Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Terrorismo

Emotivo homenaje a José Javier Múgica en Leitza, 21 años después

Amigos, vecinos y cargos públicos han arropado un año más a la familia del concejal de UPN asesinado por ETA el 14 de julio de 2001

Ampliar De izquierda a derecha, los hijos de Múgica, Daniel, Francisco Javier y Raquel, su viuda Reyes Zubeldía y el expresidente Miguel Sanz
De izquierda a derecha, los hijos de Múgica, Daniel, Francisco Javier y Raquel, su viuda Reyes Zubeldía y el expresidente Miguel SanzIRATI AIZPURUA
Actualizado el 15/07/2022 a las 00:40
El 14 de julio de 2001, cuando faltaban cinco minutos para las 10 de la mañana, José Javier Múgica Astibia, de 59 años, murió asesinado al explotar una bomba de ETA adosada a los bajos de su furgoneta. Fue en la puerta del edificio en el que vivía el concejal de UPN con su mujer y sus tres hijos, en el número 30 de la calle Amazábal de su localidad, Leitza. En ese lugar, este jueves por la tarde y como todos los años en esta misma fecha, familia, amigos, vecinos y cargos públicos se han dado cita para recordarle y rendirle un sentido  homenaje.
A las siete de la tarde ha tenido lugar el responso, a cargo de uno de los párrocos de Leitza, Santiago Garísoain. Allí, arropando a la viuda Reyes Zubeldía y a los hijos, Francisco Javier, Daniel y Raquel, estaban, entre otros, numerosos cargos de UPN entre ellos el expresidente Miguel Sanz y la secretaria general del partido, Yolanda Ibáñez, que ha entregado un ramo de flores a Zubeldía. No ha faltado el concejal de Leitza de Navarra Suma Silvestre Zubitur. También han acudido el vicepresidente primero del Gobierno de Navarra, el socialista Javier Remírez y cargos del PP como la senadora Amelia Salanueva y la concejala Carmen Alba. Al término del acto, uno de los hijos, Daniel, ha dado las gracias a todos los que habían acudido un año más a recordar a su padre. A las siete y media ha comenzado en la parroquia de San Miguel una eucaristía en recuerdo de José Javier Múgica.
ERA MUY FAMILIAR Y QUERIDO Y LE GUSTABA LA FOTOGRAFÍA Y CANTAR
José Javier Múgica se ganaba la vida como conductor de autobuses de la empresa Leizarán y con su comercio de fotografía en la localidad. Precisamente ese 14 de julio de 2001, sábado, se había citado con una pareja en su estudio ya que les iba a hacer el reportaje fotográfico de la boda.  Cuando tras salir de casa se montó esa mañana en su furgoneta y y la puso en marcha, el artefacto que habían colocado los terroristas estalló.
Casado con Reyes Zubeldía desde 1969, era padre de tres hijos, Francisco Javier, que entonces tenía 28 años, Daniel, que contaba con 27 y Raquel, de 21. Era habitual verle por el pueblo con la cámara fotográfica al cuello. Le apasionaba cantar y formaba parte de la coral Jeiki de su localidad.
La política era una parte de su vida desde hacía tan solo dos años, pero fue una etapa muy difícil en la que vivió de cerca el acoso de los violentos. Era concejal de UPN en Leitza desde el 13 de junio de 1999. Pronto supo que podía ser objetivo de los terroristas. Apenas un año antes del atentado que acabó con su vida, en plenas fiestas de su localidad, el 13 de agosto de 2000 un grupo de encapuchados quemó su furgoneta de trabajo. Para ese momento ya había soportado también pintadas que hacían referencia al partido al que representaba en su vivienda y en su comercio de fotografía. Él siembre manifestó su intención de seguir en el cargo.
Desde hace 20 años en el lugar donde fue asesinado hay una placa en su memoria en la que reproduce su perfil y una leyenda que dice: Le quitaron la vida por defender sus ideas. Libertad, Justicia y Paz.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE