Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Comercios singulares | Bar Príncipe

Todo un escaparate de tortillas de patata

Con 22 años Estíbaliz Sequeira Pera es la nueva encargada del bar Príncipe, en la calle Tajonar. Detrás de la barra, Estíbaliz Sequeira dice tener un montón de ideas para darle al bar un toque especial. La primera, llenar la barra con más de cuarenta tipos de tortillas de patata

Todo un escaparate de tortillas de patata
Estíbaliz María Sequeria Pera, propietaria del Bar Príncipe junto al cocinero Carlos Remón Lacosta.
  • I.R
Actualizada 11/03/2020 a las 10:02

A los 18 años, Estíbaliz Sequeira Pera comenzó a trabajar en hostelería. “He estado tanto en restaurantes, bares de noche y discotecas. Y a uno de mis jefes le sorprendió que, aunque fuera tan joven, parecía que llevaba detrás de la barra del bar toda la vida”, afirma. “Es verdad que mis padres gestionaron un bar en Zizur Mayor pero yo entonces era muy pequeña”.

Tras una mala experiencia laboral y después de haber sido madre de un niño, Antonio, que ahora tiene año y medio, Estíbaliz Sequeira decidió continuar en hostelería pero con un negocio propio. “Quería tener mi propio local. Tengo muchas ganas de dar a este bar un toque diferente, con nuevas ideas”, asegura la joven. Y una de las ideas fue llenar la barra del Príncipe de más de cuarenta variedades de tortilla de patata y las que vendrán, porque en la carta, de color negro con una corona dibujada en blanco que da imagen al nombre del bar, hay sitio hasta para diez variedades más. “Me gusta innovar, probar nuevos sabores. Me gustaba cómo hacía mi madre las tortillas de patata y un día me puse a ello y a probar. Al principio las hacía yo sola, luego también me ayudaba mi madre y ahora he podido contratar a un cocinero que se ha amoldado a mi manera de hacer las tortillas”, comenta Sequeira.

La imaginación y las ganas de innovar de Estíbaliz Sequeira llegan hasta la elaboración de una tortilla de patatas con alubias blancas, por ejemplo.

La propietaria del bar Príncipe no se decanta por ninguna tortilla favorita. “Cada cliente tiene la suya. El otro día un señor casi se enfada porque no teníamos la tortilla de bacalao”, dice. Junto a esta, las tortillas convencionales y las de jamón y queso desaparecen de la barra a diario y, según el cocinero Carlos Remón, que se incorpora a la conversación, la de hongos con bechamel, la ‘tortipizza’ y la que cocinan con queso de rulo de cabra también son de las que más gustan.

Con una sonrisa y con tres personas que trabajan con ella ahora en el bar, Estíbaliz Sequeira dice que los comienzos al frente del bar fueron “muy duros”. “No tengo carné de conducir y venía todos los días en bicicleta a las seis de la mañana para ponerme a hacer las tortillas de patata y luego también empecé con el menú del día... Plato que me pedían, entraba en la cocina para hacerlo. Estaba sola”, afirma.

Hoy, Estíbaliz Sequeira se sigue levantando muy temprano para llegar al bar. “Siempre digo que si trabajas en lo que te gusta, realmente no estás trabajando”. Y Estíbaliz Sequeira disfruta “pensando” nuevas tortillas y también dispensando un trato cercano a los clientes del Príncipe, muchos de oficinas cercanas de la zona y también estudiantes de la universidad.


CON LUZ Y DOS TERRAZAS

Sequeira estuvo meses buscando el local adecuado para el bar que ella quería y después de valorar varias opciones en el centro se decantó por el Príncipe, un bar consolidado en la calle Tajonar pero que había pasado por varios propietarios los últimos años y no terminaba de funcionar. “Los locales que encontré en el centro eran pequeños para lo que yo quería. Este me gustó porque tenía mucha luz y dos terrazas: una más de paso, a la calle Tajonar y otra más tranquila, incluso para familias con niños pequeños, que da al parque Tomás Caballero”.

Estíbaliz Sequeira completa el servicio de barra con desayunos, menú del día y medio menú para comidas y también empieza a dar cenas.

 

DESTACADO

2017
Apertura
. Tras varios años trabajando en hostelería, Estíbaliz Sequeira pone en marcha su propio negocio en el bar Príncipe, en el número 12 de la calle Tajonar. El local dispone de dos terrazas, en la misma calle Tajonar y en el parque Tomás Caballero.

Café. Estíbaliz Sequeria tiene el título de barista (especialista en café). Además del café convencional, en el local se sirve la variedad de Iamay, un blend que mezcla café de Colombia y Etiopía.

El Príncipe de Estíbaliz. No quiso Estíbaliz Sequeira cambiar el nombre al local. Dice que lo hace por su hijo, Antonio, de año y medio, que es su príncipe y una de las razones por las que se lanzó a la aventura de tener su propio negocio. Una gran foto del pequeño adorna el comedor del local.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE