Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Solidaridad

Jóvenes de Zizur se implican en la recogida de la basura del macrobotellón

“Llenamos más de 150 bolsas. Había un montón de botellas de alcohol sin abrir”, dice un voluntario

Los ocho jóvenes zizurtarras posan satisfechos con tras dejar despejado el tramo del Camino de Santiago entre Zizur y Galar.
Los ocho jóvenes zizurtarras posan satisfechos con tras dejar despejado el tramo del Camino de Santiago entre Zizur y Galar cedida
Publicado el 14/09/2021 a las 07:40
“Era lo mínimo que podíamos hacer”. Un grupo de chavales de Zizur Mayor acudió el domingo al mediodía al tramo del Camino de Santiago donde la noche anterior se formó un multitudinario botellón. A pleno sol, recogieron entre 150 y 200 bolsas de basura. “Había un montón de botellas de alcohol sin abrir, ginebra, ron, vodka... de todas las marcas que te puedas imaginar. También sacos de hielo ya derretido sin abrir, carros de la compra... Todo fue a la basura”, relata Sergio, zizurtarra de 24 años, que se acercó junto a tres amigos. “Nos enteramos por Instagram que había varias chicas recogiendo basura y fuimos a ayudarlas. Nos juntamos ocho de cuatro cuadrillas distintas. Sé que por la tarde se acercaron más jóvenes, pero ya estaba todo más o menos limpio”, señala.
Zizur Mayor había suspendido las fiestas patronales, del 10 al 14 de septiembre. El consistorio montó un dispositivo con policía local, Foral y Guardia Civil, que controló los puntos habituales de botellón, como el Pinar y el polígono. En esta ocasión, cuadrillas de jóvenes tomaron el camino hacia la balsa de Guenduláin, en el término de Galar, pertrechados con bebidas. “Mi cuadrilla se acercó al lugar, pero nos fuimos al ver el panorama. Era bochornoso. Pasabas vergüenza ajena, aunque la mayoría de los jóvenes eran de fuera de Zizur”, señala uno de los voluntarios. La noche terminó con incidentes. Las patrullas que se acercaron fueron recibidas con lanzamiento de botellas.
A la mañana siguiente, los peregrinos y vecinos se encontraron un panorama desolador, con “montañas de basura”. Fue lo que impulsó a varias chicas de unos 20 años de edad a ir a retirar la basura y también limpiar la imagen de la juventud. “Tardamos unas dos horas y media en recoger todo y despejar el camino”, señala Sergio. Ayer, los servicios municipales de limpieza acudieron con un camión y cargaron todas las bolsas. Sergio admite que en las no fiestas quedó con la cuadrilla “pero en plan tranquilo, como otros fines de semana”.
volver arriba

Activar Notificaciones