Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Restricciones

La fiesta nocturna se traslada a los jueves para esquivar el toque de queda

La Policía Municipal de Pamplona intervino el jueves en tres botellones y otras tantas veces por aglomeraciones ante locales de ocio. Una tónica que se ha repetido los últimos jueves debido a que los viernes ya entra en vigor el toque de queda

Altavoz de gran potencia utilizado en uno de los botellones
Altavoz de gran potencia utilizado en uno de los botellonesPolicía Municipal
Publicado el 14/08/2021 a las 06:00
Si en todo el pasado fin de semana la Policía Municipal de Pamplona actuó en dos botellones y aglomeraciones, la noche del jueves al viernes tuvo que hacer seis intervenciones por estos motivos. El jueves de la semana pasada, otras dos, las mismas que el jueves anterior. En total, diez en los últimos tres jueves. Un cambio reciente de tendencia que además del buen tiempo también va vinculada a las restricciones de la pandemia: a partir del viernes a la noche hay toque de queda, por lo que las salidas de viernes y sábado se han adelantado al jueves, el último día sin restricción horaria para estar en la calle, aunque los bares siguen con el horario limitado.
Este jueves por la noche, hasta 400 personas llegaron a congregarse en la calle San Gregorio de la capital navarra, según la Policía Municipal. Los agentes tuvieron que acudir en tres ocasiones. Primero, a las 22.30 horas tras recibir llamadas de ciudadanos que alertaban de que había demasiada gente en esa zona. A requerimiento de la policía, las personas allí congregadas se fueron disipando. Una hora después, los agentes regresaron y se volvió a repetir la escena. A la una, tras el cierre de bares, otro tanto. En todas las intervenciones, los desalojos se llevaron a cabo sin incidencias.
Además, la policía tuvo que intervenir en tres botellones que causaban molestias en el vecindario. A la 1.20 horas, los agentes fueron requeridos en la plaza Gazólaz de la Txantrea debido a que un botellón con música causaba molestias a los vecinos. Al llegar, los congregados se dispersaron rápidamente y la música cesó. Sobre las tres, de nuevo se volvió a solicitar la presencia de la policía y en esta ocasión se dio con los reunidos y también se averiguó el motivo por el cual la música cesaba a su llegada. El altavoz, de gran potencia, se encontraba escondido detrás de las verjas de un colegio y era manejado desde la distancia a través del teléfono móvil por uno de los asistentes. Fue denunciado.
Otra de las intervenciones de la Policía Municipal de Pamplona se dio en la zona del Archivo de Navarra, donde actuaron en dos ocasiones, una sobre las tres de la madrugada y la segunda sobre la cuatro. En esta segunda actuación, se denunció a un joven por insultos a los agentes, según informó la Policía Municipal de Pamplona. Finalmente, en la calle Doctor Salva, en el barrio de San Jorge, la policía fue movilizada por una congregación de jóvenes en la vía pública, pero al llegar los agentes se dispersaron sin incidente alguno.
LAS ESCENAS SE REPITEN
Pamplona ha estado tres fines de semana con toque de queda y el que este sábado comienza será el cuarto. En los dos anteriores (el primero se aprobó un viernes) se han registrado escenas similares la noche del jueves al viernes. La semana pasada, también fue necesario mover a las personas congregadas en la calle San Gregorio a la 1.30 horas, y de nuevo fue desalojada la zona del Archivo de Navarra, donde se habían juntado unas 80 personas. El jueves anterior, ya en julio, se intervino en dos botellones en Beloso y en la calle Biurdana.
volver arriba

Activar Notificaciones