Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

ENTREVISTA
Director de (na)stat

Pablo Cebrián: “Envejecimiento y desequilibrio territorial son hoy los grandes retos de Navarra”

Es como un Ministerio de la Verdad. En él trabajan 18 personas, muchas de las cuales aparcan cada mañana sus bicicletas en el portal de la sede, situada en un primer piso de la calle Arrieta de Pamplona. Allí, procesan series con los datos de defunciones, precios, crecimiento del PIB... Todas las series eran homogéneas hasta que 2020 las hizo volar en pedazos

Ampliar Pablo Cebrián, director del Instituto de Estadística de Navarra na(stat).
Pablo Cebrián, director del Instituto de Estadística de Navarra na(stat)Eduardo Buxens
Publicado el 22/05/2022 a las 06:00
Pablo CebriánJiménez (Pamplona, 1965), alumno de Jesuitas y de la antigua Escuela de Empresariales, y peñista de Oberena, es el director del Instituto de Estadística de Navarra, na(stat). La Encuesta Social y de Condiciones de Vida, que este año se dirigirá a más de 2.000 hogares navarros, es uno de los platos fuertes del Instituto e indaga sobre aspectos tan variados como la valoración de nuestra salud, la preocupación por la economía e incluso la percepción sobre la satisfacción vital. Pero esta es sólo una de las noventa operaciones estadísticas que (na)stat acomete cada año. La contabilidad trimestral de Navarra, por ejemplo, es elaborada por el Instituto desde hace más de 20 años y proporciona cada trimestre una estimación del PIB. Todos los datos están disponibles en su página web y es posible realizar solicitudes de información sobre distintos temas. Sobre la Navarra que se esconde detrás de las cifras habla hoy el director de este órgano adscrito a Economía y Hacienda.
¿Le gusta esa filosofía del deporte que dice que las estadísticas están para romperlas?
Le diría lo contrario. Nosotros producimos series temporales de datos homogéneos. Por eso, cuando hay un dato que salta en la homogeneidad de la serie nos obliga a revisar que todo está bien hecho. Sin embargo, es algo que puede suceder y no tenemos más que ver el ejemplo de cómo la covid nos ha roto todos los modelos habidos y por haber hasta ahora. Pasó con las estadísticas de defunciones y también con las estadísticas económicas, donde la serie del PIB y todos los modelos que se utilizaban se han ido al traste porque no había forma de modelizar absolutamente nada.
Muchos sectores económicos se han visto afectados por la pandemia. ¿Qué estadísticas se han hecho trizas?
Se ha notado muchísimo, por ejemplo, en temas turísticos. Al cerrar los establecimientos hoteleros y las fronteras, las series pasaron de tener unos crecimientos bastante importantes a de repente ser cero. Eso te hace perder la capacidad de comparación y nos obliga hoy a comparar con antes de la pandemia o después. En general, en las estadísticas económicas ha habido un cambio muy profundo. La pandemia ha sido como si hubiera ocurrido una gran erupción que hubiera cambiado el clima. Nada de lo anterior te sirve para evaluar el presente.
Se le presupone a usted una visión panorámica de Navarra. ¿Hay alguna estadística o gráfica que le preocupe más?
Un dato en sí no dice nada si no se compara. Y en comparación con otras comunidades, Navarra está bien posicionada en casi todos los aspectos, como la renta per cápita, el peso del sector industrial, los salarios y el empleo de calidad... En cuanto a cuestiones que deban preocuparnos, pues sí que hay indicadores de desigualdad territorial, sobre todo en la zona de La Ribera, donde se observan rentas más bajas, vinculadas al empleo agrario, y en donde existe un mayor peso de población inmigrante. El envejecimiento es otra de las cuestiones a trabajar y aquí es sobre todo la zona de Pirineos la más afectada hoy.
El índice de natalidad está por los suelos y, sin embargo, (na)stat pronostica que en 2035 habrá cien mil habitantes más en Navarra gracias al flujo migratorio. ¿Le parece un crecimiento sostenible?
Si no hubiera migración, la población navarra decrecería. La pirámide demográfica es la que es. Por tanto, la práctica totalidad del crecimiento que prevemos de aquí a 2035 se deberá a los flujos migratorios y estos serán necesarios si se quiere mantener el actual porcentaje de trabajadores, que es de dos tercios de la población activa, menos de trescientas mil personas.
Si la sanidad actual está ya que revienta por todas sus costuras, ¿se podrá asumir un crecimiento de cien mil personas en poco más de una década sin adoptar cambios extraordinarios en las infraestructuras y medios sanitarios?
Nosotros hacemos proyecciones demográficas y estas pueden cumplirse o no, porque también sobrevienen cambios. Son tendencias. Pero no podemos decir si los servicios van a ser sostenibles o no dentro de una década. Lo que aportamos es un instrumento para esa planificación que tienen que hacer otros, como en este caso sería el departamento de Salud.
El dato es objetivo. ¿Es el Instituto de Estadística lo más fiable de un Gobierno?
El valor de la estadística oficial es que sea confiable. Es necesario que el Instituto de Estadística se vea como un órgano independiente de todo tipo de presiones, políticas, etc., precisamente para salvaguardar esa verdad del dato. Y si el dato tiene que ser fiable debe tener una calidad contrastada. Si no, es mejor no darlo.
¿Ustedes no se dedican a cambiar las escalas de las gráficas para que una caída del PIB del 18% parezca otra cosa, como ocurrió con alguna televisión en Pandemia?
Intentamos estar al margen de cualquier manipulación visual, desde luego.
¿Y qué piensa cuando ve grupos de interés o políticos de distinto signo haciendo lecturas opuestas del mismo dato?
Es uno de los riesgos. A nosotros, el código de las buena prácticas de las estadísticas europeas nos marca la necesidad de separar el dato de la interpretación del dato. Por eso, nuestras notas informativas huyen de todo tipo de calificación y suelen ser muy sosas y muy planas. Nuestra labor es dar el dato de la forma más objetiva y desprovista de calificaciones.
A veces ocurre que quienes se acercan a las fuentes estadísticas, periodistas incluidos, descubren que los datos pueden diferir según los organismos emisores. ¿A qué se debe?
Quienes nos dedicamos a la estadística tenemos que hacer una gran labor de explicar lo que hacemos y de aportar mayor claridad y accesibilidad. Es cierto lo que dice, que la contabilidad estatal puede dar un dato sobre el PIB regional y las comunidades autónomas damos otro dato, aunque correspondan al mismo período. ¿Por qué ocurre? Los matices suelen estar en las metodologías, que se utilizan métodos de cálculo diferentes. Pero eso deberíamos saber trasladarlo bien a la ciudadanía.
¿No estarán pensando crear un metaverso de la Estadística?
No, no, nada de experimentos de ese tipo. Yo me conformaría con que nuestra página web sea entendible y accesible. Que el usuario sepa cuál es el dato más adecuado en cada momento.
Uno de los trabajos fuertes del Instituto es la Encuesta Social y de Condiciones de Vida de los navarros. ¿Quién decide cada año sobre qué materias se consulta?
Solemos preguntar a los departamentos y también a las organizaciones sociales qué necesitan. Salud, por ejemplo, nos sugiere que preguntemos por el estado de salud, los hábitos de vida, consumos... En el departamento de Igualdad están más interesados por temas como la conciliación.
¿Preguntan ustedes a los ciudadanos sobre su satisfacción con la atención sanitaria recibida?
El sistema estadístico de Navarra se compone de las operaciones que hace (na)stat, que son las económicas y las más generalistas, unas 90 al año,y luego los departamentos hacen sus propias operaciones estadísticas. Estas suman otras cien. Salud es un departamento con potencial por su tamaño y presupuesto y las encuestas de percepción las hacen ellos.
Pues recientemente el departamento de Salud dio a conocerlos resultados de una encuesta de satisfacción en la que los ciudadanos puntuaban con un 8,3 la Atención Primaria y con un 7,3 la accesibilidad para contactar con el centro de salud. Vistas las quejas de usuarios y sanitarios, ¿le parece engañosa esta encuesta?
No diría que se esté engañando, ni mucho menos. Habría que ver cómo, cuándo y dónde se ha preguntado. Aunque está claro que se debe evitar todo tipo de sesgo en la encuesta. Nosotros cuando encargamos una nos cuesta encontrar empresas que quieran hacerla porque somos muy exigentes en la aleatoriedad que debe tener la muestra. Facilitamos siempre una muestra previa que se basa en el padrón y no permitimos que tiren de suplentes. Hay que conseguir al menos un 70% de titulares, pues siempre hay una casuística de ausentes o personas que ya no viven en el domicilio.
¿Y no sería más conveniente que todas las operaciones estadísticas y encuestas de satisfacción ciudadana las realizara un ente más independiente, como na(stat), y no departamentos a los que se presupone parte interesada en los resultados?
La mayoría de las estadísticas de los departamentos se basan en registros administrativos que son susceptibles de ser explotados. De las de llamar o salir a la calle a preguntar hay pocas. Hay departamentos que por su tamaño y presupuesto pueden hacerlas y nos piden unos parámetros. ¿Que sería mejor que las hiciéramos o coordináramos desde na(stat)? Pues posiblemente garantizaría una mejor calidad.

“No hay previsión de cobrar por nuestros datos”

Sorprende que en las encuestas de Condiciones de Vida los ciudadanos muestran mayor satisfacción por su situación vital cuando la proyectan al futuro. ¿El mundo se mueve por puras ilusiones?
Es curioso, sí. Y ocurre lo mismo con la percepción propia y la percepción general. Cuando se pregunta a un ciudadano por la percepción económica general, las respuestas suelen ser peores que cuando se pregunta por su propia situación. Si sumáramos todas las percepciones individuales seguramente saldría bastante mejor puntuada la percepción sobre la situación general.
¿La prospección política y el sondeo electoral son terrenos a explorar por el Instituto de Estadística de Navarra?
Afortunadamente, no. Aunque el Navarrómetro lo encarga el Parlamento, no es habitual que este tipo de trabajos recaigan en los institutos de estadística. Por otra parte, el tema de las encuestas electorales conlleva una cantidad de interpretación muy grande dado el porcentaje de indecisos y la necesidad de tener en cuenta el voto de recuerdo. Mucha cocina. Y todo eso me temo que quizás pudiera afectar a nuestra imagen de independencia.
En un futuro dominado por el big data, el tratamiento de datos, ¿hacia dónde camina el Instituto de Estadística de Navarra?
En los últimos cuatro o cinco años llevamos un proceso muy potente de cambio del modelo tecnológico. Hemos entrado en el tratamiento del dato y de las encuestas para intentar automatizar toda la producción y optimizar los recursos. Esto nos ha obligado a formarnos en temas informáticos, como lenguaje de programación y herramientas de visualización. Quizás echamos en falta personal propio especializado en estos temas, pese a que la dirección de Telecomunicaciones y Digitalización nos ha ayudado muchísimo. El perfil de los estudiantes de la ciencia de datos se ajusta bastante a una parte importante de la producción que hacemos y esos perfiles son los que nos faltan.
El big data se plantea también como un negocio en el futuro. ¿Se plantea el Instituto de Estadística de Navarra sacar rendimiento económico por sus informes?
Nosotros, en principio, no cobramos por nada. Es verdad que hay otros organismos, como el Instituto Nacional de Estadística, que por consultas específicas no disponibles en su web cobran una tasa, ya que entienden que hay un trabajo añadido a otro y también, en cierta forma, que puede disuadir de que algunos empiecen a pedir cosas a lo loco. Nosotros no cobramos, entendemos que es un servicio publico y no hay previsión de hacerlo.
¿Cuáles son los asuntos más peregrinos sobre los que se les piden datos?
Raros, no. Pero hay muchas solicitudes en las que los peticionarios realmente no saben lo que quieren. Debemos orientarles para centrar su petición.

DNI
Nombre: Pablo Cebrián Jiménez
Fecha y lugar de nacimiento: Pamplona, 1965.
Estado civil: casado y padre de dos hijos.
Trayectoria: Estudió en el Colegio de Jesuitas y en la Escuela de Empresariales. Entró en la Administración foral como economista en 1991 , en Asuntos Comunitarios. Desde 1994 está en Estadística y es director de na(stat) desde 2015.

volver arriba

Activar Notificaciones