Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Historia

122 navarros, homenajeados por donar objetos a la Comunidad foral

El Gobierno de Navarra agradeció con un acto de reconocimiento las donaciones a museos y archivos efectuadas desde el inicio de la pandemia

Ampliar El reconocimiento a los donantes de objetos valiosos se celebró ayer, presidido por la presidenta del Ejecutivo foral, María Chivite, y la consejera de Cultura y Deporte, Rebeca Esnaola
El reconocimiento a los donantes de objetos valiosos se celebró este martes, presidido por la presidenta del Ejecutivo foral, María Chivite, y la consejera de Cultura y Deporte, Rebeca EsnaolaJesús Caso
  • Paloma Dealbert
Publicado el 26/01/2022 a las 06:00
En los armarios y estanterías navarros se esconden pequeños tesoros, que después del fallecimiento del propietario o una mudanza salen a relucir. En los últimos dos años, 122 personas decidieron despedirse de distintos objetos que, además del valor sentimental, eran de interés histórico. Como colecciones cartográficas, de fotografía, libros, fondos musicales o teatrales, medallas, obras de arte, armas, pegatinas o una balanza.
La cultura y la historia no son solo las grandes obras y los grandes proyectos, se construye también desde lo cotidiano, desde el detalle, desde el día a día de la vida personal de cada uno y de la comunidad como colectivo”, subrayó la presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, durante el reconocimiento a estos donantes.
Chivite y la consejera de Cultura y Deporte, Rebeca Esnaola, entregaron este martes los diplomas de reconocimiento a las cerca de cuarenta personas y entidades homenajeadas que se acudieron al acto organizado en su honor en el Archivo Real y General de Navarra. Entre los antiguos propietarios, se reconocieron nombres como los del poeta Martínez Baigorri (1899-1971), el escultor Jesús Alberto Eslava Castillo o Emilio de Uña Muñoz (1899-1961). De los donantes, 43 legaron sus pertenencias durante el primer año de pandemia y los otros 79, durante 2021. Todos los objetos constituyen, aseguró la presidenta del Ejecutivo foral, “un elenco de lo más extenso que trasciende en muchos casos de lo puramente patrimonial”. Porque en muchas ocasiones con la relevancia histórica de estos bienes se entremezcla el recuerdo de la persona que los conservó durante años. Aunque los donantes coinciden: ahora investigadores y curiosos también tendrán la oportunidad de disfrutar de ellos.
Que tantas personas y tantas entidades año tras año donéis estos trocitos de vuestra historia pero también de la historia del conjunto de la comunidad, es una demostración de la relevancia que damos en nuestra tierra a esa conservación del patrimonio y esa contribución desde esa visión común a la cultura y a la historia”, indicó Chivite a los presentes.

Un cuadro pintado en Venezuela

En 1936, el pamplonés Juan Viscarret se instaló en Venezuela. Su sueño era volver a su país y empleó su talento como pintor en plasmar los paisajes venezolanos que más similares a los de tierra natal. Los encontró en la ciudad de Mérida, en la cordillera andina. Después de que falleciera, sin haberse trasladado de vuelta a Navarra, su familia decidió legar a la Comunidad foral el lienzo La iglesia de Santa Lucía, pintado en los años cincuenta. “Como era de aquí queríamos que en el Museo de Navarra existiera un cuadro de él”, explicó su sobrina, Bakartxo Viscarret Goñi.

Publicaciones que dan cuenta del ocaso del franquismo

“Me ha costado desprenderme de ellas muchísimo. Ves la evolución de los tiempos, hay revistas que fueron secuestradas... es algo interesantísimo, sobre todo para la posteridad”, admitió Jesús María Aranguren Lumbreras este martes. El pamplonés recogió el diploma por haber donado una colección de revistas Triunfo y Cuadernos para el diálogo que fue adquiriendo de forma semanal durante más de una década.
La nostalgia y el interés por “la historia, el progreso, el porqué de las cosas” mantuvo bajo su techo los ejemplares, pero el espacio en las estanterías de casa es limitado y como el también pamplonés Joaquín Ruiz Palacios, tuvo que plantearse la posibilidad de deshacerse de ellas. “Nos íbamos a cambiar de casa y no había sitio y ¿qué haces con ellas? Entonces pensamos en el Archivo”, señaló Ruiz Palacios.
Joaquín Ruiz conservaba en su hogar revistas como El Papus, Por favor, El Triunfo, Doblón o Punto y hora, también compradas por él mismo. Unas ediciones a las que recurría de vez en cuando para recordar los últimos coletazos del franquismo y la Transición: “Había veces que lo que estabas viviendo te podía sonar y decías, voy a ver lo que pasó en aquella época. Merecía la pena tenerlas, pero no hay sitio ya”.
Ruiz y Jesús María Aranguren reconocieron que legar las revistas a los archivos navarros les satisfacía porque otros ciudadanos podrían consultarlas. “Están muy bien porque sitúan toda la política en ese momento y, aparte el humor, son artículos que hoy en día no encuentras en ningún lado”, aseguró Ruiz.

Fondos para el Museo del Carlismo

José María Adot Sanz atesoraba en su hogar la colección Biblioteca Popular Carlista 1895-189 desde hacía varias generaciones. Pero no sospechaba que los 29 tomos, que datan del siglo XIX, eran pretendidas por otras estanterías. “Estaban allí, no los leíamos y dijimos que había que darle una solución”, confesó Adot, natural de Jaurrieta, en el valle del Salazar. La familia consultó con el Museo del Carlismo: “Hablamos a ver si les interesaba; era una que les faltaba del todo y encantados”. Adot acudió este martes con su txapela a recoger el diploma que reconocía la donación a la Comunidad foral.

Un arma encontrada en Tolosa

Algunos navarros han crecido entre objetos que han pasado por manos de los protagonistas de la historia foral. Entre ellos, Eneko Tuduri Zubillaga. Su padre, José Mari Tuduri Esnal es un apasionado del carlismo y ha dirigido películas sobre el tema. En el desván del ayuntamiento de Tolosa, José Mari Tuduri encontró bayonetas del finales del siglo XIX. El año pasado entregó la que guardaba en casa y que perteneció a los voluntarios liberales que lucharon contra los carlistas para defender el pueblo. “Mi padre siempre ha ido donando porque tiene una colección muy amplia”, explicó Eneko Tuduri, historiador del arte.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE