Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Parlamento

Salud reconoce que la falta de profesionales dispara las horas extras

A esta situación suma la pandemia, que supuso más trabajo y más bajas

Ampliar Comisión de Salud en el Parlamento de Navarra
Comisión de Salud en el Parlamento de NavarraJ.A. GOÑI
Publicado el 29/06/2022 a las 06:00
La consejera de Salud, Santos Induráin, justificó este martes 28 de junio el aumento en el pago de horas extras en el Servicio Navarro de Salud en la falta de profesionales para contratar a lo que sumó la pandemia con todos sus efectos: más sustituciones, más actividad por vacunación, cribados, etc., y más bajas. “Todo en un contexto de falta de profesionales”. Las horas extras, o ‘peonadas’, supusieron 17,6 millones de euros en 2021 frente a 4,1 millones abonados en 2015. Según dijo ayer el gerente del SNS, Gregorio Achútegui, en el primer semestre de este año se han superado los 9 millones.
Induráin compareció en el Parlamento, a instancias de Navarra Suma, para explicar el informe de la sección de Control Financiero Permanente del SNS que analiza las retribuciones variables del personal entre 2015 y 2020. Como ya publicó este periódico el 28 de mayo, en el informe se indica que el pago por horas extras es la variable que más creció, con un aumento del 281,9%.
Induráin quiso contextualizar los datos. “Invertir 17,6 millones en productividad (horas extras) puede sonar muy elevado pero esa cantidad no llega a representar ni el 3% de todo el gasto de personal de la plantilla del sistema navarro de salud”, dijo. Sus explicaciones no convencieron a Navarra Suma que las calificó de “excusas”. “Ha convertido las peonadas indiscriminadas en la única medida para cubrir necesidades de personal, una salida cómoda; pero no han implementado una sola medida de carácter estructural para atraer y retener profesionales sanitarios en Navarra”, le rebatió Cristina Ibarrola.
SIN ALTERNATIVA
La consejera Induráin quiso dejar claro, y así lo reiteró en varias ocasiones, que el aumento en el pago de horas extras no es “algo buscado”. Por el contrario, “se ha dado porque no había otra alternativa real en este contexto”, aseguró. Es decir, “no se recurre a las horas extraordinarias por no contratar sino por no poder contratar”, aseguró.
Induráin recalcó que la primera apuesta es reforzar las plantillas con contratación para después estabilizarlas con OPE. Y destacó el “notable esfuerzo” que se hace por formar nuevas generaciones de profesionales (MIR) así como por “atraer y retener a los existentes”. Sin embargo, este proceso no acabará de revertirse hasta más allá del final de esta década, advirtió.
En este sentido, apuntó que hay un déficit de profesionales estructural porque no se planificó en su día cuántos iban a hacer falta. “Ese déficit de profesionales conlleva que tengamos que tener personal que haga horas extras. ¿Nos gusta? No?, añadió.
Achútegui insistió en que el informe corresponde al año en que se tuvieron que tomar las decisiones más rápidas. “Que haya subido la cantidad de dinero no quiere decir que los sistemas de control estén fallando sino que hay necesidad”. Y apuntó que el contingente covid fue de 1.200 personas y ahora es de 419. “Si hay falta de profesionales y hay mucho menos contingente covid tenemos un poco más de necesidades de sustitución”, dijo.
UN 30% MÁS DE BAJAS
Con todo, la consejera insistió en que no basa su política de personal en las horas extras. “Es una fórmula a la que el SNS se ve abocado en muchas ocasiones por una serie de realidades”. Más concretamente, el citado déficit de profesionales y la pandemia. “Ha sido de gran impacto”, explicó.
La pandemia, además de suponer una mayor actividad y disponibilidad, de lunes a domingo con horario muy amplio, ha tenido otras consecuencias. Por ejemplo, las bajas laborales del personal sanitario, que aumentaron un 30% entre 2019 y 2020.
Pedro Ardaiz, director de Profesionales del SNS, que acompañó a la consejera en la comparecencia, resaltó que en 2020 hubo 12.106 bajas tramitadas, en una plantilla que ronda las 12.000 personas, frente a 9.179 bajas el año anterior.
Además, la pandemia ha supuesto un mayor “esfuerzo” posterior para recuperar actividad que se tuvo que posponer por la pandemia; en definitiva, para bajar listas de espera.

NA+: "Las peonadas indiscriminadas son la única medida de cubrir necesidades"

Los grupos parlamentarios se mostraron, excepto Navarra Suma, comprensivos con la situación dada la excepcionalidad que ha supuesto la pandemia. Sin embargo, dieron toques de atención a la consejera sobre la importancia del control de las retribuciones variables. Este aspecto es uno de los puntos que destaca el informe de la sección de Control Financiero Permanente del SNS ya que incluye hasta 34 recomendaciones sobre las deficiencias detectadas.
Cristina Ibarrola (Navarra Suma) fue muy crítica con las explicaciones de la consejera Induráin. “Se ha limitado a buscar excusas y culpables”, dijo. Y le achacó “poca autocrítica”.
“No puede buscar excusas en la pandemia”, dijo. Las horas extras por necesidades de covid en 2020, añadió, alcanzaron 3,7 millones de euros, el 24% del total del gasto en este concepto, y no llegó al 10% del total en el año 2021.
Según Ibarrola, es preciso vincular el gasto (291 millones entre 2015 y 2020) con los resultados obtenidos. En este punto, afirmó que la espera media para primera consulta es un 200% mayor y un 72% en cirugía. ”Las peonadas indiscriminadas son la única manera que tienen de cubrir necesidades de personal. Les ha parecido una salida cómoda”, afirmó,
Patricia Fanlo (PSN) recordó que con la pandemia se tuvieron que destinar todos los recursos a la contratación de personal covid y se sigue dando cobertura en los hospitales. “Faltan médicos y sobre todo en Atención Primaria. No ha sido por no tener voluntad de no contratar”, añadió. Con todo, añadió que es preciso informatizar los sistemas de control. “Las horas de guardia se pasan en papel y puede llevar a errores”, añadió.
Ana Ansa (Geroa Bai) dijo que los informes dejan un dibujo “que no nos gusta”. Las explicaciones, añadió, son plausibles y han sido reflejo de decisiones que dan respuesta a necesidades de atención sanitaria en una situación de emergencia”. Sin embargo, “lo que en una situación de emergencia sanitaria es aceptable, no lo es cuando se vuelve a la normalidad”, añadió.
Por último, Txomin González (Bildu) mostró su preocupación por soluciones que cuestan dinero y no tienen fácil control. Animó a la consejera a emprender una renovación normativa para lograr un sistema retributivo claro, que no sea tan opaco como el actual, y que sea fácilmente auditable.

El aumento de horas extras fue mayor en centros de salud que en hospitales

El informe de la sección de Control Financiero Permanente del Servicio Navarro de Salud pone de manifiesto unos datos que reflejan la situación que se vive en muchos centros de salud. Así, resalta un incremento “muy destacado” del pago de horas extras en los centros de salud. Más concretamente, en el periodo analizado, entre 2015 y 2020, el aumento fue del 435% ya que se pasó de abonar 1,25 millones de euros al personal de estos centros a 6,68 millones en 2020.
Por contra, en el ámbito hospitalario (Hospital Universitario de Navarra y hospitales de Estella y Tudela) también hubo un aumento pero menor. Fue un 150,9%, puesto que se pasó de abonar 2,85 millones de euros a 7,15 millones en 2020.
EL DOBLE DE COSTE
El gerente del Servicio Navarro de Salud, Gregorio Achútegui, explicó que cuando es necesaria una sustitución se prioriza la contratación a través de las listas. Sin embargo, “si no existen profesionales disponibles se solicita la correspondiente actividad extraordinaria a los profesionales disponibles”.
En este sentido, indicó que el pago de horas extras cuesta el doble que una contratación. “No tenemos ninguna gana de pagar productividad (horas extras). Si puedo contratar a una persona va a costar, en tiempo anual equivalente, la mitad de la productividad”. Y afirmó que todas las Comunidades Autónomas tienen el mismo problema con la Atención Primaria. “Es la triste realidad”, dijo. “Es como la manta que no nos cubre a todos. Si tiramos mucho de un lado, otros se quedan descubiertos. Tampoco es muy solidario aunque evidentemente tenemos que mirar por lo nuestro”.
Según Achútegui, los datos reflejan dónde se encuentran las mayores dificultades de cobertura. “Factores como la dispersión y distancia a los núcleos más poblados y la responsabilidad individual versus la colectiva son hoy decisivos en las elecciones de los profesionales”. Estos factores afectan casi exclusivamente a la Atención Primaria, dijo, ya que la realización de horas extras es voluntaria. Achútegui indicó, además, que el coste de las horas extras en Primaria es el triple que en la atención hospitalaria.
El informe refleja que los profesionales que más cobran por horas extras son SUR (personal del Servicio de Urgencias Rurales) y, sobre todo, temporales. “Perciben retribuciones muy altas en concepto de productividad (horas extras)”, indica el informe.
De hecho, entre las 6 personas que cobraron en 2020 por encima de 100.000 euros en retribuciones variables (incluye además de horas extras, guardias y trabajo en festivos, entre otros) hay 5 que pertenecen al colectivo de los SUR. Y, de ellos, solo uno es funcionario y los otros cuatro son personal contratado.
“Hay datos que nos dejan preocupados”, resaltó ayer Txomin González (Bildu). Entre ellos, que una persona llegase a percibir 173.662 euros por retribuciones variables (135.996 por horas extras). Fue la máxima cantidad del año. “Eso es imposible. No es de recibo”, dijo. Y, en este sentido, aludió a la posibilidad de que se estén incumpliendo directivas europeas sobre tiempos de trabajo. Por ejemplo, la persona citada trabajó más de 5.400 horas de las que 3.756 fueron por encima de su jornada ordinaria.
De hecho, en el citado informe se indica que hay profesionales que encadenan distintas jornadas de trabajo “cuya duración puede vulnerar la normativa y puede afectar a la calidad de la atención asistencial prestada a los pacientes”. Esta circunstancias fue puesta también sobre la mesa por los parlamentarios, que pidieron “una reflexión”.
LOS SUR
La parlamentaria de Geroa Bai, Ana Ansa, también incidió en el hecho de que haya SUR que sean los mayores perceptores de abonos por horas extras. “Es un personal infrautilizado en situación de necesidad de profesionales”, afirmó.
Achútegui apuntó que la situación de los SUR “tiene que revisarse”. “Hay un desequilibrio entre la capacidad de atender en horario de equipos de Atención Primaria con sus cupos y los SUR, que atienden una media de gente muy inferior”.

CIFRAS
​17,6 MILLONES Es la cantidad que Salud pagó por horas extras (forman parte de las retribuciones variables) en 2021.
9 MILLONES. Salud ha pagado en el primer semestre de 2022 más de 9 millones en horas extras.
65,8 MILLONES Es la cantidad que se abonó en 2020 por las retribuciones variables al personal del Servicio Navarro de Salud: desde guardias a nocturnidad, pase de visita, festivos, turno de noche, horas extras. Un 33% más que en 2015.
11.525 RECEPTORES Un total de 11.525 trabajadores del SNS recibieron alguna cantidad por retribuciones variables. Sin embargo, 160 profesionales percibieron 13,4 millones.
5.712 EUROS Es el importe medio por persona por las retribuciones variables que recibieron los 11.525 trabajadores.
174.000 EUROS. Es el importa máximo que cobró un profesional en 2020 por retribuciones variables. De esta cantidad, 135.996 euros correspondieron a horas extras. La máxima cantidad que un profesional cobró por guardias fue 84.432 euros.

volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE