Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

25 años de UVI móviles

Ricardo Tejedor: “Siempre me han impresionado las caídas desde una ventana”

Se cumplen 25 años de la puesta en marcha de las UVI móviles, un servicio que cambió la atención urgente: de trasladar a un paciente a atenderle in situ

Ampliar Asistentes al homenaje a los pioneros de las UVI móviles. Izda a dcha: Casilda Lahoz (enfermera), Reyes de Andrés (jefe área enfermería), Mª Jesús Cabodevilla (enfermera), Begoña Burgui (enfermera), Tere Taniñe (enfermera), Mª José Palacios (médico), Merche Marraco (enfermera), Alfredo Echarri (médico), Juan José Sola (técnico transporte sanitario), Santos Induráin (consejera), Josu Irigoyen (técnico), Felipe Aldunate (técnico), Javier Moreno (enfermero), Montse Bretón (enfermera), Vicente Errandorena (técnico), Kiko Betelu (subdirector de Urgencias), Ricardo Tejedor (médico), Isabel Iturrioz (presidenta Colegio Enfermería), Tomás Belzunegui (vicedecano Medicina UPNA) y Gregorio Achutegui (gerente SNS)
Asistentes al homenaje a los pioneros de las UVI móviles. Izda a dcha: Casilda Lahoz (enfermera), Reyes de Andrés (jefe área enfermería), Mª Jesús Cabodevilla (enfermera), Begoña Burgui (enfermera), Tere Taniñe (enfermera), Mª José Palacios (médico), Merche Marraco (enfermera), Alfredo Echarri (médico), Juan José Sola (técnico transporte sanitario), Santos Induráin (consejera), Josu Irigoyen (técnico), Felipe Aldunate (técnico), Javier Moreno (enfermero), Montse Bretón (enfermera), Vicente Errandorena (técnico), Kiko Betelu (subdirector de Urgencias), Ricardo Tejedor (médico), Isabel Iturrioz (presidenta Colegio Enfermería), Tomás Belzunegui (vicedecano Medicina UPNA) y Gregorio Achutegui (gerente SNS)J.C. Cordovilla
Publicado el 24/09/2022 a las 06:00
El secreto son los profesionales. El subdirector de Urgencias de Navarra, Kiko Betelu, lo dijo este viernes bien claro durante el 25 aniversario de la puesta en marcha de las UVI móviles en Navarra. “Teníamos que acertar en la selección del personal al poner en marcha el proyecto”, explicó. Y, para ello, convocaron un proceso “serio”, a instancias del presidente del Colegio de Médicos, Ignacio Sánchez Nicolay, en el que seleccionaron profesionales “buenos y con entusiasmo”. “Eran interinos, no protestaban”, bromeó. Alfredo Echarri, jefe de la sección de Emergencias, le siguió la broma: “fuimos la primera oposición para plazas eventuales”.
La realidad es que el grupo formó una piña que se apoyaba continuamente. “Excepto algunas personas que habían colaborado con la DYA, en general nadie tenía experiencia fuera de los hospitales y nos tuvimos que formar”, apuntó el médico Ricardo Tejedor Arizmendi.
Durante 21 años trabajó en la UVI móvil, una labor que calificó de “satisfactoria” siempre que el resultado era positivo. “Muchas veces, inevitablemente, no se podía conseguir”, recordó.
"HEMOS VISTO DE TODO"
Trabajar en una UVI móvil es convivir diariamente con la fina línea que separa la vida de la muerte. “Nos ha tocado ver de todo: accidentes, infartos, lesiones...”, señaló Tejedor. “A mí me impresionaban mucho las precipitaciones, como las caídas de una ventana de un piso, por ejemplo, y los accidentes laborales y de tráfico. Son muy impactantes”.
La enfermera Merche Marraco, que también trabajó en la primer UVI móvil de Pamplona, coincidió en que el proyecto salió muy bien porque la gente estaba formada y tenía “muchas ganas”. Y precisó que, en este trabajo concreto, hay que tener “un poco de templanza”. “Tienes que saber que puedes encontrar cualquier cosa”.
Ante esas situaciones límite, Marraco apuntó que “hay que ir a por ello y saber que se puede sacar adelante”. Además, “cada aviso era diferente”, añadió Tejedor. “Es un trabajo muy bonito porque no sabes qué va a pasar”. En esos momentos, cuando la ambulancia sale a toda velocidad y hasta que llega al lugar indicado, la cabeza es un remolino. “Es bastante estresante porque vas pensando en cualquier posibilidad”.
Cuando sube la adrenalina y la velocidad, se pone en valor el trabajo en equipo. “Es esencial. Si no confías en el médico, en el técnico de transporte sanitario... mal”, apuntó Marraco. Juan José Sola, técnico en las primeras ambulancias móviles, añadió que en aquellos primeros años eran “como una familia” y destacó que su labor va más allá de la conducción. “Colaboramos en toda la atención que se realiza al paciente”. Es más, “si un médico comete un error es malo para el paciente. Pero si lo comete el técnico es perjudicial para todos”.
Sola describió la conducción como “diferente” ya que exige habilidad. “Siempre hay que tener claro que lo que hay que hacer es llegar. Y no por ir más rápido correr el riesgo de no llegar”. Hay que tener presente que mientras el vehículo circula los profesionales trabajan. “En una UVI móvil se puede sacar adelante a una persona en una situación compleja”, añadió Tejedor.

UVI móvil, ayuda en el límite de la vida

Hay personas que viven gracias al trabajo de las ambulancias de Soporte Vital Avanzado, más conocidas como UVI móviles. Y no solo porque están equipadas para tratar y estabilizar a un paciente crítico sino porque cuentan con profesionales especializados en esta tarea. Así lo reconoció este viernes Salud durante el acto que conmemoró los 25 años de este servicio y en el que se destacó el trabajo de los pioneros en las primeras ambulancias. El homenaje se personalizó en los fallecidos José Luis Gómez de Segura, Jesús Rico, ambos médicos, y Rosa Jiménez, enfermera de Tudela. Ahora hay 7 UVI móviles en Navarra, con un equipo de un profesional de medicina, de enfermería y técnico en transporte sanitario en cada una. En 2021 realizaron 7.761 intervenciones con una media de 21,1 al día. Hace 25 años el servicio se inició con tres.
EL TIEMPO ES VITAL
“Si salvas un minuto, salvas un día”. Con estas palabras resumía Fernando Rosell, médico de La Rioja, la importancia de la atención temprana en el caso, por ejemplo, de un ictus. Pero ¿cómo llegar pronto con los medios adecuados?
Kiko Betelu, hoy subdirector de Urgencias, y Tomás Belzunegui, vicedecano de Medicina de la UPNA, tenían mucho que contar ya que fueron los responsables de la puesta en marcha. “Tuvimos una reunión con el consejero, Santiago Cervera, y nos dijo que en cuánto tiempo lo podíamos montar. Yo no me esperaba esa pregunta pero Tomás, como un James Bond, dijo que en seis meses”, afirmó Betelu. “Eso sí, cuando se marchó Cervera los responsables de Economía nos dijeron que no podíamos gastar ni una peseta”, recordó entre risas. No importó. “Hicimos encaje de bolillos. Acudimos a personal de guardias de tardes y tuvimos total autonomía. Fui a tiendas de confección para elegir los polos blancos del uniforme”, añadió Belzunegui a modo de ejemplo. Tras un concierto con ambulancias Iruña, una convocatoria de personal y cursos de formación, el 25 de septiembre de 1997 arrancó el servicio. “SOS Navarra seguía mandando ambulancias convencionales y, al principio, igual teníamos 3 salidas al día”.
Hoy los datos son rotundos: 15.000 ictus atendidos, 13.000 infartos, 3.500 accidentes y 1.400 paradas cardíacas, entre otras urgencias graves, avalan la trayectoria de este servicio vital.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora