Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Octubre

Bildu, el socio preferente

Ampliar La presidenta María Chivite comenta algo a Adolfo Araiz, de EH Bildu, antes del inicio de un pleno del Parlamento
La presidenta María Chivite comenta algo a Adolfo Araiz, de EH Bildu, antes del inicio de un pleno del ParlamentoJosé Carlos Cordovilla
Publicado el 31/12/2022 a las 06:00
EH Bildu se ha consolidado como el socio en el que se ha apoyado el Gobierno de María Chivite durante toda la legislatura. Gracias a las abstenciones de parlamentarios de ese grupo la líder del PSN fue elegida presidenta y con ellos ha sacado adelante los cuatro presupuestos anuales de Navarra, la ley más importante de cada curso político. Así volvió a ocurrir en la recta final de 2022, cuando el Ejecutivo de coalición de PSN, Geroa Bai y Podemos negoció y pactó los ingresos y gastos de la Comunidad foral para 2023 con el grupo de Bakartxo Ruiz y Adolfo Araiz.
Cuatro acuerdos presupuestarios no son ya algo “anecdótico”, destacó la propia Bakartxo Ruiz. En las negociaciones ha tenido un papel esencial la consejera de Economía, la socialista Elma Saiz, próxima candidata a la alcaldía de Pamplona.
Los grupos nacionalistas, Podemos e Izquierda-Ezkerra consideran que se ha dado continuidad al gobierno cuatripartito que sustentaron la pasada legislatura y que presidió Uxue Barkos, de Geroa Bai.
La línea seguida por los socialistas navarros ha dejado en el banquillo de la oposición a un solo grupo, a Navarra Suma (NA+). La coalición de UPN, PP y Ciudadanos ha intentado sin éxito que Chivite cambiara de socio, llegando incluso a ofrecerle la aprobación de los presupuestos con el único requisito de que no los negociara con Bildu. La presidenta ha rechazado una tras otra las propuestas de NA+, al que ha acusado de “autoexcluirse”. Tras cada acuerdo presupuestario, el PSN y sus socios han aplicado el rodillo, negándose a aprobar ni uno solo de los cambios presupuestarios que ha planteado la coalición de Esparza.
Navarra Suma llama al Gobierno el “pentapartito”, al aglutinar al resto de grupos. Este otoño, el portavoz de la coalición y presidente de UPN, Javier Esparza, se negó a participar en el inicio de contactos que abre cada año la consejera Saiz para abordar los presupuestos. Argumentó que no participaría en el “teatrillo” de un final que está ya escrito. “Estamos en buena disposición, pero si no rompe con EH Bildu no hay nada que hablar”.
El centro derecha considera que Navarra está siendo una especie de banco de pruebas político para el Ejecutivo de Pedro Sánchez. De hecho, el pacto presupuestario de los socialistas y EH Bildu se ha repetido en las Cortes. La coalición que lidera Arnaldo Otegi ha sido uno de los bastones del Gobierno central.
Además, competencias de Navarra que deberían ser negociadas entre los gobiernos de Sánchez y Chivite han sido cartas que el presidente nacional ha utilizado en sus pactos con los nacionalistas. El acuerdo presupuestario que firmaron hace unas semanas PSOE y EH Bildu incluyó la fecha límite para la firma de la transferencia de tráfico a Navarra, o aspectos relativos a la participación de la Comunidad foral en los nuevos impuestos nacionales a la banca y las energéticas. Y todo ello se ha producido con el silencio del Gobierno de María Chivite.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora