Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Ecosistema

Especies no autóctonas vuelven al lago de Erripagaña un año después de su limpieza

Los vecinos avisaron al Ayuntamiento de Burlada de que habían avistado una colonia numerosa de carpas

Un grupo de carpas se arremolina en torno a la orilla del lago
Un grupo de carpas se arremolina en torno a la orilla del lagoDN
  • M. Munárriz. Pamplona
Actualizado el 15/09/2021 a las 08:29
Hace menos de un año, el 8 de diciembre, que el Ayuntamiento de Burlada cortaba el flujo de la regata de Karrobide que embalsa el lago de Erripagaña entre las calles de Berlín y Arenas. Una vez seco, se procedió a su limpieza retirando el lodo para favorecer la naturalización de la zona; es decir, que continuara el desarrollo de la fauna y flora autóctona habitual en estos parajes. Entonces, desde el área municipal de Jardines se las prometían muy felices porque no aparecieron especies alóctonas tan habituales en estos lagos, tal es el caso de carpas o galápagos. Animales que se consiguen como premio en casetas recreativas de recintos feriales y que, una vez se hacen adultos o simplemente se cansan de ellos, acaban en lagos. “En este caso, parece que llegan más por la regata”, apunta el concejal responsable del área, Carlos Oto (NA+).
Y habla en presente porque han regresado. Hace pocos días, varios vecinos llamaron a las oficinas del consistorio para avisar que habían avistado carpas y además en un gran número. “Es una especie que se reproduce muy rápido”, advierte Oto. Y sobre todo se lo dice a aquellos que creen que actúan bien liberando al animal en el caudal más cercano.
Lo cierto, recuerda el concejal, es que resulta muy pernicioso para el ecosistema autóctono. Y quiere dejar una cosa clara: “El Ayuntamiento no es quien está repoblando el lago. Lo digo porque también ha habido algún residente que nos lo ha preguntado”. Desde su área se informó al departamento foral de Medio Ambiente cuyos técnicos certificaron que, efectivamente, había ya un grupo importante de estos peces invasores.
Antes de la limpieza del año pasado, se había hecho otra en 2019. Como se trataba de la primera ocasión en que se intervenía en el lago, que se creó en 2009, entonces aparecieron sobre todo galápagos de Florida, y en número inferior carpas. Al igual que en 2013, las dos únicas fechas en las que se había drenado el agua hasta diciembre del año pasado para la limpieza en profundidad el lago. Por eso el Ayuntamiento, tras actuar a finales de 2020, anunció que su intención no era dejar pasar un intervalo tan largo de tiempo. Y se marcó el propósito de quitar flora y fauna exótica al menos una vez al año.
CARTELES INFORMATIVOS
Una noticia, la de la aparición de las carpas, que llega precisamente cuando el Ayuntamiento iba a colocar carteles informativos sobre la fauna y flora local. Unos indicativos que, acerca de la flora, señalan que hay tres franjas en torno al lago: la más externa está formada básicamente por sabina rastrera y, entre estos arbustos, aparece también el meliloto de flor blanca y la hierba de San Antonio.
En la central, se pueden encontrar especies arbóreas propias de ribera, como sauce blanco y cenizo. Pero también aquí se han topado con una especie alóctona, un cinamomo. Y la parte que bordea el agua la forman eneas y juncos. En el capítulo de fauna también es la propia de humedales con ánades reales y gallinetas, de población estable, junto a otras especies de aves que van y vienen entre las que se ha visto el escribano palustre, un pájaro catalogado como en peligro de extinción por el Libro Rojo de las aves de España.
volver arriba

Activar Notificaciones