Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Memoria Histórica

Beriáin abre un parque para la memoria viva de las víctimas del 36

Se tuvo especial recuerdo para las 23 personas que se ha comprobado mataron en el municipio

Un momento del acto inaugural con la escultura del parque
Un momento del acto inaugural con la escultura del parquecordovilla
  • M.M. Beriáin
Actualizado el 02/10/2021 a las 18:47
“Sin memoria no hay democracia” fue la frase que presidió la inauguración ayer a mediodía del parque en Beriáin en recuerdo de los asesinados tras el golpe franquista de 1936. Un espacio verde, detrás del polideportivo y cerca de la zona de enterramientos de muchos de los represaliados. Más de cien, se comentó ayer, aunque tan sólo se ha podido certificar la muerte de 23 y, de ellos, ocho siguen sepultados en paradero desconocido.
Su recuerdo sirvió de símbolo para rememorar el horror vivido por las familias y a las que les pusieron voz la biznieta de Pablo Barco Martínez, de Milagro, y el hijo de Teófilo Julio Cervera García, de Cabanillas. La primera, Amaia Barco Irigoyen se refirió al presente de un hogar que no olvida a que aún hoy sigue desaparecido. “Tu historia ha sido nuestro motor de lucha y tu ejemplo nuestro molino para sentirnos vivos. Tenemos tus últimas cartas guardadas como un tesoro”. Y a continuación leyó una, en las que Jesús dice que aunque es Navidad para él los días se suceden iguales; también recuerda cómo sus hijos pequeños le hablaban cuando fueron a verle.
El hijo de Teófilo Julio Cervera, Ángel Cervera Jimeno, prefirió compartir cómo fue la detención de su padre, con una primera huida al campo y su regreso al pueblo confiado “porque no había hecho nada”. Como se fue a declarar junto a su mejor amigo y ya nunca regresaron, las amenazas a su madre, el decomiso del trigo familiar o cómo en la escuela les hacían ir detrás de las mujeres a las que habían rapado la cabeza y les daban aceite de ricino para que se hicieran sus necesidades.
Relatos, ambos, entrecortados por las lágrimas de unas familias para las que el alcalde de Beriáin, el independiente José Manuel Menéndez, pidió verdad, justicia y reparación, mientas que la consejera de relaciones ciudadanas, Ana Ollo, recordó que en Navarra fueron asesinadas 3.507 personas. También afirmó que el Gobierno, aunque tarde, había emprendido el camino “con firmeza” para continuar con las exhumaciones, pruebas de ADN y las escuelas de la memoria para los más jóvenes.
También acudió el consejero de Justicia, Eduardo Santos, así como miembros de todos los partidos con representación en Navarra: NA+, PSN, EH Bildu, Geroa Bai, Podemos e I-E. Y junto a ellos, en un lugar destacado en el parque, los familiares de las víctimas a las que se les entregó un estuche con los textos leídos durante el homenaje, réplica de las dos placas colocadas en el parque y de la escultura de Ramón Llamas que en su recuerdo preside el parque.
Un acto al que se sumó la coral Goizalde, Pedro Rodríguez Rojo con su poema, Arantxa Ojeta y Nazari para interpretar las canciones Al Alba y Para la Libertad, el dantzari Aitor Baztarrika Irigoyen encargado del aurresku junto a los txistularis, como él, del grupo de dantzas Oberena, además del ex parlamentario Joseba Eceolaza, encargado de dar el hilo conductor al acto.
Y para siempre, desde este sábado, el monolito con los nombres de los asesinados: de Aibar, Martín Azparren Gil; Andrés Goyeneche Guembe; Ildefonso Ibero Guembe y Pablo Martínez Pérez; de Cabanillas, Pedro Aguado Mateo, Pedro Luis Aguado Sáinz; Teófilo Julio Cervera García; Manuel Jimeno Gil; Macario Pedro Marín Martínez; Dámaso Julián Paz Peralta; Luis Pérez Galindo; de Genevilla, Victoriano San Vicente Gil; de Milagro, Pablo Barco Martínez; Serapio Lebrero Canraso; Rufino Rodero Sánchez e Isidoro Torrecilla Granel; de Pamplona, Otilio García Falces y Anselmo Navarro Bujanda, de Torres del Río, Florentino Rubio Martínez y los hermanos Gregorio y Pascual Pérez Coso y Agustín y Miguel Uriz Ichaso.
volver arriba

Activar Notificaciones