policía local, que contó con la ayuda de la Foral. Unas reacciones que han reabierto el debate sobre jóvenes, botellón y las actitudes en una sociedad cada vez más irascible en sus reacciones y que deja a las claras otras consecuencias de la pandemia.
Jokin Matxin es el jefe de los agentes municipales de Aranguren, municipio en el que se engloba Mutilva. Carlos Yarnoz es el comisario de Policía Foral que coordinó el dispositivo preparado entre los dos cuerpos ante la masiva afluencia prevista para la tarde noche del 31 de octubre. Los dos han analizado los números de una noche que estaba llamada a ser una “gran fiesta en la calle” en un momento en el que las restricciones y las limitaciones de aforo han quedado, al menos de momento, atrás. Mutilva ya tomó hace unos años el “relevo” a Gorraiz como epicentro para los adolescentes de la comarca en Halloween.
Matxin firmó el día 30 una solicitud formal de apoyo a Policía Foral ante la previsión de gran afluencia a Mutilva la tarde noche del 31. Se acordó la presencia de 4 agentes locales, 4 del servicio de prevención de Policía Foral, 2 agentes de paisano y 5 de intervención. El propósito era “evitar actos delictivos” asociados a multitudes: carteristas, robos, control de accesos. Los números se demostraron insuficientes cuando alrededor de las ocho de la tarde se calculaban más de 1.000 personas en la plaza. “Empezaron los roces, empujones. Habían estado bebiendo y la situación se agravó y se pidió refuerzo a Policía Foral. Acudieron los agentes de intervención. Se vivieron momentos desagradables. Tiran vasos, cristales, hubo una carga y se dispersó. Allí se produjo la lesión de la joven. Se fueron dispersando y se quedaron 100 en la zona. Luego alguien pensó en reforzar la línea de autobús y fue una gran idea. Al final hubo seis identificaciones, todos menores. Pero lo que llamó la atención fue la actitud provocadora y desafiante de los jóvenes”, relata parte de lo que se vivió esa noche. En el vecindario las críticas y el hartazgo son evidentes. Van desde quien reclama más actuación al Ayuntamiento hasta los que han visto afectada su intimidad y sus rutinas.
“LA POLICÍA NO BASTA”
El jefe de los agentes de Aranguren coincide con el comisario Yarnoz en que la respuesta a lo vivido en Mutilva, o en Estella ese mismo fin de semana y semanas atrás en la Ciudadela, no requiere sólo una respuesta policial. “En el caso de Mutilva da juego. Mucha juventud y contactos con redes sociales, una zona de paseo y jardines donde estar. Y entre tantos, siempre hay unos sinvergüenzas que la lían. Es una realidad que la juventud está con más ganas de juerga y que con 14-15 años se bebe y la irascibilidad a todos los niveles también se da en los jóvenes. No se puede prohibir el acceso por la edad, por la procedencia,... Es mejor que nos avisen para poder responder inmediatamente y alejarse del problema”, señala el responsable de la Foral.
El jefe local apostilla que la solución “no puede estar en nosotros solos”. “Políticos, educadores, familias, entorno social... Hay que buscar unidad de acción y responder con unos valores. Estos jóvenes son el futuro de la sociedad”.
volver arriba

Activar Notificaciones