Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Fiesta del disfraz 

Arranca el Carnaval en Navarra

Eratsun y Uitzi tienen el privilegio de inaugurar este fin de semana la agenda de la fiesta del disfraz. El calendario rescata a una figura de leyenda: Miel Otxin promete regresar el 19, 20 y 21 de febrero después de dos años de reclusión 

Ampliar En una edición anterior, con el fondo nevado de un invierno convencional, vecinos de Uitizi durante la 'puska biltza'.
En una edición anterior, con el fondo nevado de un invierno convencional, vecinos de Uitizi durante la 'puska biltza'.Eduardo Buxens
Actualizado el 16/01/2023 a las 09:29
No hay un programa como tal en el cambio de decorado que experimenta Uitzi con el Carnaval, pero sí un guión inalterado al decurso del tiempo y, por tanto, elevado a la categoría de tradición. Por el ajuste del calendario de la fiesta del disfraz, condicionado por la celebración de Semana Santa, la localidad del valle de Larraun compartirá con Eratsun, en Malerreka, el privilegio de inaugurar la agenda más coloreada del año. Sin reponerse de los excesos de las Navidades, reflejados en propósitos de enmienda del atracón gastronómico, asoma una nueva tentación a pedir de boca.
El guión decora de carácter exclusivo la jornada inaugural de mañana para los vecinos de Uitzi, convidados de una celebración íntima. El domingo sacarán los colores al invierno con un segundo acto, abierto a la curiosidad de los visitantes. Como ingrediente básico de todo encuentro popular, las citas gastronómicas marcarán las apariciones públicas de los mimetizados por obra y gracia de la imaginación y el desparpajo.
Volverá la karrika erronda con la puska biltza recaudatoria de alimentos por las casas en la mañana del domingo. No faltará la música en el periplo entre calles, que anima el cuerpo e invita a disfrutar de la buena compañía.
La comida popular citará mañana a los vecinos de Eratsun como preámbulo de una jornada que promete estirarse hasta la noche. Como sucede en Uitzi, la música, acompasada por las rimas de los bertsos, anunciará el pasacalles entre casas. La habilidad de la conjunción de estrofas competerá a Anjel Mari Peñagarikano y Aitor Mendiluze. El acordeón, identificado con la etiqueta del instrumento del infierno en épocas de poca permisividad al libre ejercicio de diversión, será impulsado por Beñat Mitxelena.
El cambio de apariencia que experimentarán Eratsun y Uitzi es un anticipo de lo que queda hasta el rigor de la Cuaresma, que prevé extenderse desde el Miércoles de Ceniza el 22 de febrero. La víspera -Martes de Carnaval- será la fecha por antonomasia en la muestra de creatividad para disfrazar la rutina.
Antes de caer el telón en el escenario de la diversidad colorista, habrá tiempo para reeditar expresiones apegadas en unos casos a la tierra y en otros al hábito saludable de celebrar la vida. Leitza tomará el domingo 22 el testigo con el desfile de carrozas en atención a la apertura de la ventana al universo de la chispa y las emociones coincidiendo con el cuarto domingo de enero.
En un símil del quehacer de sus habitantes, Sunbilla ofrecerá una réplica siete días después. La decoración de carruajes adornados con buena mano y mejor humor se apoderará de sus calles.
El despertar del Carnaval reservará el último lunes y martes de mes un hueco estelar a la doble jornada de hermandad que une a Ituren, su barrio de Aurtitz, y Zubieta, a orillas del río Ezkurra. Regresará el sonido de los cencerros, como en víspera de Reyes, pero con la diferencia de concitar a una nutrida concurrencia de visitantes por el atractivo de los joaldunak.
El regreso de Miel Otxin
Será éste un año especial para Lantz. La prudencia por minimizar el riesgo de la pandemia despejó de sus calles la amenaza que vuelve cada año disfrazada en la imagen altiva y estilizada de su personaje inmortal: Miel Otxin. Después de dos años de reclusión forzosa regresará el bandido de los mil maravedíes con su Zaldiko y la suerte de personajes rescatados de su historia y tradición que convierten en único su Carnaval. Con la versión infantil del 19 de febrero, volverá a bailarse el zortziko en la posada y en el frontón, a la conclusión de cada recorrido. El martes 21, la justicia se impondrá con el ajusticiamiento de mal encarnado en el forajido de leyenda. Ese día, la intimidación, representada en el Momotxorro, se extenderá en Alsasua en una representación atávica que se iluminará con el Carnaval Rural. Aún habrá tiempo para la diversión con un último intento por mudar la apariencia urbana con el denominado Sábado de Piñata. Promete Baztan blandir las espadas de madera en el juego del gallo en la semana previa. El Carnaval está aquí.
Más sobre el carnaval 2023 en Navarra:
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora