x

Nos gustaría enviarte las notificaciones para las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
TCC Transporte Urbano Comarcal de Pamplona

Escasa incidencia en el paro de villavesas marcado por la división sindical

Los convocantes, ELA, LAB y ATTU, denuncian que el 90% de sus afiliados entraron en servicios mínimos

Varios pasajeros suben a la villavesa número 4 en Merindades, este sábado 7 de abril.

Varios pasajeros suben a la villavesa número 4 en Merindades.

D.G.
Actualizada 15/02/2019 a las 08:27
A+ A-

El paro en el transporte urbano comarcal se hizo ver, aunque no tanto notar en el servicio habitual, ayer, entre las 12 y las 16 horas, las cuatro en que los sindicatos convocantes, ELA, LAB y ATTU habían llamado a la huelga, en busca de “un convenio colectivo para toda la plantilla”. La división sindical marcó la jornada de protesta, puesto que CCOO y UGT, con ocho de los diecisiete miembros del comité de empresa, no la secundaban.


TCC, empresa concesionaria del servicio, cifró en un 11% la afección de la huelga respecto a un día normal, con los 17 los conductores que pararon en los dos turnos. Por la mañana, de 12 a 14 horas, se quedaron en cocheras o regresaron a ella 13 de los 125 autobuses en servicio a esa hora en las 25 líneas diurnas, incluidos los seis habituales de refuerzo. En el turno de tarde, el que comienza a las 14 horas, la situación fue similar, secundaron el paro catorce conductores.


Los sindicatos convocantes, actualmente con mayoría en el comité, suman 9 de 17, se concentraron entre las dos y las tres de la tarde, en las horas punta del paro, en la plaza de Merindades. Es ese punto el corazón del servicio, porque por allí pasan todas las líneas, con excepción de la 19, la 7 y la 14. Unos 60 trabajadores se colocaron tras una pancarta en la que se podía leer: “UGT y CCOO nos condenan a la precariedad”. Comentaron allí la incidencia de la jornada y denunciaron que la empresa había colocado en servicios mínimos al 90% de sus afiliados, con lo cual, no podían sumarse al paro de manera efectiva. Entienden que eso maquilló de algún modo la incidencia. “En todo caso, varios autobuses se han quedado en las cocheras”, apuntaron. La empresa subrayó a este respecto que la organización de los servicios mínimos, que la Mancomunidad había establecido previamente en un 60%, “son aleatorios”. Indicó que “las asignaciones de los conductores en los servicios mínimos y durante todo el servicio se realizan de siguiendo el procedimiento establecido y habitual y, en ningún caso, de manera dirigida hacia los afiliados de los tres sindicatos convocantes de los paros”.


Respecto al motivo de la huelga, ELA, LAB y ATTU expresaron una vez más que buscan un convenio colectivo, para toda la plantilla porque entienden que el que denominan “pacto” firmado en enero por CCOO y UGT con la empresa “carece de validez y se quedará en papel mojado, porque es extraestatuario, está fuera del Estatuto de los Trabajadores y no se podrá aplicar en el próximo pliego de condiciones para la adjudicación del transporte”. Esta labor corresponde a la Mancomunidad, puesto que TCC acaba a final de este año la concesión para diez años que inició en 2009.


ELA, ATTU y LAB afirman que muchos trabajadores respaldaron el convenio en enero mediante su firma individual (el 98,8% de la plantilla lo hizo) porque de lo contrario perdían la retroactividad del IPC de los dos últimos años, “dinero que la empresa tenía retenido”. “Perdían poder adquisitivo en un contexto de precariedad laboral”, apuntaron en la concentración. En este contexto, solicitan a la concesionaria que se abra la negociación.


UGT y CCOO defendieron esta misma semana el “convenio” firmado. Afirmaron sentirse avalados por la mayoría de la plantilla, tras la votación previa a la firma, y también con el posterior respaldo de los trabajadores que de manera individual se sumaron. Destacaron los 60 contratos que pasarán de eventuales a fijos. Sin embargo, los convocantes destacan la precariedad, sobre todo de quienes con un 80% de jornada deben ejercer libre disposición.


Labor informativa

Durante las cuatro horas que duró el paro varios enlaces sindicales permanecieron en la plaza de Merindades para informar a sus compañeros conductores sobre el derecho a la huelga, en especial a los que estaban fuera de los servicios mínimos. Aprovechaban el tiempo de parada para dirigirse a ellos por la ventanilla del chófer. La situación se repitió en decenas de autobuses sin que se registraran incidentes.


Entretanto, otros empleados de TCC repartían octavillas, de un lado a los viajeros, y de otro en las marquesinas. En las primeras aportaban datos de su situación laboral y anunciaban los días de paros. A los de ayer y al del día 21, ya previstos, se suma otro más el jueves 28 de este mes.


En las paradas dejaron pegatinas con lemas como “UGT y CCOO venden a la plantilla” o “No queremos un pacto, queremos un convenio para toda la plantilla”.

Te puede interesar

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra