Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Pamplona

Calle de la Mugre, plaza de la Porquería… A vueltas con la basura en Azpilagaña

“Calle de la Mugre, plaza de la Porquería... ¿Es este tu barrio?” El contundente mensaje de la Mancomunidad para atajar el bolseo en los contenedores sorprende al vecindario de este barrio pamplonés. Rechazan el bolseo y piden mayor comodidad

Una mujer toma altura de puntillas para poder abrir bien la tapa e introducir la bolsa de materia orgánica, ayer en Azpilagaña.
Una mujer toma altura de puntillas para poder abrir bien la tapa e introducir la bolsa de materia orgánica, ayer en Azpilagaña.
Actualizada 16/05/2021 a las 07:51

La contrariedad se ha instalado junto a los contenedores en Azpilagaña. “¿Es éste tu barrio? Plaza de la Porquería, calle de la Mugre, parque de las Colillas, avenida de la Suciedad, rotonda de los Plásticos”. Es el contundente mensaje, en fondo azul eléctrico, con siluetas de edificios y pájaros negros que revolotean, de los carteles que la Mancomunidad ha colocado en los puntos “conflictivos”, donde aparecen más bolsas fuera de los recipiente. Apela a la ciudadanía. Sin ambages. Los vecinos consultados coinciden en rechazar los malos hábitos, reprochan las actitudes incívicas, pero inciden también en la incomodidad de los contenedores con tarjeta.”A veces no te llegan dos manos y si llueve, aún peor”.

Inés Ricarte Moreno, 56 años, muestra diáfana su disconformidad con el sistema de tarjeta electrónica asociada al domicilio. “No entiendo por qué nos tienen que controlar de esa manera, por ejemplo no saben si estoy aquí o me he ido al pueblo, y tal vez por eso no bajo la basura en un tiempo y, por tanto, no tengo aperturas registradas”, explicaba ayer a mediodía en la calle Luis Morondo, en uno de los cinco puntos “negros” del entorno. “No sé por qué me tienen que identificar. ¿Y si resulta que aprovecho mejor los alimentos, la comida, y por eso no genero tanto? ¿Si alguien no desecha las hojas de la acelga, por ejemplo, y yo no?, cuestiona. “Además, en el contenedor resto deposito las mascarillas, que se retiran cada día y hay personas que tienen compresas o pañales y los tenían que guardar en casa porque no se podía abrir”, apuntaba Ricarte. Hasta ahora, de los dos contenedores con tarjeta, el de materia orgánica se podía utilizar a diario, pero el de la fracción resto, no. Esto ha cambiado y ya es posible usar los dos a diario. En este contexto hay quien pone en duda la eficacia de las cerraduras. Comparte la modificación otra vecina, que prefiere no dar su nombre, pero incide en que algunos contenedores resultan incómodos y que a veces que no sabe bien dónde depositar determinado residuo. “Por ejemplo el otro día iba a tirar el cubo de la fregona, no entraba los orificios del contenedor de envases, pero tampoco es algo como para llamar a los Traperos. “¿Dónde lo dejo?”, se preguntaba y valoraba que vayan a colocar pedales en los recipientes de orgánica y resto. “Para mí el beneficio del reciclaje es suficiente”.

Sin embargo, Inés Ricarte pensaba diferente. “No hemos notado ningún beneficio en la factura”, apuntaba que han llevado el peso de la experiencia piloto que en junio cumple tres años, igual que en Nuevo Artica. Y señalaba también la necesidad de papeleras para reducir la suciedad en las calles. Cristina Suárez tiene 32 años y ayer entonaba el mea culpa en la misma calle Luis Morondo. “Llevo poco viviendo aquí, dos días bajé sin tarjeta, se me olvidó en casa y dejé la bolsa fuera. Lo acepto”, asumía la mujer, que ayer depositó varias bolsas, cada una en su lugar correspondiente. “Es complejo”, incidía, aún sin habituarse al sistema magnético.

A Josefa Lanchetas lerga no le gusta nada ver la basura fuera de los contenedores. “Eso me parece muy mal, fatal. A mí tres días se me olvidó en casa la tarjeta y volví a buscarla, me pasa porque tengo 85 años y la cabecica ya...”, contaba risueña esta vecina, que vive en el barrio desde hace décadas y acostumbra a bajar a diario los residuos, aunque sean pocos. Sí le gustaría que los de tarjetas fueran más cómodos. “Tengo unos años y no soy muy alta, me resulta incómodo sujetar la tapa, porque pesa bastante y hay mucha gente mayor en este barrio”, ilustraba. Espera que coloquen pronto los pedales a los contenedores para facilitar la tarea.

A María Pilar Bajo Maquírriain, 70 años, lo que más le cuesta es “levantar la tapa de los de tarjetas”. “La operación no es sencilla porque en una mano llevas la tarjeta, en la otra la bolsa, y tiene que sujetar la tapa y ya si llevas algo más..”. Esta vecina subrayaba también la proporción de personas mayores en la zona. “Pero todos tenemos tarjeta así que me parece muy mal que se dejen las cosas fuera. El otro día había varias sillas y unos sofás aquí mismo”, indicaba.

Seguramente, esos muebles que vio estarían en la exposición pública que la Mancomunidad tenía prevista ayer, en la plaza Manuel Turrillas. Tras la lluvia de la mañana, decidieron aplazarla. Será una especie de showroom, con todos los voluminosos abandonados durante los últimos días, acompañada de una simulación con el volumen de bolsas dejadas en la calle.

Es otra de las patas de la campaña de concienciación de la Mancomunidad, que ha llevado también al barrio pamplonés técnicos de comunicación que tratan de informar sobre la manera correcta de depositar los residuos. El método elegido ha generado algunas suspicacias o ciertas dosis de sorpresa en el vecindario. El objetivo: acabar con el bolseo, si es posible, antes de que lleguen las multas. Las sanciones se prevén desde de finales de junio.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE