Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

En el extranjero

Un entrenador de fútbol navarro, atrapado en Irán

Rodrigo Hernando, vecino de Azagra, se ha visto inmerso en un callejón sin salida burocrático tras ser destituido como segundo entrenador de un club iraní. Denuncia la pasividad de la Embajada.

Ampliar Rodrigo Hernando González, en su etapa como entrenador del Club Deportivo Izarra.
Rodrigo Hernando González, en su etapa como entrenador del Club Deportivo Izarra.MONTXO A.G.
Actualizado el 05/01/2023 a las 11:37
Irán es un país que vive una situación convulsa desde hace meses, pero eso no ha supuesto un problema para Rodrigo Hernando González, entrenador de fútbol profesional y vecino de Azagra. Hasta que llegó el momento de querer abandonarlo. No puede. Podría decirse que Hernando está enredado en la burocracia del país persa desde antes de Navidad, y que no ha obtenido en ningún momento la ayuda de la Embajada española que esperaba. Desde un hotel de la capital, Teherán, relata la situación, mientras espera que el problema se resuelva en cuestión de días. “El Gobierno de Navarra ya se ha puesto en contacto conmigo”, agradecía este miércoles por la tarde.
El que fuera técnico de la Peña Sport y el Izarra 2ºB, burgalés de nacimiento, criado en Málaga y afincado en Azagra, el pueblo de su mujer, Ana Sánchez, con la que tiene dos hijos, Marcos (5) e Inés (2), se marchó a primeros de octubre a Irán para ejercer como segundo entrenador de un club de Primera División, el Naft Masjed Soleyman. “Pero hubo un parón en la Liga para que la selección preparara el Mundial, y pude volver a España. Vine de vuelta a Irán a finales de noviembre”, contextualiza.
SIN RESIDENCIA
Pronto se juntaron “los malos resultados con un cambio en la directiva del club”, que decidió destituir al cuerpo técnico. “Me quedaba sin trabajo”, resume. Es ahí cuando comprueba que se hallaba “en tierra de nadie”.
“Yo vine con un contrato pero el visado de trabajo, para cuando se completa, tarda un tiempo. He vivido en otros países (Emiratos Árabes, Mongolia, Portugal) y sé que funciona así. El problema es que me destituyeron, de modo que el proceso de residencia aquí se paralizó y mi estatus pasó a ser el de turista”, describe. “Como habían pasado más de 30 días desde mi última entrada en el país, de pronto me encontraba en una situación ilegal”, ahonda en el enredo.
Por eso, lo primero que necesitaba hacer era prorrogar ese visado de turista. “Comencé a tramitarlo el 22 de diciembre y lo he conseguido hoy (por este miércoles), pagando una penalización por estar más días, claro”. Eso le permite regularizar su estatus para intentar arreglar el resto de cabos sueltos que le quedan por atar. Porque a Hernando el sistema tributario iraní le reclama los impuestos correspondientes al periodo de tiempo que ha trabajo allí. “Es lo lógico. El problema es que al no haber llegado nunca a ser residente, no tengo el código necesario para pagar todo eso en Hacienda”. “Es todo un círculo cerrado”, lamenta.
EMBAJADA, SIN RESPUESTA
El entrenador sostiene que no le duele tanto el lío de trámites en el que se ha visto inmerso como “el trato recibido por parte de la Embajada española”. “Contacto con ellos el 22 de diciembre, un día después de comunicarnos que nos destituían, y me piden que les escriba un correo electrónico”. Jamás obtuvo respuesta ni consiguió que le cogieran el teléfono en los números ordinarios de contacto. “Al final llamé al teléfono de emergencia consular, y me volvieron a pedir que les escribiera un correo electrónico para iniciar el proceso de salida del país”.
Ante la falta de noticias, optó por trasladarse desde la ciudad de Masjed Soleyman, a 800 kilómetros de Teherán, hasta la capital. “Me presenté en la Embajada y allí me ofrecieron una serie de soluciones que pueden suponer muchas semanas de espera. Creo que no es la respuesta adecuada y siento que me han dejado abandonado. Sé que hay jugadores europeos que han abandonado el país en cuestión de horas”.
Hernando, en cambio, no carga las tintas contra las autoridades iraníes ni con las personas que allí ha ido conociendo. Al contrario. “No puedo decir ni una mala palabra del trato que he recibido aquí. Es un pueblo espectacular y me he sentido acogido y seguro siempre. Ahora también me están ayudando. Mi antiguo club, que ya no tiene ninguna obligación, se está involucrando y me está pagando la estancia en Teherán. Un chico y una chica que estudiaron Filología Hispánica me están haciendo de traductores”, enumera como muestra.
Su familia, detalla, lleva la situación con resignación. “Mi mujer está tranquila, y sabe que el mundo del fútbol a veces tiene estas cosas. Lo que peor llevo es no estar con mis hijos. Cuando dicen que el mayor ha ido a llevarle al paje la carta para los Reyes Magos y que le ha dicho que lo más importante es que me lleven de vuelta, se me rompe el corazón”, confiesa.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora