Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Hostelería

Las terrazas especiales covid ponen fin a su actividad en Pamplona

Aunque tienen permiso hasta el 7 de enero, ya han cerrado las terrazas de la Plaza de Toros y paseo Sarasate

Un operario desmonta Por la Puerta Grande, la terraza de la Plaza de Toros gestionada por la Meca
Un operario desmonta Por la Puerta Grande, la terraza de la Plaza de Toros gestionada por la Meca EDUARDO BUXENS
Publicado el 03/11/2021 a las 06:00
Las terrazas especiales covid de Pamplona tienen autorización hasta el 7 de enero pero no va a llegar a las uvas. Actualmente sólo está funcionando la del bar Ciáurriz en la plaza de la Cruz. El resto, o ya se han desmontado o lo harán en breve. Ni siquiera las terrazas de Sarasate, las pioneras, van a continuar.
Los hosteleros han notado un “bajón” de clientes en el último mes con el fin de las restricciones. A esto se suma el mal tiempo y los problemas logísticos y de plantilla para atender estos espacios. En cualquier caso, la mayoría hace un balance “más que positivo”. “Nos ha ayudado a tener unos ingresos extra y poder afrontar gastos en los momentos difíciles”, señala Josu Medrano, que atiende el 100 Montaditos de la Estafeta.
Medrano estaba este martes recogiendo las cosas del módulo de bar de la Terraza del Monta en la Plaza de Toros. “Este fin de semana, como daban mal tiempo, ya no abrimos”, afirmaba. Al lado, unos operarios desmontaban Por la Puerta Grande, la terraza que gestionaba la Casa de Misericordia. La Plaza de Toros llegó a tener ocho terrazas, pero desde hace unas semanas sólo permanecían estas dos. Chez Belagua, El Tinglao 2, Malayerba, La Urbana, El Mesón del Pirineo y Mercaderes 31 volvieron a sus orígenes.
Lo mismo ocurrió con la terraza del Museo (bar Oreja y Lanbroa), que ya retiró su módulo de bar, y con la del Labrit. Bodegas Riojanas, Malkoa y Nicolette Club de Ritmo gestionaban el módulo junto a la pasarela del Labrit. “Estamos muy contentos con la experiencia. Dependíamos mucho del tiempo, pero hemos trabajado muy a gusto”, explicaba ayer Eva Gómez, del Nicolette. Junto al Archivo General, el módulo de La Inopia y La Pulga también ha cerrado.
En la plaza de la Cruz, la Servicial Vinícola ya no atiende y los dueños del Ciáurriz “hacen cuentas” antes de tomar una decisión. “Es complicado atender bien dos lugares”, explicaba Hugo Lacunza, de la Servicial.
En Sarasate, Catachú, Basoko Taberna y El Patio Comedias ya han cerrado. La Escalerica de San Nicolás, que ha cambiado de dueño, está temporalmente cerrada.
Un caso distinto es la plaza de Navarrería. El Ayuntamiento permitió colocar mesas a los bares de la zona sin entorpecer el tráfico rodado. Desde entonces han desaparecido las sentadas de jóvenes comiendo y bebiendo que tanto molestaban al vecindario. Por este motivo, el consistorio no descarta que pasen a ser tener licencia ordinaria, según fuentes el área de Seguridad Ciudadana. Por último, el rincón de la calle Calderería, atendido por varios hosteleros, dejó de funcionar hace dos semanas.
El fin de las autorizaciones temporales también afectará a las extensiones de mesas altas y barriles del Casco Viejo. El concejal del Seguridad Ciudadana, Javier Labairu, aclara que los hosteleros deberán volver a lo que marca la normativa, esto es, que ocupen el ancho de fachada del establecimiento.
volver arriba

Activar Notificaciones